La historia de amor real de la españolista y el independentista del anuncio de Campofrío

De todas las parejas que recoge el anuncio navideño de Campofrío ‘Hijos del entendimiento’, la de Elena y Francisco es, para muchos, la más imposible. Mientras él defendía “poder pertenecer a un país abierto, que es generoso y que se llama Catalunya”, ella reconoce que le “cuesta hasta entender cómo hay gente que pueda tener otros sentimientos”: “España es España, toda, unida toda”.

Mientras Francisco vive en la capital de Catalunya, Elena vive en la segunda ciudad de España. Y así los casi 20 años que llevan juntos. Pero, ¿cómo empezó todo y cómo consiguen no solo entenderse, sino además amarse?

Fragmento del anuncio navideño de Campofrío en el que aparecen Elena y Francisco
Fragmento del anuncio navideño de Campofrío en el que aparecen Elena y Francisco (Campofrío)

Todo empezó hace 17 años, cuando Francisco Carmona trabajaba como autónomo en una tienda de artículos de deporte en Barcelona. Ahí conoció a Elena Peñalver. Ella se enamoró de él apenas verlo y buscaba excusas para acudir a la tienda: “Si tenía que comprar, por ejemplo, unas rodilleras, las compraba de una en una, para poder ir más veces”.

“Tenía muchas clientas”, recuerda él, “pero no actuaban como ella. Después de algunas señales empecé a darme cuenta y la invité a un café y luego a otro y así hasta media vida”, dice Francisco.

Esa media vida comenzó después de casarse cuando llevaban seis meses de noviazgo y de convivencia. Elena se ilumina cuando recuerda qué le atrajo de Francisco: “Le tiraba los trastos para que se diera cuenta de que me gustaba. Es algo que no se puede describir hasta que lo sientes. Te gusta todo de esa persona porque estás enamorada, embobada”.

Cuando recuerdan el principio de su historia se ríen, entre ellos se percibe un vínculo que está por encima de cualquiera diferencia, hasta las más profundas.

Posturas políticas enfrentadas

La familia de Francisco proviene de Murcia, sin embargo, las circunstancias de su vida –su trabajo, su entorno…-, hicieron surgir en él un sentimiento fuerte por Catalunya: “Mis ideas políticas no vienen de familia. En el año 78 empezaron las primeras celebraciones de la Diada, yo tenía 18 años y en aquel momento se despertó en mí una emoción común con la gente que me rodeaba y con quienes convivía y desde entonces ese sentimiento [el del independentismo] ha ido creciendo”.


En el año 78 empezaron las primeras celebraciones de la Diada, yo tenía 18 años y en aquel momento se despertó en mí una emoción común con la gente que me rodeaba y con quienes convivía”
Francisco Carmona

Independentista

De padre sevillano y madre catalana de hasta seis apellidos, Elena se declara españolista: “Yo con lo de españolista me refiero a que no soy independentista. Tengo un sentimiento hacia España que es más grande que el que tengo hacia Catalunya. No reniego de ella pero me siento identificada igual con un señor de un pueblo de Lleida que con uno de Cáceres, para mí es lo mismo. Es como una gran comunidad de vecinos en la que estamos todos juntos”.

Estas posturas tan contrarias estuvieron presentes desde el principio de la relación. Francisco, en su tienda, hablaba catalán y Elena, que lo entiende y también lo habla, prefería comunicarse en castellano: “Nos dimos cuenta al cabo de poco tiempo que nuestros ideales chocaban
; al principio te da igual todo, incluso son cosas que no se hablan”.


Cuando tocan días de reivindicación política, como la Diada, la pareja se el día libre”

La diferencia ideológica nunca fue un problema y la seguridad que demuestran ambos cuando lo dicen prueba que no lo es ahora ni lo será en el futuro: “Tenemos tantísimas cosas en común…, de hecho todo lo demás lo tenemos en común, la única diferencia es esta postura política”, explica Elena. “Y no dejas de querer a una persona por algo así”.

Con la tensión que se vivía en torno al procés de Catalunya, Francisco se fue haciendo poco a poco más independentista pero nunca confundió sus sentimientos por Elena con sus sentimientos hacia el país que desea que sea independiente: “Tiene que haber diferencias, tienen que existir cosas con las que no estás de acuerdo. Y sucede lo normal, se discute como se puede discutir por cualquier otra cosa. Pero el amor tiene prioridad a años luz sobre las posturas políticas”.


