Inicio Comunicación La evolución de Carlos Alcántara como escritor en ‘Cuéntame cómo pasó’

La evolución de Carlos Alcántara como escritor en ‘Cuéntame cómo pasó’

Con la marcha del actor Ricardo Gómez y la actriz Elena Rivera de ‘Cuéntame cómo pasó‘ la longeva ficción comienza una nueva era sin la presencia de uno de sus personajes más emblemáticos. La despedida de Carlos y Karina supone un punto final, un cierre perfecto que nos reveló el significado de la serie, ligado a esa faceta de escritor de Carlos. Hasta llegar a ese punto, el joven ha pasado por varias etapas, intentando siempre encontrar su lugar en el mundo, refugiándose en muchas ocasiones en la escritura para intentar curar sus heridas. Él mismo reconocía ante Karina que no es un chico normal, que necesita mucho más que una vida cotidiana con un trabajo anodino y una familia para poder sentirse realizado.

Así pues, hallar un propósito en su vida siempre ha sido su mayor preocupación, lo que le ha llevado a tomar decisiones no siempre acertadas. Finalmente, tras tocar fondo y verse solo y sin ningún objetivo vital, Carlos se embarcaba en busca de un objetivo vital, hasta dar con la clave de su existencia y poniendo así la guinda del pastel a un personaje que ha tenido una gran evolución. En todas esas etapas, la escritura ha tenido un papel fundamental, por lo que desde FormulaTV queremos repasar y analizar la trayectoria como escritor de Carlos Alcántara que ha permitido explicar a la perfección el significado de ‘Cuéntame cómo pasó’.

1 El gusanillo de la escritura

Carlos Alcántara premiado en el Certamen Juvenil Literario en 'Cuéntame cómo pasó'

Carlos Alcántara premiado en el Certamen Juvenil Literario en ‘Cuéntame cómo pasó’

Desde que era un niño Carlos Alcántara siempre se ha sentido atraído por el mundo de las artes y las letras. De hecho, en las primeras temporadas disfrutaba grabando a sus familiares, vecinos y amigos con su cámara de Super 8, con la que captó todo tipo de escenas en su barrio. Con el paso del tiempo fue centrándose más en la escritura, comenzando por redacciones sencillas que elaboraba en su máquina de escribir Olivetti. Esta faceta se intensificó gracias a Carola, su profesora, que le animó a leer muchos libros para que tuviera una buena base y pudiera convertirse en un gran escritor. Él siguió cada uno de sus consejos, sumergiéndose en el maravilloso universo de la lectura.

La admiración que sentía por su profesora fue un claro aliciente para que Carlos se aficionara más a la lectura pero, sobre todo, para que empezara a escribir con más ilusión. De hecho, en el capítulo 170, titulado “La mujer del César”, pudimos comprobar que las palabras de Carola le sirvieron para soñar que ganaba el Nobel de Literatura, nada más ni nada menos que contra Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Camilo José Cela. Sin embargo, el joven Alcántara tuvo que conformarse con el primer premio del Certamen Nacional Juvenil Literario, concurso que ganó con una historia biográfica titulada “El hijo del Parriba”, tal y como vimos en el episodio 174, titulado “Cuando las ratas abandonan el barco”, momento en el que recibe en casa los frutos de su logro.

2 La llegada del éxito

Carlos y el primer editor que se fijó en él en 'Cuéntame cómo pasó'

Carlos y el primer editor que se fijó en él en ‘Cuéntame cómo pasó’

Aquel premio en el certamen literario ya nos hacía intuir que Carlos tenía un futuro prometedor en la escritura, siempre y cuando continuara desarrollando esta faceta. Como decían sus padres, quizá había heredado ese don de sus abuelos, pero lo que no vimos en ese momento es que Carlos ya había comenzado a escribir la historia de su familia, iniciando y marcando así su destino y su futuro. Poco a poco Carlos fue dejándose llevar por las letras, escribiendo todo lo que le venía a la mente mientras lidiaba con su día a día repleto de situaciones dramáticas. Finalmente consiguió acabar su primera novela, una obra con la que se podía sentir orgulloso.

Con “Regla de tres” estuvo nominado en un prestigioso certamen literario, aunque finalmente no consiguió llevarse el galardón. Sin embargo, en ese evento fue cuando conoció a Sergio Oreza, director de La Colmena, una pequeña editorial que se interesó por su obra, pero al final Carlos rechazó la oferta porque no quería asumir los riesgos ni reconocer que empezar en ese mundo no es una tarea sencilla. En la temporada 16 luchó para que alguna editorial confiara en él y publicara su novela, sin llegar a obtener ninguna respuesta en firme y metiéndose en más de un enfrentamiento con David, un reputado escritor en horas bajas. En el último episodio por fin llegó el momento de saborear su éxito con la presentación de un libro en el que había colaborado escribiendo algunos relatos.

