Inicio Comunicación Teresa Rabal desmiente los rumores sobre su supuesta ruina económica

Teresa Rabal desmiente los rumores sobre su supuesta ruina económica

Teresa Rabal no está pasando precisamente por uno de sus mejores momentos, y es que tras la alarma ocasionada tras su intervención en ‘Socialité el pasado domingo 9 de junio, la actriz hizo unas declaraciones en las que narraba el mal momento económico por el que estaba pasando, una situación insostenible que le habría llevado a tomar la drástica situación de poner en venta su casa. Sin embargo, y tras días de especulaciones, ha compartido un comunicado para aclarar algunos puntos.

Teresa Rabal junto a su madre, Asunción Balaguer

Teresa Rabal junto a su madre, Asunción Balaguer

Tras tener que dejar la casa en la que ha “vivido muchas cosas” como la infancia de sus hijos y su matrimonio con el músico Eduardo Rodrigo, Rabal ha querido aclarar que no está arruinada: “Si bien vendí mi casa para hacer frente a una serie de deudas adquiridas con el banco, mi situación económica nunca ha sido ruinosa. Siempre he hecho frente a mis obligaciones fiscales y financieras”.

Además de la puesta en venta de su casa, la hija de Paco Rabal se ha ido a vivir con su madre, la actriz catalana Asunción Balaguer. “Cuido de mi madre, de 93 años, 24 horas al día, decidí trasladarme a vivir con ella, puesto que era la opción más sensata, pudiendo de esta manera, además, saldar la deuda bancaria“, ha explicado. Además, no lo considera ni “dramático ni lastimoso”, ya que, según ella, es una “situación en la que se han visto muchísimas personas”.

Todo está bien

Tampoco se ha olvidado de aclarar el estado de salud en el que ahora se encuentra tras la muerte de su marido y la superación de un cáncer: “Mi intención en todo momento fue celebrar la tranquilidad después de unos años tristes”. Asegura que tanto ella como su familia están “muy bien” y lo último que desea es “propagar problemas inexistentes” entre su círculo más cercano, para finalizar lamentándose del revuelo producido: “Me duele que se hayan tergiversado mis palabras, generando una falsa alarma que ha preocupado mucho a mi entorno”.