No cambiaría mis sentimientos ni mi vida porque Catalunya se independizara. Aquí lo tengo todo y no voy a separarme de ello”
Elena Peñalver

Españolista

Cuando tocan días de reivindicación política la pareja se da fiesta, cada uno se dedica a lo que más le gusta e incluso, en ocasiones, se acompañan, son circunstancias anecdóticas que no afectan en absoluto a su relación: “A veces viajamos a Madrid porque una de nuestras hijas vive allí y a Elena le gusta ir a la Plaza de Colón a ver el banderón, así que vamos y ya está, sin problema”.

Elena no puede imaginar que Catalunya llegue a separarse de España, es algo que no le gusta pensar y que prefiere que no ocurra pues sus raíces y más que éstas, sus “ramas”, están con ella.

Francisco, mientras, sonríe; se reserva su opinión pero lo cierto es que entre ellos no habría ningún cambio: “Si quieres a una persona no te separas porque uno quiera vivir en España y el otro en Catalunya. Yo no cambiaría mis sentimientos ni mi vida porque Catalunya se independizara. Aquí lo tengo todo y no voy a separarme de ello”.

Elena y Francisco tienen una familia grande: cinco hijos (cuatro chicas y un chico) y cuatro nietos que consiguen hacer de las diferencias entre ambos un punto de encuentro. Ninguno de ellos se decanta por una de las dos posiciones, son capaces de posicionarse en cualquiera de las perspectivas
y darle la razón a quien crea que, en ese momento, la tiene.

Francisco y Elena con sus cinco  hijos y tres de sus nietos
Francisco y Elena con sus cinco hijos y tres de sus nietos (Familia Carmona Peñalver)

“Los educamos para que piensen de forma abierta y actualmente ninguno de ellos está del todo interesado en política ni milita en ningún partido”, comentan los padres. Francisco hace un silencio y añade: “Uno de ellos, el único chico, Ángel, fue militar. Se ‘me’ apuntó al ejército español para salvar a la patria. Estuvo en paracaidismo: se fue a Murcia, luego a Madrid y después estuvo unos meses en Afganistán” y concluye con humor: “Cumplió con su deber de patriota español”.


Nuestros hijos nos demuestran que no tenemos la verdad absoluta. Nos hacen reflexionar y llegar al entendimiento. Son más objetivos”
Elena Peñalver

Españolista

Elena se ríe por las palabras de Francisco. Cuenta por qué creen que sus hijos son mucho más objetivos: “Simplemente tienen más puntos de vista. Realmente te das cuenta de que no tenemos la verdad absoluta ni él ni yo. Nos hacen reflexionar y llegar a un entendimiento”.

El anuncio de Campofrío

“Cuando mi mujer llegó del rodaje de la escena en la que sale con el perrito me dijo: ‘¡No te lo vas a creer!’”. Elena no es de perros pequeños y menos de vestir a los animales: “Cuando vi el perro y la ropita con los colores de la bandera de España me quedé un poco parada. Me imagino que
ellos tenían que poner algún símbolo que identifique que yo era la españolista”, recuerda con gracia.


Ni llevo banderas de España, ni pulseras, ni polos, ni chanclas con la bandera de España. Eso en Catalunya es una provocación”
Elena Peñalver

Españolista

De hecho, Elena se declara anti-emblemas: “No llevo banderas de España, ni pulseras, ni polos, ni chanclas porque, sinceramente, en Catalunya si pones algo así lo que estás haciendo es una provocación”.

La experiencia de rodar un anuncio era completamente nueva para ambos: “Ha sido más que fenomenal, no nos dedicamos a esto y estuvimos como viviendo un cuento: nos llevaban, nos buscaban, nos daban la ropa, fue increíble”.

Una fotografía de Elena y Francisco en el making off del anuncio de Campofrío 'Los hijos del entendimiento'
Una fotografía de Elena y Francisco en el making off del anuncio de Campofrío ‘Los hijos del entendimiento’ (Campofrío)

A pesar de lo que muchos opinan en las redes sociales todas las historias que aparecen en el anuncio son reales. Las palabras que se oyen son de una entrevista previa que se hacía a cada uno de los participantes. Sin guión marcado, las reacciones de ellos son naturales y espontáneas.

El recibimiento del anuncio navideño provocó sentimientos encontrados: algunos se muestran comprensivos con los personajes y otros, furiosos, no comprenden que existan este tipo de entendimientos.

A raíz del spot de Campofrío se estrenará en los primeros meses de 2017 una obra de teatro protagonizada por Michelle Jenner y Adrián Lastra y dirigida por Daniel Sánchez Arévalo. La obra tendrá como guión las vivencias de españoles al estilo de las que se cuentan en el anuncio y que se van compartiendo en su página web.

Loading...