Inicio Cosas que pasan Científicos afirman que ciertos agujeros negros podrían estar hechos de universos colapsados

Científicos afirman que ciertos agujeros negros podrían estar hechos de universos colapsados

Una nueva teoría sugiere que los agujeros negros primordiales —los que se formaron al comienzo de nuestro universo—, podrían responder por la buscada materia oscura y, extrañamente, contener pequeños universos colapsados.

Es una idea extraña, pero como informa Motherboard, aborda varios de los misterios más importantes del cosmos a la vez, aunque de manera especulativa. Pero lo más controvertido sobre la investigación, que se publicó en la revista Physical Review Letters, es que sugiere que todo nuestro universo podría verse como cualquier otra pequeña burbuja de agujero negro para un observador externo.

Conjeturas

Los científicos han luchado durante mucho tiempo para identificar la materia oscura, la materia invisible que se teoriza formaría la mayor parte de la masa del universo y que agrupa a las galaxias. Varios físicos han propuesto que esta materia está hecha de partículas aún no detectadas, que se formó hirviendo plasma e incluso que podría no existir en absoluto. Pero, de acuerdo al nuevo estudio, estos extraños agujeros negros primordiales (PBH por sus siglas en inglés) podrían explicar toda la materia oscura que los científicos sospechan que se encuentra en algún lugar del universo.

«Todavía no sabemos de qué está hecha la materia oscura, pero, dado que se sabe que existen los agujeros negros, es natural preguntarse si la materia oscura podría estar compuesta de agujeros negros que nacieron antes de que se formaran las estrellas y las galaxias», sostiene Alexander Kusenko, astrofísico de la Universidad de California y autor principal del estudio.

Burbujas ancestrales

Tales PHB habrían surgido a borbotones durante los primeros momentos de nuestro universo, cuando era extremadamente denso y en un estado de flujo constante. Y dentro de ellos, dice Kusenko, podría haber pequeños universos, desprovistos de materia, que comenzaron y no se formaron a medida que nuestro propio universo se expandía rápidamente.

Naturalmente, esto plantea una cuestión asombrosa: ¿existimos en uno de estos universos bebés que parece un agujero negro primordial desde el exterior?

¿Multiverso?

«No es imposible», afirma Kusenko. «Aunque los universos bebés que consideramos estaban desprovistos de materia, un poco de física adicional probablemente podría hacer que se parezcan más al nuestro para un observador interno».

Y si bien es un concepto interesante, permanecerá en el terreno de la teoría hasta que los científicos sean capaces de obtener datos de observación reales que lo respalden. Con ese fin, el equipo de Kusenko es optimista de que su hipótesis podría ser puesta a prueba por el Subaru Hyper Suprime-Cam (HSC) en la cima de Mauna Kea en Hawái, o el Legacy Survey of Space and Time (LSST) del Observatorio Rubin en Chile, que está previsto que comience a operar en 2022.

Detectando lo indetectable

«Desafortunadamente, no podemos detectar agujeros negros de masas arbitrariamente pequeñas y, si los agujeros negros primordiales forman materia oscura, la mayor parte de esos agujeros negros pasarían desapercibidos», señala Kusenko. «Sin embargo, si los agujeros negros se formaron en el universo temprano en una variedad de tamaños, podemos atraparlos por la cola de su distribución».

En otras palabras, buscar PBH más grandes puede ayudar a los científicos a hacer inferencias sobre sus contrapartes más pequeñas. Los PBH también pueden colisionar con estrellas de neutrones, un tipo de estrella muerta densa, por lo que «podemos ser capaces de detectar agujeros negros primordiales a medida que destruyen la estrella de neutrones», concluye el científico.

Estos esfuerzos podrían arrojar una luz muy necesaria sobre la naturaleza de la materia oscura, los universos bebés y otras innumerables preguntas sobre el universo.

Fuente: Futurism. Edición: MP.