Tensiones, rupturas y Flavia y Oriana llegando a las manos

¡Las cosas están que arden en las casas! Si pensábamos que el enfrentamiento iba a quedarse en la dura sesión de nominaciones, nos equivocábamos. Luis y Max no se soportan y aprovechan cualquier ocasión para dejarlo claro. Y eso que ya tienen bastantes conflictos con sus respectivas parejas y jotes como para ir avivando más el fuego. Las caricias y abracitos que Paula contó en las nominaciones han hecho que Silvina se replantee toda su relación con Max y decida cortar por lo sano. Más vale dejarlo antes de continuar sufriendo. Pobre Silvina, no levanta cabeza. Ay, qué duro es Doble tentación

Mientras tanto, los tres equipos más nominados, el rojo, el rosa y el verde, se enfrentaron en la prueba de eliminación. ¡Nunca habíamos visto un circuito más complicado! Las parejas tuvieron que escalar paredes, saltar obstáculos, cambiarle las ruedas a un coche -¿?- y todo para conseguir salvarse del castigo. ¿Quién ganó? Pues, contra todo pronóstico, Oriana y Luis. ¡Madre mía! Las caras del resto de participantes eran un poema. Sin dudarlo ni un segundo, el equipo vencedor -bueno, Alex no estaba muy de acuerdo- eligió al equipo de Tony para que pasase frío por las noches.

Pero el castigo no ha sido lo peor por lo que ha pasado Tony. Pese a haber roto con Flavia, el extronista sigue sin quitarle el ojo de encima. ¿Por qué se empeña en machacarla tanto? El romance de su ex con Abraham no le sienta nada bien y así fue a decírselo. La pobre Flavia terminó llorando y reconociendo que no tenía nada malo que decirle. Menos mal que, luego, su nuevo amor estaba esperándola con los brazos abiertos -y el microbañador puesto-. ¡Hay tantos romances en Doble Tentación que ya no sabemos cómo contarlos!

“Creía que el amor era algo bonito y es lo más horrible que hay”. El trío Abraham-Flavia-Tony se ha convertido ya en insostenible. Tony le pide constantemente a su ex que le eche de la casa, pero esta no se atreve a tomar la decisión. No quiere sentirse responsable, pero, mientras tanto, su relación con Abraham no hace más que avanzar y avanzar. Claro, ¿cómo iban a poder mantener una tensión así? Era cuestión de tiempo que explotase…

El programa viendo que aquello estaba al rojo vivo, decidió ofrecerle a Abraham la posibilidad de tener una cita con Flavia. Pero justo le pilló en el momento en que esta y Tony estaban sincerándose -¡por enésima vez!- y no quiso atender su llamada. La tragedia se mascaba en el aire. Por fin, Flavia reconoció que sí, que se estaba enamornado del ganador de Supervivientes y que se habían besado. Eso le sirvió a Tony para acabar de una vez por todas y asegurarle a Flavia que, cuando volviese de su cita con Abraham, él ya no estaría allí. El problema es que no contaban con la presencia de Oriana…

La extronista aprovechó el momento de intimidad de Tony y Flavia para meterse entre ellos y comenzar a crispar el ambiente. Tanto que ambas terminaron llegando a las manos y la organización tuvo que desalojar a Oriana de la casa. ¿Esta chica no se cansa nunca? Incluso Abraham se acercó a la expareja para darles su apoyo. Menos mal que no todo es tensión, gritos y peleas. Sebastián y Elisa están acarameladísimos. Duermen juntos, se abrazan, ¡se besan! La italiana se ha convertido en el nuevo objetivo de los odios dentro de la casa. ¿Conseguirán culminar su relación o acabarán rompiendo antes de tiempo? Lo veremos, como siempre, en Doble tentación. ¡Yuju!

Las lágrimas protagonizan un nuevo capítulo de Doble Tentación. Las lágrimas protagonizan un nuevo capítulo de Doble Tentación. (DT)
Loading...