Kiko Rivera demandará a Telecinco por la parodia de Me lo dices o me lo cantas

Parece que Kiko Rivera ha perdido el sentido del humor después de la operación de reducción de estómago a la que se ha sometido recientemente. Y eso que siempre ha presumido de ser un joven desenfadado, divertido y que encaja bien las críticas. Sin embargo, esta vez no ha sido así. La parodia que el pasado martes hizo Me lo dices o me lo cantas al DJ, le ha sentado tan mal que ha decidido demandar a Telecinco por las mofas.

El hijo de Isabel Pantoja fue objeto de un sketch de humor donde se versionaba una canción de Joaquín Sabina en la que se contaba cómo era su vida. Todo ello, con mucha ironía.

Kiko Rivera Kiko Rivera (.)

Si Kiko Rivera ya ha puesto en manos de sus abogados lo ocurrido durante Me lo dices o me lo cantas, ¿qué harán entonces Pedro Sánchez y Susana Díaz cuya historia se vio reflejada en el primer espacio y obtuvieron el primer premio? De momento, los políticos del PSOE no se han pronunciado al respecto, y suponemos, que se lo habrán tomado como es el caso: como una parodia. Pero al primogénito de la tonadillera no le ha hecho ni pizca de gracia.

En Twitter dejaba claro lo que opinaba sobre dicha actuación hecha a cargo del actor David Carrillo: “Deberías medir tus palabras a la hora de hacer una gracia. Tanto tú como la cadena ya están en manos de mi abogado”.

Tuit donde Kiko Rivera amenaza con demandar a Telecinco por la parodia de 'Me lo dices o me lo cantas' Tuit donde Kiko Rivera amenaza con demandar a Telecinco por la parodia de ‘Me lo dices o me lo cantas’ (Twitter)

La dureza de sus palabras ha pillado por sorpresa tanto a los seguidores del programa como a la dirección del formato en sí. Estos últimos aún no se han pronunciado. Y es que, el sketch sobre Kiko Rivera no fue el único que sacó la sonrisa del espectador. Aparte de Susana Díaz y Pedro Sánchez, se reflejó la situación con Esperanza Aguirre, Cristóbal Montoro…

En cuanto a la letra de la versión del DJ, 19 días y 500 noches de Sabina, decía así: “Lo mío empezó, desde el día que junto a mi madre en una actuación. Me puse a cantar ‘mi pequeño del alma’ con ella y eso fue el final. De pronto me vi perseguido por los paparazzis y fue un desconsuelo. Me creó tal ansiedad y sufrimiento que al cabo del tiempo me he quedado sin pelo”.

Loading...