Inicio Cosas que pasan Calculan la probabilidad de que basura espacial caiga sobre tu cabeza en...

Calculan la probabilidad de que basura espacial caiga sobre tu cabeza en los próximos años

Dado que estamos lanzando un número cada vez mayor de satélites, cohetes y sondas al espacio, ¿necesitamos empezar a tomar el riesgo más en serio?

La respuesta es positiva si consideramos un nuevo estudio publicado en Nature Astronomy, donde se estima la posibilidad de muertes por la caída de piezas de cohetes en los próximos diez años.

Utilizando modelos matemáticos de las inclinaciones y órbitas de las partes de los cohetes en el espacio y la densidad de población debajo de ellas, así como datos satelitales anteriores de 30 años, los autores estimaron dónde aterrizan los desechos de los cohetes y otras piezas de basura espacial cuando vuelven a caer a la Tierra.

Descubrieron que existe un riesgo pequeño, pero significativo, de que las piezas vuelvan a ingresar en la próxima década. Pero es más probable que esto suceda en las latitudes del sur que en las del norte.

El reingreso final (no destructivo) del transbordador espacial (STS-135) visto desde la Estación Espacial Internacional el 21 de julio de 2011.

De hecho, el estudio estimó que los cuerpos de los cohetes tienen aproximadamente tres veces más probabilidades de aterrizar en las latitudes de Yakarta en Indonesia, Dhaka en Bangladesh o Lagos en Nigeria, que las de Nueva York en los EE.UU., Beijing en China o Moscú en Rusia.

Los autores también calcularon una «expectativa de bajas» —el riesgo para la vida humana— durante la próxima década como resultado de las reentradas incontroladas de cohetes. Asumiendo que cada reingreso esparce escombros letales sobre un área de diez metros cuadrados, encontraron que hay un 10 por ciento de posibilidades de una o más víctimas en la próxima década, en promedio.

Expectativas de bajas.

Hasta la fecha, la posibilidad de que los desechos de los satélites y cohetes causen daños en la superficie de la Tierra —o en la atmósfera al tráfico aéreo— se ha considerado insignificante.

La mayoría de los estudios de esos desechos espaciales se han centrado en el riesgo generado en órbita por satélites obsoletos que podrían obstruir el funcionamiento seguro de los satélites en funcionamiento. El combustible y las baterías no utilizados también provocan explosiones en órbita que generan desechos adicionales.

Una parte del cohete Long March 3B se estrelló contra un pequeño pueblo en China. Cayó y explotó en Xiangdu, a 435 millas del sitio de lanzamiento en Xichang.

Pero a medida que aumenta el número de entradas en el negocio de lanzamiento de cohetes, y pasa del gobierno a la empresa privada, es muy probable que el número de accidentes, tanto en el espacio como en la Tierra —como el que siguió al lanzamiento del Long March 5b—, también aumentará.

El nuevo estudio advierte que la cifra del 10 por ciento es, por lo tanto, una estimación conservadora.

Lo que puede hacerse

El estudio argumenta que las tecnologías innovadoras—como los cohetes reutilizables de SpaceX— y diseños de misión más concienzudos, reducirían la tasa de reingreso incontrolado de desechos de naves espaciales, lo que disminuiría el riesgo de peligro en todo el mundo. Establece que «las reentradas descontroladas de cuerpos de cohetes constituyen un problema de acción colectiva; existen soluciones, pero cada estado de lanzamiento debe adoptarlas».

Hombre en Australia sostiene una esfera de titanio caída en su propiedad que habría pertenecido a la tercera etapa de un cohete Soyuz lanzado en 2014.

El requisito de que los gobiernos actúen juntos tiene precedentes, como lo demuestra el acuerdo para prohibir los productos químicos de clorofluorocarbono que destruyen la capa de ozono. Pero, lamentablemente, este tipo de acción generalmente requiere un evento importante con consecuencias significativas para el hemisferio norte antes de que se tomen medidas. Y los cambios en los protocolos y convenciones internacionales toman tiempo.

En cinco años se cumplirán 70 años desde el lanzamiento del primer satélite al espacio. Sería una celebración adecuada de ese evento si pudiera estar marcado por un tratado internacional obligatorio y reforzado sobre desechos espaciales, ratificado por todos los estados de la ONU. En última instancia, todas las naciones se beneficiarían de tal acuerdo.

Fuente: The Conversation. Edición: MP.

Publicidad