Inicio Cosas que pasan Algo misterioso cerca del centro galáctico está enviando señales de radio

Algo misterioso cerca del centro galáctico está enviando señales de radio

Utilizando el Australian Square Kilometer Array Pathfinder (ASKAP), un radiotelescopio extremadamente sensible, un equipo de astrónomos ha descubierto una misteriosa señal que emana no muy lejos del centro de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

El centro de la Vía Láctea. Crédito: NASA/SOFIA/JPL-Caltech/ESA/Herschel.

«Hemos presentado el descubrimiento y caracterización de ASKAP J173608.2-321635: una fuente de radio variable altamente polarizada ubicada cerca del Centro Galáctico y sin una contraparte clara de longitud de onda múltiple», se lee en un artículo preliminar sobre la investigación, que fue aceptado para publicación en The Astrophysical Journal.

Existe la posibilidad de que la señal provenga de un tipo conocido de objeto cósmico, pero las firmas de ondas de radio altamente inusuales de la señal están desconcertando a los científicos, lo que hace que sea casi imposible de explicar —otra indicación más de que nuestro conocimiento de nuestra propia galaxia permanece tentadoramente incompleto—.

Señales esquivas

La señal también fue extremadamente difícil de detectar. Apareció 13 veces en las observaciones de ASKAP entre abril de 2019 y agosto de 2020, pero los intentos posteriores de confirmar su existencia utilizando telescopios en todo el mundo se quedaron cortos. Luego, comenzó a aparecer nuevamente en las observaciones del radiotelescopio Australia Telescope Compact Array (ATCA) y el MeerKAT (en Sudáfrica) a principios de este año.

Aún más desconcertante, la elusiva señal tampoco apareció en observaciones de rayos X o infrarrojo cercano, lo que sugiere que es poco probable que su fuente sea una estrella en explosión o un sistema binario cercano.

Detección de la señal.

También es poco probable que sea un púlsar, una estrella moribunda que ilumina la galaxia como un faro con emisiones altamente magnetizadas, dicen los científicos.

En otras palabras, los investigadores se están rascando la cabeza. Ninguna de sus explicaciones puede explicarlo completamente, lo que los lleva a sugerir que «ASKAP J173608.2-321635 puede representar parte de una nueva clase de objetos que se están descubriendo a través de estudios de imágenes de radio».

Crédito: Wang, et al.

Pero puede haber otras señales similares. Con más muestras, tal vez se pueda encontrar una explicación plausible para la fuente de radio.

«Aumentar la cadencia del sondeo y comparar los resultados de esta búsqueda con otras regiones nos ayudará a comprender cuán verdaderamente único es ASKAP J173608.2-321635 y si está relacionado con el plano galáctico, lo que en última instancia debería ayudarnos a deducir su naturaleza», concluyen los investigadores.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Publicidad