La tremenda inocentada de Cristina Pedroche a Frank Banco en ‘Zapeando’

Si hace una semana
Cristina Pedroche casi infarta por la broma que le hicieron en
Zapeando

. Ahora, el mal trago lo pasó Frank Blanco cuando se encontró con el cabreo monumental de la vallecana en pleno directo. Si el de la semana pasada fue real, el de ayer Día de los Santos Inocentes, fue completamente falso. La inocentada llegó a tal punto que dejó estupefacto al presentador de LaSexta.

Cristina Pedroche se encontraba explicando una noticia cuando, de pronto, le explotan dos globos a su espalda. En ese instante, la colaboradora se enfada y se levanta de la mesa gritando: “En serio, no, me lo habéis prometido”.

Cristina Pedroche grita tras explotarle dos globos por la espalda en 'Zapeando'
Cristina Pedroche grita tras explotarle dos globos por la espalda en ‘Zapeando’ (Atresmedia)

La arrancada de la vallecana ante el tremendo susto que le acababan de dar, no acabó ahí. “Me duele la espalda, no se por qué hacéis esto. Os crees que sois tonta”, se quejaba la presentadora de Atresmedia. Frank Blanco intentó intervenir disculpándose pero la joven no atendía a razones.

“Ni Cristina ni Cristino. Haced el programa y dejarme vivir unos minutos. Estoy temblando. Parezco la tonta de la tele. Por favor, cambiar las cámaras, no me hace gracia…”, seguía diciendo Pedroche ante la preocupación de su compañero que seguía a su lado intentando calmarla.

La tremenda inocentada de Cristina Pedroche a Frank Banco
La tremenda inocentada de Cristina Pedroche a Frank Banco (Atresmedia)

Blanco intentaba justificar el susto de los globos con un: “¿Sabes que ha pasado? Cuando te he dicho que no hay nada te juro que no había, nada pero luego me he enterado y no te lo podía decir…”. A Pedroche no le valían las explicaciones y contestaba con un: “Por qué no me lo puedes decir, si supuestamente somos amigos. Amigos los cojones”.

Mientras el programa continuaba con Anna Morgade de fondo, Cristina Pedroche aprovechaba para soltar una carcajada, coger un ramo de flores y decirle que todo era una inocentada. Frank Blanco se lo había tragado todo: “Me la has metido bien metida”.

Loading...