Inicio Cosas que pasan Astrónomo de Harvard tiene una explicación para los «ovnis» vistos sobre Ucrania

Astrónomo de Harvard tiene una explicación para los «ovnis» vistos sobre Ucrania

Avi Loeb, quien dirige un equipo de científicos que busca evidencia de tecnología alienígena en la Tierra y en nuestro sistema solar, ha razonado que los científicos observaron proyectiles de artillería y que una zona de guerra no es el mejor escenario para buscar ovnis.

Izquierda: Prof. Avi Loeb. Derecha: una imagen de supuestos ovnis detectados sobre Ucrania por astrónomos locales. Crédito: Zhilyaev, Petukhov & Reshetnyk 2022.

Casi un mes atrás, los astrónomos ucranianos publicaron un informe detallando lo que pensaban que eran fenómenos aéreos inexplicables, o UAPs, sobrevolando la región devastada por la guerra. Ahora, el astrónomo cazador de extraterrestres de Harvard, Avi Loeb, intervino en la ciencia de Kiev y encontró una explicación realista para las desconcertantes observaciones.

Loeb afirmó que mucha gente lo había contactado para que se exprese sobre el asunto, pero que no le había dado mucha importancia por un motivo más que lógico: los cielos sobre Kiev son el último lugar donde la gente debería buscar ovnis en este momento.

«En ciencia, estamos tratando de minimizar el ruido para que podamos captar la señal y, por lo tanto, Ucrania sería el último lugar en la tierra donde buscaría fenómenos aéreos no identificados… El nivel de ruido es muy alto», comentó. «Ucrania está en guerra, y durante una guerra hay muchas cosas volando por el cielo. Los drones, los aviones, los proyectiles de artillería y los satélites entrarían en conflicto con cualquier observación del cielo. Es algo así como decir: “Quiero encontrar las estrellas que están en la galaxia de la Vía Láctea y las buscaré durante el día”».

A pedido del Pentágono

Pero todo cambió cuando Sean Kirkpatrick, el recién nombrado jefe de la Oficina de Resolución de Anomalías para Todos los Dominios (AARO) del Pentágono, se presentó en la casa de Loeb y le pidió que investigara el fenómeno de los UAP. Según el hombre de Harvard, Kirkpatrick no mencionó específicamente el informe de Kiev, pero le hizo recordarlo más tarde esa noche y decidió trabajar en sus observaciones por la mañana. En una hora, concluyó que se equivocaron en la distancia a los objetos por «un factor de diez» y publicó un artículo dando más detalles.

El estudio ucraniano identificó dos tipos de objetos que etiquetó como «fantasmas» y «cósmicos». Los fantasmas eran objetos oscuros y los cósmicos eran luminosos. Se centró en los fantasmas al principio porque, si son oscuros, significa que están bloqueando la luz y están probablemente en la atmósfera terrestre. El documento sugirió que estos fantasmas tenían de 3 a 12 metros de largo y se movían a velocidades de hasta 15 km por segundo a una distancia de hasta 10 a 12 km.

Uno de los ovnis «fantasma» contra el fondo de la Luna. Crédito: B.E. Zhilyaev et al.

Según Loeb, un objeto que se ajuste a esa descripción causaría una perturbación increíble en la atmósfera como si fuera una bola de fuego y la energía liberada por este sería equivalente a la cantidad consumida por todos en la Tierra. «Ciertamente no afirman haber visto una bola de fuego. Los objetos son oscuros. Los llaman fantasmas. Ellos no ven nada. Entonces, cometieron un error».

Los objetos que se mueven por el espacio desplazan la materia que los rodea. Cuando una bala sale de un arma, desplaza el aire y hace un crujido distintivo. Cuando un chorro va más rápido que la velocidad del sonido, las ondas de presión crean un estampido sónico. Y, según Loeb, con respecto a los meteoros «una décima parte de la potencia cinética se irradia en la banda óptica». Cualquier cosa del tamaño y la velocidad descritos en el documento de Kiev crearía tal ruido y provocaría una explosión similar de sonido y luz.

