Joaquín Prat se rapa la cabeza en directo

Pilar Abel ha acudido al Programa de Ana Rosa tres meses después de que la prueba de ADN certificase finalmente que no era hija de Salvador Dalí. La pitonisa se personaba en Telecinco para ver cumplida una promesa. En este caso, la que le hizo Joaquín Prat al afirmar: “Si tú no eres hija de Dalí, yo me rapo [la cabeza]”. El presentador se mostró muy seguro a la hora de plantear dicho reto, creyó completamente a la catalana. Sin embargo, las predicciones no eran lo suyo y terminó perdiendo.

En su discurso, Prat alegó que “siempre cumplo mis promesas”. Estaba completamente convencido de hacerlo, pero en el último momento Ana Rosa y Paolo Vasile le pidieron que no lo hiciese, que esperase. Pero la prórroga ha llegado a su fin y Joaquín se ha enfrentado a una maquinilla de afeitar. ¿El resultado? Desternillante.

Joaquín Prat a punto de raparse la cabeza en directo
Joaquín Prat a punto de raparse la cabeza en directo (Mediaset)

“Me raparé, pero la que debería raparse eres tú. Me raparé bien rapado”, le dijo el presentador a la tarotista el pasado mes de septiembre tras confirmarse que no era hija de Dalí. A lo que Pilar Abel zanjó con un: “Yo soy vidente y sabía que iba a pasar esto”.

La predicción expiraba hoy y así lo ha hecho saber Joaquín a lo largo del programa. De hecho, en un momento dado y con Abel en plató, el periodista llamaba a su madre en directo para contarle lo que iba a pasar. La tensión se mascaba en plató: el protagonista del día temía perder su pelo.

Joaquín Prat pierde su apuesta con Pilar Abel al no ser hija de Dalí
Joaquín Prat pierde su apuesta con Pilar Abel al no ser hija de Dalí (Mediaset)

Asimismo, cuando la futuróloga se personó por segunda vez en el plató de Ana Rosa, el presentador habló sobre que aún quedaba “un rayo de luz para la esperanza”. Incluso, la no hija de Dalí reconoció no haber tenido “un juicio justo” y que la sentencia no estaba ratificada. Todavía quedaba apelar. Mientras tanto, Joaquín solo pedía (bromeando) que se presenten todos los documentos necesarios porque si no tendría que cumplir su promesa. Eso sí, Pilar aseguraba que de ratificarse la noticia, ella también se raparía con el. “Te lo prometo”, decía.

Y es que Prat añadía que sigue “convencido de que eres hija de Salvador Dalí” aunque “por la boca muere el pez”, ironizaba. Abel insistía que no está todo perdido porque hay irregularidades en la cadena de custodia del ADN de Madrid y Barcelona. “Te lo pido por favor. Esperar”, le rogaba.

Joaquín Prat con la cabeza rapada
Joaquín Prat con la cabeza rapada (Mediaset)

“Estoy muy en contra de que te rapes la cabeza”, decía molesta Ana Rosa a su compañero de programa. Eso sí, también se prestaba a regalarle una peluca rubia si finalmente cumplía la promesa de raparse. “Lo que tenía que hacer el estado español es pagarme una peluca a partir de esta tarde”, contestaba Prat riéndose. Aunque ya no había vuelta atrás: “me rapo la cabeza”, aseguraba justo antes de un nuevo corte publicitario.

Hasta Telecinco llegaba un peluquero que, maquinilla en ristre, atravesó la cabellera rizada del presentador. Por fin su promesa se veía cumplida. “Qué orejas, qué narizota”, se decía el protagonista. “Es la viva imagen de su padre”, aseguraba Ana Rosa. “Estoy en shock”, zanjaba Prat con la cara descompuesta.

El antes y el después de Joaquín Prat
El antes y el después de Joaquín Prat (Mediaset)
Loading...