Inicio Comunicación Los Juegos Olímpicos más caros: RTVE presupuesta un gasto de casi 58...

Los Juegos Olímpicos más caros: RTVE presupuesta un gasto de casi 58 millones de euros

Casi 58 millones de euros ha desembolsado Radio Televisión Española (RTVE) para emitir los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Una escalofriante cifra por la que han contratado cuatrocientas horas de retransmisiones frente a las seiscientas que se cubrieron en los Juegos brasileños de 2016, la cual fue de 89.394 euros por hora. Unas cifras muy abultadas en comparación a otros eventos que tienen cabida en la televisión pública.

 El atleta español Saúl Craviotto

El atleta español Saúl Craviotto

La cifra que ha presupuestado RTVE es de 57.605.672,92 euros, según ha avanzado Maldita.es. Un presupuesto que, en el caso de gastarse al 100%, serían los juegos más caros desde Pekín 2008, donde se emitieron ochocientas dieciséis horas de competiciones a 65.348 euros por hora emitida. Sin embargo, por Londres 2012, se pagaron 63,4 millones de euros, donde la hora salía a 96.968 euros. Sin duda, los más caros de la historia.

Ahora, los Juegos de Tokio se celebrarán este año entre el 23 de julio y el 8 de agosto, después de ser cancelados por la crisis sanitaria del coronavirus. Y, aunque está previsto que se celebren a puerta cerrada por la declaración del estado de emergencia el pasado 8 de julio, RTVE cubrirá cuatrocientas horas del evento en directo a través de televisión, radio y plataformas digitales.

144.400 euros por hora contratada

La cadena pública pagará 144.400 euros por hora contratada. Una cifra superior en comparación a los tres últimos JJ.OO. y un precio por sesenta minutos que se ha disparado un 37%. Sin embargo, este año, la mayor parte del presupuesto se va a destinar al personal, por lo que el mayor incremento de gasto en la presente edición, exceptuando los derechos de retransmisión, irá destinado al personal interno de RTVE. Se ha calculado un incremento de 2,2 millones de euros, un 76% más de lo destinado en Río 2016 y un 225% más de lo que se gastó en Pekín 2008.

Publicidad