En cambio, Loeb cree que la explicación de los «fantasmas» en Ucrania es algo mucho más común durante la guerra: la artillería.

«Si los objetos fantasmas están diez veces más cerca de lo sugerido, entonces su movimiento angular en el cielo corresponde a una velocidad física diez veces menor (v ∼ 1,5 km s−1) y su tamaño transversal inferido sería de ∼ 0,3–1,2 metros , ambos característicos de los proyectiles de artillería», escribió en su artículo sobre el tema. En cuanto al objeto luminoso observado por los astrónomos ucranianos, Loeb concluye que probablemente sea un satélite.

La réplica

Tanto Rusia como Ucrania han lanzado proyectiles de artillería durante la guerra, y esta simple explicación tiene mucho sentido. Sin embargo, cuando se le solicitó un comentario, B. E. Zhilyaev —uno de los autores ucranianos del artículo original— se mantuvo firme en sus hallazgos.

«He leído el artículo de Avi Loeb, conozco su opinión», dijo. «Él es un teórico. Nosotros somos experimentadores. Observamos, procesamos y determinamos las características de los datos. Nuestra publicación contiene precisamente esos datos. No estamos en el negocio de la interpretación. Avi Loeb está tratando de interpretar nuestros datos. Este trabajo contiene un descubrimiento. Objetos brillantes y oscuros. Nuestro trabajo se puede repetir y verificar, aunque este es un experimento desafiante. Nuestras características de los objetos son muy similares a las descritas por los pilotos militares estadounidenses y los pilotos civiles canadienses».

Desde luego, el astrónomo de Harvard no dudo en salir al cruce.

«Mi respuesta es simple», acotó Loeb en otro artículo después de leer lo dicho por Zhilyaev. «Ser experimentalista o teórico no es relevante. Todos los científicos, ya sean experimentalistas o teóricos, deben usar la lógica».

«Lógicamente, el hecho de que los objetos fueran oscuros significa que bloquearon la luz que venía del cielo. La interacción electromagnética requerida con la luz implica que los objetos fantasma también deben interactuar con las moléculas de aire. No existe una forma lógica de que los objetos fantasma bloqueen la luz pero no las moléculas de aire porque la sección transversal de la interacción electromagnética de las moléculas de aire con la materia es mayor que la de la luz con la materia», explicó.

Un estribillo popular de la gente de la comunidad UAP cuando se enfrentan a evidencia como esta dirá que quien sea o lo que sea que esté detrás del fenómeno tiene acceso a tecnología más allá de nuestro entendimiento. Pero Loeb sostiene que la tecnología avanzada aún debe, en efecto, seguir las leyes de la física.

«Yo digo que eso no es posible», comentó Loeb. «Porque, ¿cómo detectas estos objetos? Los detectas por el hecho de que son oscuros. Para que estén oscuros en el fondo del cielo diurno, deben bloquear la luz. La luz es electromagnética, requiere una interacción electromagnética… Entonces, si bloquean la luz, deben chocar con las moléculas de aire. No puede, por un lado, decir que un objeto está bloqueando la luz y al mismo tiempo decir que atravesará el aire sin empujarlo. Eso no es posible».

No obstante, en este punto cabe recordar que los pilotos de la Marina efectivamente han declarado que, durante sus encuentros con los UAPs, los objetos hacían cosas que desafiaban las leyes de la física conocida. Lamentablemente, los datos de instrumental para probarlo aún no han sido liberados al público —aunque se supone que sí fueron vistos por algunos políticos confidencialmente—, por lo que por ahora se le puede dar la derecha a Loeb en este tema de los «fantasmas» sobre Ucrania.

Para concluir, y dejando de lado las interpretaciones de un lado y del otro, el hecho muy destacable es que alguien del Pentágono se haya preocupado lo suficiente acerca de estos objetos sobre Ucrania como para contactar a un científico y preguntarle. Ya nos dice algo…

Fuente: Motherboard/Avi Loeb. Edición: MP.

Publicidad