Inicio Comunicación Miguel Bernardeau pone fin a su paso por ‘Élite’ con una emotiva...

Miguel Bernardeau pone fin a su paso por ‘Élite’ con una emotiva despedida

La cuarta temporada de ‘Élite‘ supuso la entrada de la nueva generación de alumnos a Las Encinas, y es que, tras la marcha de varios de los personajes de la primera generación, tocaba hacer el relevo. Sin embargo, el último episodio supuso el adiós para Guzmán y Ander, quienes se iban juntos a recorrer el mundo de mochileros. Aunque en un principio se desconocía la salida de los intérpretes, Miguel Bernardeau lo ha confirmado en redes sociales.

Miguel Bernardeau como Guzmán en 'Élite'

Miguel Bernardeau como Guzmán en ‘Élite’

La cuenta de Instagram de ‘Élite’ ha compartido un vídeo del actor en el que se despide del personaje que lleva interpretando desde 2018. «Para los y las que ya habéis visto el final de ‘Élite’ de la temporada 4, pues quería despedirme y enviaros un beso muy fuerte«, comenzaba Bernardeau su mensaje. «Quería darle las gracias a todo el equipo de ‘Élite’, de producción, de dirección, a mis compañeros, los que estáis y los que ya no estáis. Siempre os llevaré en mi corazón y ha sido un placer gigante trabajar con vosotros».

Miguel Bernardeau aprovechaba el vídeo para abrirse y explicar las dificultades que ha tenido participar en una producción de la envergadura de ‘Élite’: «Grabar la serie no ha sido fácil, ha sido una experiencia muy bonita, dura en algunas ocasiones, pero muy, muy, muy constructiva y hemos aprendido un montón haciéndola y estoy muy agradecido. Así que nada, gracias Netflix por darnos la oportunidad y a los creadores y, sobre todo, gracias Guzmán por enseñarme que, seas quien seas y estés donde estés, nunca es tarde para cambiar«.

Así terminaba la cuarta temporada de ‘Élite’

El misterio central característico de cada temporada de ‘Élite’ estaba guiado por Ari, quien había estado al borde de la muerte. En el último episodio de la temporada 4 descubríamos que el responsable de dejarla moribunda era Armando, quien estaba obsesionado con Mencía. Guzmán, al ver el estado en el que había acabado Ari, corría a por él, matándolo. Para deshacerse de su cuerpo y que no lo inculparan, Rebeka y Samuel lo ayudaban, hundiendo el cadáver en el lago.

Publicidad