Inicio Comunicación La familia de la niña atropellada por Micky Molina da la cara...

La familia de la niña atropellada por Micky Molina da la cara por el actor y pide rigor en las informaciones

La familia de la niña atropellada por Micky Molina el pasado viernes 2 de agosto en Ibiza ha emitido un comunicado para aclarar lo sucedido y apoyar al actor. Según el texto, al que ha tenido acceso El Mundo, Molina se mostró «amable, colaborador, solícito y cariñoso» en todo momento y, en cuanto se percató de lo sucedido, fue el primero en pedir por favor que se llamase al 112, versión que desmentiría la de algunos testigos.

Micky Molina, en una imagen de archivo

Micky Molina, en una imagen de archivo

Según explican en su comunicado, han decidido dar su versión con la intención de aclarar «ciertos puntos», aunque siempre «sin perjuicio, interferencia o menoscabo de las diligencias», dado que el caso está siendo investigado por la Policía. En su versión de los hechos, la familia relata que Micky Molina «intentaba situar la palanca de cambios en la ‘P’ de parado» y que, «al fallar esta maniobra», el actor no pudo evitar que el coche se desplazara hacia delante, «tocando levemente a la niña, la cuál, al ver que el coche se iba hacia ella y, en movimiento reflejo, se echó inmediatamente al suelo, causándose como consecuencia algunos arañazos en las rodillas al rozar con arena y asfalto».

Según la primera versión que se dio a conocer en el Diario de Ibiza, basándose en testigos presenciales, Micky Molina «se puso en marcha a toda velocidad» para salir del parking del restaurante de Cas Pagès, en Sant Carles, cuando la niña salía de su vehículo y se situaba justo entre este y el del actor, por lo que se quedó «aprisionada entre los dos». La menor fue trasladada al hospital Can Misses, donde se le trató de varias contusiones en las rodillas y las piernas, pero de ninguna rotura.

Piden rigor a los medios

En palabras de la familia de la víctima, «la niña se levantó del suelo diciendo que estaba bien e insistiendo en que no le había pasado cosa alguna, intentando además tranquilizar al señor Molina, quien se encontraba muy nervioso tras lo ocurrido». Además, aclaran que el intérprete se ha puesto en contacto con ellos «cada día para interesarse por el estado de la niña, pidiendo constantemente disculpas y lamentando lo sucedido».

Por todo ello, ruegan a los medios de comunicación «rigor y prudencia» a la hora de informar sobre lo sucedido y que lo hagan «sin estridencias y ateniéndose a los hechos«, ya que, como ellos afirman, aunque ha sido un mal trance para su hija, «los hechos no pasaron de ser un incidente desagradable, pero sin mayor importancia ni consecuencias«, y no desean que estos «pudieran repercutir en el prestigio personal o profesional» del actor.