Blanco acumula impagos a los empleados y en los alquileres de una veintena de tiendas

Los cierres se ejecutarán de forma progresiva, una vez que el juez apruebe la petición de extinción de la compañía, con un pasivo de 133 millones de euros. Su tienda on line también bajó la persiana la semana pasada.

Pero la cadena mantiene sin pagar la nómina del mes de noviembre a los trabajadores. Y temen que solo se les garantice un 75% del sueldo. Por ello, los empleados han comenzado a organizarse en una plataforma de afectados y se plantean acciones legales contra la empresa.

En junio de este año Alhokair traspasó la sociedad al fondo AC Modus, propiedad del propio dueño de Alhokair. Desde la operación, según fuentes internas, Blanco comenzó a retrasarse en los pagos a los propietarios de los locales, a los trabajadores y a los proveedores.

Los locales, que en su día superaron los 120 establecimientos, han ido cerrando por el impago de alquileres. Numerosas tiendas de Blanco se enfrentan a resoluciones judiciales o están en vías de desahucio por deudas. Algunas de ellas se ubican en las calles más comerciales de Madrid y Barcelona. La falta de género de la nueva temporada otoño-invierno ha venido provocando la ausencia de ingresos.

La firma textil llevaba tiempo sumida en una crisis por una mezcla de mala gestión y planes fallidos que incluso hicieron que, a principios de esta temporada, el servicio de Aduanas retuviese cajas con mercancía por las deudas también con sus proveedores.

Loading...