Inicio Comunicación Los productores de ‘Orange is the New Black’ negocian su posible continuación...

Los productores de ‘Orange is the New Black’ negocian su posible continuación con una secuela

No hace ni un mes que Netflix anunció oficialmente que la séptima temporada de ‘Orange is the New Black‘ será la última y sus productores, Lionsgate Television, ya planean la posible continuación del drama carcelario protagonizado por Taylor Schilling, Laura Prepon, Uzo Aduba con una nueva serie que serviría de secuela.

Laura Prepon y Taylor Schilling en 'Orange is the New Black'

Laura Prepon y Taylor Schilling en ‘Orange is the New Black’

El presidente de Lionsgate TV Group, Kevin Beggs, asegura que están considerando una posible continuación de la serie creada por Jenji Kohan. “Estamos realmente orgullosos de la larga trayectoria de ‘Orange Is the New Black’. Sigue siendo una de las series más vistas de Netflix. Acabamos en alto. Tened en cuenta que somos los propietarios de esa serie y la distribuiremos durante los próximos años. Ya estamos en conversaciones y, cuando sea el momento oportuno, hablaremos con Jenji sobre una posible secuela“, dijo el directivo durante la presentación de resultados del estudio.

Fuentes cercanas a Lionsgate TV aseguran que el estudio y Kohan llevan tiempo hablando sobre la posible continuación de la ficción, pero advierten que aún no hay nada concreto. Cabe recordar que la creadora tiene un acuerdo general exclusivo con Netflix que le impedirían producir la serie en otra plataforma.

Posibles ideas para el spin-off

Con motivo del lanzamiento de sexta temporada en Netflix, Tara Hermann, productora ejecutiva, habló en una entrevista para The Hollywood Reporter sobre ideas para posibles spin-offs. Entre ellas estaban una producción en Broadway, o series protagonizadas por la pareja compuesta por Larry Bloom (Jason Biggs) y Polly Harper (Maria Dizzia) o sobre Cal (Michael Chernus) y Carol Chapman (Deborah Rush), el hermano y la madre de Piper (Schilling). Sean estas ideas o no, lo cierto es que tanto a Netflix como Lionsgate les interesa buscar fórmulas para seguir sacando rendimiento de la exitosa serie. El único obstáculo tal vez sería que la plataforma últimamente está optando por producciones propias y se está deshaciendo de todas las series que no le pertenecen.