Inicio Comunicación La extrema derecha boicotea un restaurante madrileño al creer que pertenece a...

La extrema derecha boicotea un restaurante madrileño al creer que pertenece a Eva Hache

Muchos artistas deciden no posicionarse políticamente por lo que pueda afectar a su oficio. Sin embargo, el ambiente político español siempre convulso tienta a muchos a expresar su opinión sobre temas políticos de los que, en principio, podrían mantenerse al margen. Es lo que ha pasado con Eva Hache, que ha vertido una dura opinión que ha traído consecuencias, aunque no para ella.

Eva Hache en una imagen promocional de su paso como jurado por 'Got Talent'

Eva Hache en una imagen promocional de su paso como jurado por ‘Got Talent’

La polémica comenzó con el rechazo público de la humorista hacia la concentración en la Plaza de Colón de Madrid que fue apoyada por PP, VOX y Ciudadanos. En una publicación de Instagram compartida por Twitter, Eva Hache afirmaba que a los convocantes solo les preocupa “provocar y convencer a mentes pobres”, y se dirigía de forma muy rotunda a ellos: “Sois unos mierdas”.

Aunque en seguida las redes sociales de la que fuera jurado de ‘Got Talent‘ han comenzado a llenarse de perfiles que la insultan y amenazan, la repercusión más grave la ha vivido el restaurante Conache. Muchos han inferido que el establecimiento, situado en el madrileño barrio de Malasaña, pertenece a Eva Hache, por lo que han promovido que se le haga un boicot. Lo que ocurre es que la segoviana no tiene absolutamente nada que ver con el local.

Boicot imparable

Así lo aclaraba la propia artista en Twitter, al enterarse de la polémica: “No tengo ningún restaurante. No molesten a las personas”. Sin embargo, esto no ha detenido completamente la campaña ni hace que se retiren la miríada de puntuaciones negativas en diversas páginas de Internet que el restaurante ha recibido recientemente.

El verdadero dueño del restaurante, Miguel Ángel Novo, ha empleado también las redes sociales para reiterar su total falta de relación con Eva Hache, y ha relatado una penosa situación: “Me están haciendo boicot y estoy sufriendo amenazas”. Finalmente, pedía que se difundiese la información para aclarar el asunto, con el que el restaurador no tiene nada que ver.

Marcha atrás

Hasta el instigador fundamental del boicot se ha retractado de sus palabras. En algunos de sus últimos tuits podemos ver cómo trata de conseguir difusión para corregir sus palabras, aceptando que el restaurante no pertenece a la humorista como inicialmente había dicho. “Fíjate, yo que tengo 45 seguidores la que he montado”, afirmaba el usuario, arrepentido.