La emotiva historia de Rafael, de preso a corredor profesional

Nueva entrega de All you need is love… o no en la que Risto Mejide ha querido empezar por todo lo alto. Y es que el publicista está haciendo todo lo posible para afianzar espectadores después de unos programas muy discretos. Como siempre, un programa repleto de historias en las que el amor ha sido el común denominador con dos visita muy especiales. Antonia Dell’Atte y Amarna Miller han asistido al plató de Telecinco como gancho de la velada.

Sin embargo, la historia más emotiva de la entrega ha venido de la mano de Rafael Granados que ha entrado al plató corriendo para darle las gracias ante toda España a Ana María, su esposa y madre de su hijo, por no separarse de él en los momentos más difíciles de su complicada trayectoria vital.

Rafael acude a 'All you need is love... o no' para dar las gracias a su mujer por no separarse de él en los momentos más difíciles Rafael acude a ‘All you need is love… o no’ para dar las gracias a su mujer por no separarse de él en los momentos más difíciles (Mediaset)

Y es que, como ha explicado Rafael en un emotivo vídeo, la pareja ha tenido que pasar por momentos muy difíciles. Una historia con final feliz pero que podría haber acabado muy mal. Todo empieza con la infancia de Rafael. El protagonista tuvo un padre toxicómano que maltrataba a su madre y a sus cuatro hermanos. Su progenitora murió muy joven debido a un tumor cerebral y los cinco hermanos quedaron en manos de la administración en un colegio de internos.

A los 16 años, Rafael pasó a una casa de acogida donde conoció a Ana María. Dos años después, el joven se ve en la calle y habla con sus suegros y deciden acogerlo. Fue entonces cuando empezaron los problemas cuando empezó a beber. “Llegaba borracho, les insultaba, me hice el dueño de la casa…” ha explicado emocionado Rafael.

All you need is love

Llegué a necesitar una raya de cocaína cada noche para poder dormir”

“Entonces decidí marcharme de casa y fue cuando me vi suelto total que me tiré a las maquinas, al alcohol y a la cocaína. Cuando cumplí la mayoría de edad me vi con dinero en el bolsillo y fue lo peor que me pudo pasar. Lo quise vivir todo en cuestión de un año” ha explicado Rafael que consiguió 5 millones de pesetas debido a la muerte de su padre.

Fue entonces cuando conoció a un hombre que vendía coches de importación. “Traía automóviles pero había más cosas por medio. Un día salimos de pelea, hubo disparos y le di en el hombro y marche corriendo. Me veo con 23 años en prisión con 30 años de condena y Ana María con 22 añitos y embarazada…” ha contado el protagonista de la historia. El momento en el que tocó fondo…

Quería dejarlo con ella, yo no era un hombre ni una persona para estar a su lado pero quiso estar conmigo hasta el final. Fue gracias a ella cuando cambió mi pensamiento, empecé a correr en prisión y dejé atrás el pasado para ponerme a correr hacia delante” ha zanjado Rafael en su vídeo de presentación antes de entrar en el plató para abrazar a Ana María.

Rafael llevaba cuatro meses casado cuando entró en prisión y Ana María estaba embarazada de siete meses. “En ningún momento me plantee dejarlo, siempre le he visto un fondo… Un fondo que ha salido” ha añadido su esposa emocionada. Y es que la madre de su hijo se enteró de su adicción a las drogas en un vis a vis de la prisión. A pesar de las intenciones de Rafael de dejarla, Ana María quiso mantenerse en todo momento a su lado. “Si no hubiera sido por ella seguiría en prisión o estaría muerto” ha afirmado el protagonista.

Cuando me dijo que estaría a mi lado hasta el final empezó mi cambio de vida. Pedí quedarme en una celda solo para apartarme de todo lo que había en prisión. Tenía que empezar de cero y empecé a correr. Pesaba 100 kilos y perdí 40 kilo en un año…” ha seguido explicando Rafael ya en plató. Sin duda, una transformación que no hubiera sido posible sin el apoyo incondicional de Ana María.

Fue entonces cuando Rafael consiguió el récord mundial de 100km entre rejas con la ayuda de monitores y otros internos del centro.

Para finalizar su intervención en el programa, Rafael Granados ha vuelto a agradecer a Ana María y a sus suegros su apoyo. “Gracias por tu apoyo constante y también he de reconocer que tengo unos suegros maravillosos. La vida muchas veces no hace falta el dinero sino personas que te ayuden a tirar hacia adelante” ha expresado el cordobés emocionado. “Hay vidas que necesitan el complemento de otra para poder seguir adelante” ha zanjado Risto Mejide para dar paso a la siguiente historia de la velada.

.

Loading...