Nada mejor que ‘Sherlock’ para abrir el nuevo año de series

El retorno a la BBC del detective más célebre del mundo, y por ende del añorado Benedict Cumberbatch como su encarnación televisiva, va a ser algo más que uno de los platos fuertes del calendario festivo en la pequeña pantalla del Reino Unido. El estreno de la nueva entrega de Sherlock este primero de enero (en España estará disponible en Netflix el 2 de enero) supone la llegada de la cuarta temporada de la serie que se despidió hace dos años consagrada como un fenómeno internacional de audiencias gracias a su original adaptación de las aventuras de Holmes a la modernidad.

Es cierto que Holmes y su fiel colega Watson (en otra feliz recreación a cargo de Martin Freeman) ya protagonizaron una incursión puntual en la parrilla como regalo de año nuevo de este 2016. Pero aquel capítulo especial, ambientado por una vez en la era la victoriana que en realidad alumbró al investigador creado por sir Arthur Conan Doyle, supo a poco entre los millones de fans de la serie. Y Cumberbatch ha accedido finalmente a descabalgarse de su carrera de estrella de Hollywood para retomar el hilo de la historia, en la que sus coguionistas Steven Moffat y Mark Gatiss anuncian como la propuesta más oscura de la saga.

El arranque de la cuarta temporada —integrada, como siempre, por tres capítulos de 90 minutos— no podría sin embargo ser más prosaico para un Sherlock recién aterrizado en las islas británicas. El amigo John Watson y su mujer Mary acaban de estrenarse como padres de una niña bautizada como Rosamund Mary (la “primicia” del nombre ha corrido a cargo del Daily Telegraph), tarea demasiado ardua como para atender a la sospecha del detective de que la sombra del maligno Moriarty le reserva nuevas sorpresas aunque yazca desde hace tiempo en la tumba. Pero hay algo más, un asunto aparentemente trivial que acaba concitando el interés de la mente deductiva de Holmes…

Aunque la BBC es bastante opaca sobre las futuras tramas para evitar incurrir en spoilers, no ha podido resistirse a la tentación de utilizar como gancho el título del primer capítulo de la serie, The Six Thatchers. Su traducción no tiene que ver con el oficio de techador, sino con una colección de bustos de la ex primera ministra Margaret Thatcher —figura tan divisoria de la política británica— que alguien se empeña en ir destruyendo. “¿Hay algún loco suelto? ¿O quizá algún motivo oculto nacido del pasado de Mary Watson?”, es la intrigante premisa con la que la radiotelevisión pública británica nos reintroduce en una serie cuya anterior temporada arrastró una media de 11,8 milones de televidentes en Reino Unido, convirtiéndose en la ficción de la BBC más vista de la última década.

Si la galería de villanos es una de las salsas de Sherlock, la pequeña estatura del gran actor británico Toby Jones está destinada a convertirle en una de las estrellas de la función de la mano del personaje de Culverton Smith, más siniestro todavía que su antecesor Charles Augustus Magnussen (interpretado por el danés Lars Mikkelsen). Sus nebulosas intenciones serán confrontadas por Sherlock Holmes desde esa dirección en Baker Street que conforma el hábitat del detective en el Londres contemporáneo, bajo el cuidado de la casera Mrs Hudson.

Tal ha sido la expectación ante el regreso de Sherlock, que el acontecimiento televisivo de la temporada acabará tornándose también en un ejercicio cinéfilo. Al tiempo que el 15 de enero la BBC emite en abierto el capítulo final de la última temporada, The Final Problem, las salas de cine del Reino Unido e Irlanda cobrarán entrada al púbico que quiera visionarlo en pantalla grande y con algún “contenido exclusivo”, previsiblemente un metraje de mayor duración que prolongue lo que muchos consideran que será la despedida definitiva de la serie.

¿Habrá más Holmes?

La posibilidad de una quinta temporada de Sherlock es inversamente proporcional a la creciente proyección hollywoodiense de Benedict Cumberbatch, sostienen los más agoreros. Su colega de serie, Martin Freeman, avalaba hace poco esa teoría subrayando de una forma algo críptica que incluso las mejores historias tienen que llegar a su fin. Los artífices de la producción ni asienten ni niegan, pero el propio Cumberbatch sigue garantizando a sus fans que la cuarta entrega no va a ser un epílogo. Aunque el actor británico ha triunfado al otro lado del Atlántico con una nominación al Oscar (por The Imitation Game) y el protagonismo en megaproducciones como la reciente Doctor Extraño, siempre acaba regresando tierra natal. ¿Por qué no de la mano de ese detective que ha contribuido a aupar su estrella?

,
se escribe el id o class del elemento contenedor por ejemplo: div_redes_sociales o envoltorio_redes_sociales*/
user: “elpaiscultura”, //usuario en facebook
showEnFacebook: false,//muestra la cabecera “En Facebook”
showSiguenos: false,//muestra el pie “Siguenos”
/*Estos parametros lo podemos sacar de https://developers.facebook.com/docs/plugins/page-plugin
Estos parametros estan ya setteados por defecto(no hace falta ponerlos), solo los que queremos modificar*/
tabs:””
/*Estos parametros lo podemos sacar de https://developers.facebook.com/docs/plugins/page-plugin*/
};
obj.config(options);
obj.run();
};

if(document.addEventListener){
document.addEventListener(“DOMContentLoaded”, initFacebook, false);
}else {
document.attachEvent(‘onDOMContentLoaded’, initFacebook);
}
}

Loading...