Inicio Comunicación Quintanar del Rey organiza una protesta, recreando una prueba de ‘El juego...

Quintanar del Rey organiza una protesta, recreando una prueba de ‘El juego del calamar’

El gran fenómeno de Netflix de la temporada 2021/2022 es ‘El juego del calamar‘, serie que continúa despertando un gran interés y calando muy hondo entre la audiencia. Tanto es así que el 10 de octubre Quintanar del Rey (Cuenca) organizaba una protesta viral contra una macrogranja, ambientada en la exitosa ficción surcoreana. Los vecinos que asistieron a la misma portaban carteles de diferentes empleos y eran eliminados como ocurre en la serie. Unas imágenes de las que todo el mundo habla y que han generado un gran impacto en las redes sociales.

Los vecinos de Quintanar protestan en las calles del pueblo

Los vecinos de Quintanar del Rey protestan en las calles del pueblo

El juego en cuestión que recreaban era «Luz roja, luz verde», el cual podemos ver en el primer capítulo de la serie y que puede entenderse como una versión del escondite inglés. Una siniestra muñeca que ya ha causado furor en todo el mundo vigila qué participantes se mantienen inmóviles y quiénes no. Los que forman parte del segundo grupo acaban siendo ejecutados. Un total de 456 personas protagonizan esta perversa prueba que ha ambientado la protesta de Quintanar con los vecinos cubriendo sus rostros con fotos de los actores. Si se movían, agricultores o ganaderos caían al suelo como si un tiro les alcanzase.

Uno de los vecinos explicaba en ‘La Roca‘ cuál era la posible intención de este proyecto relacionado con una macrogranja de cerdos, situada a 340 metros de su pozo de agua y proyectada en el término de Villanueva de La Jara, próxima al mencionado pueblo: «Según el proyecto, nos quieren poner 2.200 cerdas de cría y 2.200 cerdas de reposición, lo que generaría 61.000 lechones, a 7 litros de agua por lechón, más la limpieza, lo hace insostenible». En caso de que este asunto siguiera adelante, en la granja se criarían unos 44.000 cerdos que podrían llegar a verter unos 39 millones de litros de purines al año, según informó el programa.

De igual modo, otra vecina quería aclarar que esto no iba a generar más empleo, sino todo lo contrario: «Esto no crea puestos de trabajo, más bien hace que se pierdan los que ya existen. Eso es lo que no queremos que pase, porque este pueblo tiene mucha vida y no queremos que se acabe. Con esa macrogranja todo iría bastante peor», señalaba indignada antes de aseverar que desde el pueblo tienen una gran motivación y se creen lo que hacen porque tienen muy claro que no quieren esa instalación: «Estamos viendo el ejemplo en otros pueblos, en los cuales ya no tienen agua potable», proseguía.

Una vecina de Quintanar, durante la movilización por la macrogranja

Una vecina de Quintanar del Rey, durante la movilización por la macrogranja

Una idea muy controvertida

La propia vecina comentaba en qué estado se encuentra actualmente el proyecto que ha llevado a gran parte de los habitantes de Quintanar a ocupar sus calles: «El viernes supimos que hay una suspensión cautelar; eso quiere decir que van a estudiar el proyecto, pero nosotros queremos que la paralicen definitivamente». Unas palabras que refrendan desde la asociación Quintaverde Pueblo Vivo, encargada de convocar esta movilización y que confía en paralizar por completo la polémica idea: «Todavía no hay una resolución por parte de la Junta de Castilla la Mancha, pero consideramos que hay numerosos aspectos que deben hacer que se pare este despropósito», sentenciaban.

Publicidad