Rocío confiesa quién le gusta y el ¡pobre Mario! anda como alma en pena por Lisandra

¡Pobre Mario! No levanta cabeza. Ahora, cuando ya se estaba acercando a Lisandra y parecía que esta le hacía caso -ojo, solo lo parecía-, llega Leandro y le arrebata el puesto. ¡Qué injusticia! Aunque los nuevos enamorados tampoco es que le presten mucha atención. Ya tienen bastante con ponerse al día y hacerse carantoñas.

Eso sí, en el resto de la casa no se creen mucho la actitud de Lisandra. Sobre todo, Luis y Sebas. Ambos aseguran que se ha aprovechado de Mario hasta que le ha venido algo mejor. ¿Y si van a tener razón en todo esto?

Mario no descansa en su empeño y le pide a Lisandra que le acompañe al jardín. Con la luna como testigo –no es que seamos cursis, es que él mismo se lo dice-, le pide que cada día le regale un minuto de su tiempo. Que le dé un abrazo y un poco de amor, aunque sabe que lo suyo con ella es imposible.

¡Qué va a hacer la pobre Lisandra! Pues decirle que sí, claro. Lo más sorprendente es que, cuando está regresando, aparece Ignacio, le suelta que está muy contento con que haya rehecho su vida y se larga. A estos chicos de Doble tentación no hay quien les entienda.

Durante la actividad, que consiste en ponerles unos memes de internet y ver sus reacciones -casi todos se lo toman bien, menos Silvina, que está harta de que le digan que llora por cualquier cosa-, Rocío confiesa que le gusta Tony.

Tampoco es que lo viva mucho, pero, al menos, ya no se esconde. A Tony, mucha gracia no le hace. Mientras tanto, Oriana tiene MUY claro que no piensa dormir con Mario y le pide a Tony que se lo haga llegar. Ya sabíamos que esto iba a pasar en algún momento.

¿Qué pensará que le hará el chico por las noches? Menos mal que siempre hay alguien dispuesto a ceder un trocito de su colchón…

Loading...