La pedida de mano a Macedonia que TVE no emitió en la 2ª semifinal de Eurovisión 2017

No ganamos para dramas en esta mañana de resaca tras la clasificación de los últimos diez países que actuarán en la final de Eurovisión de mañana sábado 13 de mayo. Primero, Manel Navarro aparece último en las apuestas, lo que llevaría a la hecatombe a la delegación española y a su peor resultado de los últimos años.

Y segundo, a la metedura de pata de La2 de TVE por no emitir uno de los momentos más insólitos que se ha dado durante la retransmisión del Festival. Durante un corte de publicidad de la cadena pública, España se quedó sin ver la pedida de mano que le hicieron a la representante de Macedonia.

Jana Burceska de Macedonia en la segunda semifinal de la edición 62 de Concurso de la Canción Eurovision Jana Burceska de Macedonia en la segunda semifinal de la edición 62 de Concurso de la Canción Eurovision (Sergey Dolzhenko / EFE)

En este momento, el mundo está dividido en dos grupos. Aquellos que han visto cómo el novio de la intérprete macedonia se arrodillaba ante las cámaras y le pedía que se casara con él. Y aquellos, en este caso los españoles, que no pudimos disfrutar de este romántico momento.

Y todo porque durante una de las conexiones en directo a la llamada Green Room, la sala reservada a las delegaciones participantes al certamen, TVE decidió marcharse a publicidad y privarnos de uno de los momentos más mágicos que se han vivido en Eurovisión en los últimos tiempos.

Jana Burceska (d), de Macedonia, gesticula después de que su novio (c) le haya propuesto matrimonio durante la ronda de selección para la final de la edición 62 del Concurso de la Canción Eurovisión Jana Burceska (d), de Macedonia, gesticula después de que su novio (c) le haya propuesto matrimonio durante la ronda de selección para la final de la edición 62 del Concurso de la Canción Eurovisión (Sergey Dolzhenko / EFE)

Todo ocurrió cuando las cámaras de la organización del Festival emitieron lo que sucedía en el lugar que ocupaba la delegación de Macedonia. Allí, su representante Jana Burceska, vivió una de las mayores sorpresas de su vida. El novio de la cantante de Dance Alone con micrófono en ristre y en la otra un anillo, se arrodillaba consiguiendo el aplauso del público y la estupefacción de su novia.

“Estaba esperando el momento correcto para hacer esto”, decía el prometido de Burceska. Ante millones de espectadores de todo el mundo (menos los españoles), el joven le espetaba un: “Te quiero muchísimo. ¿Te quieres casar conmigo?”. La artista, incrédula y feliz, soltó un: “Sí”.

Mientras una parte del mundo vivía con emoción esta petición de mano de lo más eurovisiva, nosotros en España teníamos delante una ristra de anuncios publicitarios (La2 se fue a publicidad). Así que no nos enteramos de nada. Salvo porque las redes sociales que siempre son el chivo expiatorio, comentaron el acontecimiento que se estaba produciendo. En ese momento, nos enteramos. Pero ya era tarde. TVE no lo había emitido.

Así que las redes sociales no dudaron en criticar fervientemente a la Corporación por cortar la señal con Kiev en un momento histórico. Los comentarios no han dejado muy bien parada a la pública. Al fin y al cabo, improvisaciones de este tipo no suelen ocurrir en Eurovisión.

Loading...