Las joyas de la corona: así era el Cámbiame de Carmen Lomana


Cámbiame
busca dar una nueva imagen a sus participantes. El objetivo del programa presentado por Carlota Corredera con la ayuda de Pelayo Díaz, Cristina Rodríguez y Natalia Ferviú es lograr que aquellas personas que no se encuentran felices con su aspecto físico puedan ponerse en sus manos y dar un giro completo a su imagen y a su vida.

No obstante, hace ya siete años, en 2010, Telecinco emitió un reality show que también cambió la vida de un grupo de jóvenes que querían transformar su forma de vestir y comportarse gracias a la consejera del momento Carmen Lomana. ¿Lo recuerdas?

Jorge, participante en Las joyas de la corona.
Jorge, participante en Las joyas de la corona.
(Mediaset)

Hablamos de Las joyas de la corona, la adaptación española de Charm School que presentó Jordi González en la cadena líder del grupo Mediaset. El fin último era formar a 12 jóvenes para que pudiesen aprender a comportarse en sociedad. Para ello acudían a una academia dirigida por Carmen Lomana donde se les enseñaba protocolo, buenos modales, historia, etc. ¿Y quiénes eran los encargados de mostrar sus conocimientos a los participantes? Nacho Montes, Bárbara de Senillosa, Liberto de la Francia y Mariasela Álvarez.

La diferencia entre este programa y Cámbiame es que en Las joyas de la corona, al tratarse de capítulos, permitía al espectador conocer más a los concursantes y ver su evolución por el componente reality que tenía. No se quedaba en un único programa en el que se realiza un esbozo de la personalidad de cada uno. Aquí la audiencia conoció desde el primer día quiénes eran y cómo era su vida anterior con el fin de poder empatizar con ellos y generar una curiosidad por su evolución a partir de su día a día en la academia. ¿Lograrían convertirse en auténticas joyas de la corona?

El antes y el después de Azahara en Las joyas de la corona.
El antes y el después de Azahara en Las joyas de la corona.
(Mediaset)

Azahara de Cordero fue la ganadora de este reality. Esta dependienta madrileña logró alzarse con la victoria y con los 20.000 euros de premio, pero junto a ella hubo muchos más. ¿Acaso nadie se acuerda de Jorge Lecumberri, el carpintero navarro? ¿Y de Lara Esteban, aquella chica de Leganés que tiraba el chicle por la ventana?

Más allá de las personalidades de los concursantes uno de los puntos fuertes del reality era poder ver a Carmen Lomana compartiendo su mundo al más puro estilo fish out water [término que se emplea en series de ficción cuando un personaje sale de su zona de confort, por ejemplo, el papel de Ana Obregón en Ana y los Siete] con gente muy diferente a ella.

Uno de los puntos fuertes era ver a Carmen Lomana en situaciones desconocidas para ella

Gracias a esto pudimos verla en un mercadillo y a los participantes de Las joyas de la corona de compras por el Barrio de Salamanca. Era un trueque de conocimiento. Unos aprendían de los otros, de su forma de vida, y de las diferencias que existían en su día a día. La moraleja que dejó es que con voluntad toda unión era posible independientemente del estrato social del que se procediese. Y que también se podía intentar convertir en auténticos expertos del protocolo a personas que previamente no se habían interesado en esos aspectos.

Así se conformó este reality presentado por Jordi González que entretuvo a los espectadores en el verano del 2010. Un Cámbiame versión extendida que fue más allá del cambio físico radical, aunque con el paso del tiempo cada participante haya vuelto a su vida previa o no. Hecho que, tal como ha podido conocer La Vanguardia, en la mayoría de los casos así ha sido.

Lara, concursante en Las joyas de la corona.
Lara, concursante en Las joyas de la corona.
(Mediaset)
Loading...