María Lapiedra, la nueva llorona que ha seducido ‘Sálvame’ a base de cuernos

Nuestros dummies se habrán percatado tras maratones de comidas familiares estas Navidades que uno de los nombres que más se ha repetido en la sobremesa es el de María Lapiedra. Si eres uno de esos, no sufras. No es grave y, de momento, no hace falta que programes una visita con pack familiar al psicólogo. Mientras tu cuñado intentaba cambiar de tercio hablando de Black Mirror o evaporándose directamente en el interior de su móvil, alguien, con mirada asesina y la boca blindada de polvorones, pronunciaba una frase similar a esta: “Por cierto, tela con la María Lapiedra esta, qué fuerte”. He escrito la versión más soft, que conste en acta. Y ahí se abrían dos opciones: la de los dummies avanzados que leyeron el artículo del mes pasado donde ya os advertíamos de la tormenta que venía, y la de los amigos rezagados que desistieron entrar en la sección y que iban más perdidos que Cepeda con las coreografías en Operación Triunfo.

Ya os he dicho en más de una ocasión que esta sección os puede salvar el día, aunque jamás he escondido que también os lo puede arruinar. Al lío. Resumo para repetidores el argumento del culebrón del momento: María Lapiedra (33) y el periodista rosa Gustavo González (52) llevaban ocho engañando a sus respectivas parejas para vivir su propio romance en una infidelidad récord que ahora han sacado a la luz ya que, según parece, tienen intención de irse a vivir juntos. González dejó su mujer y a Lapiedra fue el marido, Mark Hamilton, quien le dio puerta después de que esta fuera al programa Sálvame Deluxe a confesar sus pecados.

Los duros enfrentamientos de María Lapiedra en 'Sábado Deluxe'
Los duros enfrentamientos de María Lapiedra en ‘Sábado Deluxe’ (Mediaset)

Llegados a este punto vivimos un empacho de este culebrón el que cada día hay pequeñas novedades, especialmente ligadas a los platós o a las revistas del corazón, nuevo hábitat de la señora Maria Pasqual, su nombre real, que parece que se siente cómoda en el papel de protagonista de un drama por entregas que parece no tener fin. Lapiedra fue portada hace una semana de la revista Lecturas y abrió las puertas de la casa en la que, según ella, vivirá con Gustavo y sus dos hijas. Y atención porque en esa entrevista deslizada algunas perlas dignas de análisis científico. Este es el top 3. En el número uno encontramos esta magnífica y sincera declaración de intenciones: “Con la cantidad de montajes que he hecho en mi vida, me ha hecho famosa mi historia real”. Toma moreno. Vaya, que la señorita en cuestión reconoce que miente más que habla, pero luego se extraña y se ofende cuando la acusan de jugar a dos bandos y de inventarse un romance que no va a ningún sitio.

En el top 2 tenemos esta otra que no está nada mal: “Mark (su marido) es mejor padre que marido, por eso merece la custodia compartida”. Claro. Era eso o contratarle de niñera. Y terminamos el ranking con esta tercera perla: “Gustavo me ha contado la vida de todos los de Sálvame. Me sé la mierda de todos”. Una reflexión que nos parece de lo más acertada teniendo en cuenta que, tras dar el coñazo por media España, ahora es ella que la se ha convertido en nueva colaboradora del programa. Vaya, que tendremos que cambiar el refrán, siempre según la visión de Lapiedra, para quedarnos con la sentencia de “si no puedes con la mierda, únete a ella que olerá mal, pero seguro que no se va a notar”.

En ‘Lecturas’

Con la cantidad de montajes que he hecho en mi vida, me ha hecho famosa mi historia real

Y es que el fichaje de “Pascualita”, tal como la llama María Patiño, va a generar algunos capítulos secundarios. Por ejemplo, y visto lo visto en los últimos programas en los que ha estado, que pueda competir duramente y con eficiencia para conseguir el título de la ‘llorona de España’, después de haber derrochado en lágrimas lo equivalente al océano Índico. O es muy buena actriz y abusa de la cebolla en los ojos antes de salir a escena, o su vida es digna del próximo guión de Isabel Coixet. Pascual tendrá duros competidores y competidoras para lograr el galardón final como Lydia Lozano, Víctor Sandoval, David Bustamante, Natalia Ferviú, Laura Matamoros o Belén Esteban. Ya veis que la cosa pinta dramática.

María Lapiedra en la estación de Atocha de Madrid el pasado 20 de diciembre
María Lapiedra en la estación de Atocha de Madrid el pasado 20 de diciembre (Korpa)

Por si fuera poco, María Lapiedra no es precisamente bienvenida por parte de algunos colaboradores del programa que como invitada la han crucificado en varias ocasiones. Dos rivales con uñas destacan por encima de los demás: María Patiño y Gema López que parece ser que no la pueden ver ni en pintura. Ambas sostienen la teoría de que todo es un gran montaje y la han criticado en público y en privado. Vaya, que es como entrar en tu nuevo puesto de trabajo con un chicle en el sillón, sin ratón en el ordenador y con una pantalla en blanco y negro que parpadea cada cinco segundos. Ese el percal que le espera a María quien, a pesar de sus lágrimas de cocodrilo, parece crecerse y sentirse cómoda ante los grandes retos. Y para muestra, un botón y el abrigo entero. Hoy acabamos con otra de las joyitas que Lapiedra soltó en la revista Lecturas plagada de coherencia, sentido común y asertividad. Dice así: “Yo me decía: Gustavo tiene una familia de mierda pero la tiene, pues yo también la quiero, aunque sea de mierda”. Ave María.

María Lapiedra y Mark Hamilton en el programa 'Sálvame Deluxe'.
María Lapiedra y Mark Hamilton en el programa ‘Sálvame Deluxe’. (Telecinco)

En ‘Lecturas’

Gustavo me ha contado la vida de todos los de Sálvame. Me sé la mierda de todos

Loading...