3 El robo y la fama

Carlos se convierte en un gran escritor en 'Cuéntame cómo pasó'

Carlos se convierte en un gran escritor en ‘Cuéntame cómo pasó’

La presentación del libro de relatos en el que había participado Carlos junto a otros jóvenes escritores nos dejó uno de los instantes más frustrantes en la vida de nuestro protagonista, cuando descubrió que David anunciaba a la prensa que su próxima novela iba sobre un joven que había estado encerrado en la cárcel por un asunto de drogas, historia que en realidad había creado Carlos. Esa noticia indicaba que el escritor le había robado la novela, iniciando así todo un proceso en el que tuvo que luchar para conseguir que le devolvieran lo que era suyo. El pobre pagó las consecuencias de su ingenuidad y de su buena fe, así como el grave error de no haber registrado su obra.

Viendo que su novela, publicada bajo la autoría de David, estaba siendo un rotundo éxito, Carlos no se rindió y acudió hasta la casa del escritor para conversar con él y con su mujer Elvira para llegar a un acuerdo. Tras una reunión con gran tensión en el ambiente, el escritor le ofreció compartir el prestigio premio que había recibido por la obra, un millón de pesetas y la promesa de que su siguiente novela la iba a publicar. Eso sí, todo bajo la promesa de mantener el asunto en secreto y tratar todo con mucha discreción para que nada saliera a la luz. A partir de ese momento, Carlos se dedicó por completo a escribir.

4 El fracaso

Carlos destrozado en 'Cuéntame cómo pasó'

Carlos destrozado en ‘Cuéntame cómo pasó’

Tras hundirse por completo por culpa de las drogas, Carlos intentaba recuperarse y rehacer su vida, volcando todas esas sensaciones en una nueva novela. Escribir es una forma de desahogarse y Carlos no dudó ni un segundo en marcharse al pueblo, coger su máquina y utilizarla como medicina para volcar en el papel todas sus frustraciones y sentimientos. El resultado fue una novela caótica que desarrolló en un tiempo récord, dejando a sus hermanos estupefactos tras su lectura. Inés quiso decirle que no era una buena historia, pero Toni le convenció para mentir y no tirar por tierra las ilusiones de su hermano pequeño, que se había dejado hasta el alma en ese trabajo.

Karina hizo lo propio con su ya marido, dejando que un emocionado Carlos enviara la novela a su agente. No recibir respuesta alguna por parte de Carmen Balcells ya fue menguando la ilusión de volver a triunfar con una de sus novelas, hasta que un encuentro en persona con ella le sirvió para volver a la realidad y recibir un jarro de agua fría. A pesar de sus esfuerzos, Carlos había construido una novela sin sentido alguno, un galimatías, una obra pretenciosa sin pies ni cabeza protagonizada por personajes vacíos y perdidos, pero sobre todo había escrito una historia sin su esencia, sin su verdad. Una vez más, los guionistas nos dejaban una pequeña píldora para conducirnos hasta ese final en el que nos descubriría que Carlos es el autor de la gran obra de su vida y su familia.

5 La historia de los Alcántara

Carlos intentando encontrar su lugar en el mundo en 'Cuéntame cómo pasó'

Carlos intentando encontrar su lugar en el mundo en ‘Cuéntame cómo pasó’

Fracasar en su vida laboral y personal provocó que Carlos se replanteara toda su vida, tomando una decisión crucial para su futuro. Sin despedirse de su familia y dejando un vídeo como única explicación a su marcha, se embarcaba sin una ruta definida, sin destino alguno a corto plazo y con el único propósito de encontrar un rumbo en su vida. En ese viaje llegaría la respuesta a todas sus dudas y a todos sus temores, descubriendo al fin cuál era su objetivo. De esta forma, tras muchas páginas lanzadas por la borda, ver su reflejo en el agua le devolvía la fe en su don para escribir, llegando a la conclusión de que lo que tenía que hacer era escribir su historia y la de los Alcántara.

Con esa maravillosa secuencia de Carlos tocando el agua los guionistas recreaban la escena que se repite todas las temporadas, esa que deja constancia del paso de los años y con la que cerraban un círculo poniendo un significado a toda la serie. “Encontré el compromiso que me ha llenado la vida hasta ahora: el contar lo que pasó, por qué pasó y cómo pasó. Contar la historia de mi familia, de mi barrio, de mi país y, por encima de todo, contar una historia de amor que sigue latiendo a través del tiempo”, recitaba Carlos justo en ese momento, desvelando que su mejor obra iba a estar protagonizada por él y por su familia.