Inicio Cosas que pasan Así se ve el cadáver de una estrella según datos procesados por...

Así se ve el cadáver de una estrella según datos procesados por una supercomputadora australiana

El sistema de supercomputación más nuevo de Australia ha sido puesto en marcha y como primera prueba los investigadores procesaron una serie de observaciones de radiotelescopios, incluida esta imagen muy detallada de un remanente de supernova.

La morfología del remanente revelada en la imagen ASKAP ayudará a estudiar el remanente y el medio que lo rodea con un detalle sin precedentes. Los investigadores esperan recuperar más información sobre la edad, el tamaño y el tipo del remanente a partir de estos datos. Crédito: Dr. Wasim Raja/CSIRO, Dr. Pascal Elah/Pawsey.

Las altísimas tasas y los enormes volúmenes de datos de los radiotelescopios de nueva generación como ASKAP (Australian Square Kilometre Array Pathfinder) necesitan un software de gran capacidad que se ejecute en superordenadores.

Aquí es donde entra en juego el Centro de Investigación de Supercomputación Pawsey, con una supercomputadora recientemente lanzada llamada Setonix —que lleva el nombre del animal favorito de Australia Occidental, el quokka (Setonix brachyurus)—.

El telescopio ASKAP está compuesto de múltiples antenas.

ASKAP, que consta de 36 antenas parabólicas que funcionan juntas como un solo telescopio, es operado por la agencia científica nacional de Australia, CSIRO; los datos de observación que recopila se transfieren a través de fibras ópticas de alta velocidad al Centro Pawsey para su procesamiento y conversión en imágenes listas para la ciencia.

En un hito importante en el camino hacia la implementación completa, ahora se ha demostrado la integración del software de procesamiento ASKAPsoft en Setonix, y las imágenes son impresionantes.

Rastros de una estrella moribunda

Entre ellas se cuenta una imagen fantástica de un objeto cósmico conocido como remanente de supernova, llamado G261.9+5.5.

Se estima que tiene más de un millón de años y se encuentra a entre 10.000 y 15.000 años luz de distancia de nosotros. Este objeto de nuestra galaxia fue clasificado por primera vez como remanente de supernova por el radioastrónomo de CSIRO Eric R. Hill en 1967, utilizando observaciones del radiotelescopio Parkes de CSIRO, también conocido por el nombre indígena Murriyang.

Los remanentes de supernova (SNR) son los restos de poderosas explosiones de estrellas moribundas. El material expulsado por la explosión se precipita hacia el medio interestelar circundante a velocidades supersónicas, barriendo el gas y cualquier material que encuentre en el camino, comprimiéndolos y calentándolos en el proceso.

Supercomputadora Setonix.

Supercomputadora Setonix.

Además, la onda de choque también comprimiría los campos magnéticos interestelares. Las emisiones que vemos en la imagen de radio de G261.9+5.5 son de electrones altamente energéticos atrapados en estos campos comprimidos. Contienen información sobre la historia de la estrella que explotó y aspectos del medio interestelar circundante.

La estructura de este remanente revelada en la imagen de radio ASKAP profunda abre la posibilidad de estudiar este remanente y las propiedades físicas —como campos magnéticos y densidades de electrones de alta energía— del medio interestelar con un detalle sin precedentes.

Más por venir

Esta es solo la primera de las dos etapas de instalación de Setonix, y se espera que la segunda se complete a finales de este año, lo que permitirá que los equipos procesen más de la gran cantidad de datos que provienen de muchos proyectos en una fracción del tiempo.

A su vez, no solo permitirá a los investigadores comprender mejor nuestro Universo, sino que, sin duda, descubrirá nuevos objetos ocultos en el cielo radioeléctrico. La variedad de preguntas científicas que Setonix nos permitirá explorar en períodos de tiempo más cortos abre muchas posibilidades.

Este aumento en la capacidad computacional beneficia no solo a ASKAP, sino a todos los investigadores con sede en Australia en todos los campos de la ciencia y la ingeniería que pueden acceder a Setonix.

Mientras que la supercomputadora se está poniendo en pleno funcionamiento, también lo está ASKAP, que actualmente está finalizando una serie de estudios piloto y pronto llevará a cabo estudios aún más grandes y profundos del cielo.

El remanente de supernova es solo una de las muchas características que se han revelado ahora, y podemos esperar muchas más imágenes impresionantes y el descubrimiento de muchos objetos celestes nuevos, por venir pronto.

Fuente: Pawsey/The Conversation. Edición: MP.

Publicidad