La historia familiar más dramática de un comensal de ‘First Dates’

Gracias a las citas de First Dates podemos conocer la realidad del ciudadano de a pie en cuanto a amor se refiere. La divertida, estrambótica e, incluso, surrealista; pero también, aquella más triste, trágica y dura. Muchos de los comensales que pasan por el restaurante regentado por Carlos Sobera se abren en canal hablando de su vida, de sus ex parejas o de su familia. Y en esta ocasión , Roberto ha querido sincerarse ante la cámara y explicar su difícil historia familiar.

Este hombre de 49 años tuvo que huir de Cuba, su país de nacimiento, no solo por ser homosexual si no porque su madre le deseó la muerte al enterarse de su condición sexual. Una historia que ha emocionado tanto a la audiencia como a los allí presentes.

'First Dates': Roberto explica que su madre le deseó la muerte por ser homosexual
‘First Dates’: Roberto explica que su madre le deseó la muerte por ser homosexual (Mediaset)

Roberto acudía a First Dates en busca del amor, de un hombre con quien compartir se vida. Y nada más llegar allí le estaba esperando la camarera Lidia Torrent. Ya en la barra, el cubano no dudó en confesar algo que dejó estupefacta a la joven. “Mi madre me deseó la muerte al enterarse que era homosexual”, relataba ante la atenta mirada de Torrent. Y continuó haciendo referencia a las palabras exactas que le dedicó su madre cuando le contó que le gustaban los hombres: “Prefiero verte muerto que verte maricón”.

Ante este desprecio familiar y la no aceptación de la homosexualidad en Cuba, Roberto no vio otra salida que dejar su país y comenzar una vida en España.

“Prefiero verte muerto que verte maricón”

Tras esta confesión que puso la piel de gallina a los espectadores, llegó Francisco, su cita. Y a partir de ahí comenzó un encuentro con mucha química y cosas en común. Ambos viven en Hospitalet de Llobregat, algo que facilita las cosas. De hecho, la cena fue tranquila y agradable hasta el punto que terminaron la cita entre besos y abrazos y con ganas de volver a verse.

“Me encantaría tener una segunda cita”, decía Roberto. Y aunque Francisco fue más parco en palabras, finalmente aceptó ver a su pretendiente una vez más. Parece que ha triunfado el amor y que el cubano pese a su pasado, sigue con gran ilusión por construir una nueva vida junto a una nueva pareja.

Loading...