Inicio Cosas que pasan Científicos creen que la humanidad se sumirá en el caos si recibe...

Científicos creen que la humanidad se sumirá en el caos si recibe una señal extraterrestre

Científicos del recientemente establecido «Centro de Posdetección» del SETI, en Escocia, tienen como misión descubrir qué hacer si alguna vez nos ponemos en contacto con una civilización extraterrestre inteligente. Y, por ahora, creen que la humanidad está poco o mal preparada.

Contacto.

Encuentros Cercanos del Tercer Tipo (1977).

El momento ha sido imaginado mil veces. Mientras los astrónomos peinan el cosmos con sus poderosos telescopios, ven algo que los deja boquiabiertos. En medio de los débiles rayos de galaxias distantes se encuentra una señal débil pero persistente: un mensaje de una civilización avanzada.

Sería un evento transformador para la humanidad, uno para el que las naciones del mundo seguramente están preparadas… ¿Están?

«Miren el desastre que hicimos cuando golpeó lo del Covid. Seríamos como pollos degollados», dijo el Dr. John Elliott, lingüista computacional de la Universidad de St. Andrews. «No podemos darnos el lujo de estar mal preparados, científica, social y políticamente sin timón, para un evento que podría ocurrir en cualquier momento y que no podemos permitirnos manejar mal».

Esta evaluación franca de la falta de preparación de la Tierra para el contacto con la vida de otros mundos es justamente la que respalda la creación del Centro de Posdetección SETI (Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre) en St. Andrews.

Durante el próximo mes o dos, Elliott tiene como objetivo reunir a un equipo de investigadores y afiliados internacionales. Asumirán el trabajo de prepararse, analizar señales misteriosas —o incluso artefactos—, y resolver todos los aspectos de cómo debemos responder.

«Hasta ahora, el foco ha estado en la búsqueda de señales, pero todo el tiempo ha existido la necesidad de saber, ¿qué vamos a hacer con eso? ¿Qué sigue?», señaló Elliott. «Necesitamos estrategias y escenarios para comprender lo que debemos hacer y cómo hacerlo. Es como el lema de los Scouts: siempre listos».

Antes y después del Contacto

Los avances realizados en los últimos 30 años han aumentado el entusiasmo en la búsqueda de extraterrestres. Desde 1992, cuando los astrónomos confirmaron por primera vez la existencia de un planeta más allá del sistema solar, se han detectado más de 5000 de estos mundos. Y los científicos sospechan que la mayoría de las 300 mil millones de estrellas en la Vía Láctea albergan su propia familia de planetas.

«Cuando la gente dice que no cree que haya vida ahí fuera, en realidad está yendo contra la corriente de la opinión científica», afirmó Elliot.

Sin embargo, la abundancia de planetas y la sospecha de que al menos algunos son habitables es solo una parte de la historia. Telescopios sustancialmente más potentes ahora están dando tiempo a la búsqueda —o lo harán pronto—, abriendo grandes franjas del cielo para que los astrónomos puedan escuchar señales.

En el recuadro, el Dr. John Elliot.

Los investigadores de SETI ya tienen algunas pautas sobre cómo comportarse si detectan una «firma tecnológica», un mensaje interestelar de una civilización avanzada. Una declaración de 2010 de la Academia Internacional de Astronáutica insta a aquellos que detectan señales misteriosas a descartar primero fuentes prosaicas no alienígenas. Si hay consenso de que la señal es legítima, los investigadores deben informar al público y al secretario general de la ONU.

Pero hay poca orientación sobre qué hacer a continuación. ¿Cómo se debe estudiar el mensaje? ¿Debe publicarse en su totalidad antes de que haya sido descifrado? ¿Permitirían los gobiernos eso? ¿Debe responder la humanidad? Si es así, ¿quién decide lo que respondemos?

«Después del anuncio inicial, estaríamos analizando el impacto social, la difusión de información, los medios, el impacto en las religiones y los sistemas de creencias, el potencial de desinformación, qué capacidades analíticas necesitaremos y mucho más: tener estrategias implementadas, siendo transparentes con todo lo que hemos descubierto, lo que sabemos y lo que no sabemos», advirtió el experto de St. Andrews.

Si bien un puñado de organizaciones han buscado la mejor manera de administrar el primer contacto, Elliott cree que la experiencia necesaria está fragmentada. Su centro reunirá las mentes necesarias para elaborar un plan «para cualquier escenario que nos encontremos… o al menos todos aquellos en los que nosotros, la humanidad, podamos pensar», dice.

Otro objetivo importante es alentar un compromiso serio de la ONU, quizás el único organismo global con la influencia para coordinar el manejo de un mensaje por parte de la Tierra, y en particular cualquier respuesta. Las grandes distancias entre las estrellas significan que es posible que las conversaciones deban tener lugar durante generaciones. Y eso suponiendo que la civilización no se haya extinguido en el tiempo que ha tardado el mensaje en llegarnos.

¿Realmente vamos a conversar con extraterrestres cuando apenas podemos comunicarnos con criaturas en nuestro propio planeta? Elliott espera que las civilizaciones avanzadas comiencen cualquier mensaje con una guía de idiomas. Pero incluso si una señal es indescifrable, los investigadores podrían obtener información sobre la inteligencia del remitente a partir de la complejidad de su estructura.

La perspectiva de enviar cualquier respuesta ha generado críticas de algunos sectores. Stephen Hawking, el cosmólogo de Cambridge, advirtió en 2010 que el primer contacto de la humanidad con una civilización avanzada podría reflejar lo que sucedió cuando los nativos americanos se encontraron con Cristóbal Colón, que «no resultó tan bien».

Michio Kaku, profesor de física teórica en el City College de Nueva York, dijo en 2021 que acercarse a los extraterrestres «sería el mayor error en la historia de la humanidad».

Sin embargo, Elliott es más optimista. Piensa que sería una pena que las civilizaciones avanzadas se mantuvieran apartadas y no hicieran ningún esfuerzo por comunicarse. «Es una gran oportunidad para vincularnos, si hay otra inteligencia por ahí, que todo indica que debe haber. Si tenemos la oportunidad, no creo que debamos perderla».

Lewis Dartnell, astrobiólogo y profesor de comunicación científica en la Universidad de Westminster, dijo que el nuevo centro en St. Andrews es «un paso importante para crear conciencia sobre cuán mal preparados estamos actualmente» para detectar una señal de una civilización alienígena.

Pero agregó que es probable que cualquier extraterrestre inteligente esté a cientos, si no miles, de años luz de distancia, lo que significa que el tiempo de comunicación sería del orden de muchos siglos.

«Incluso si recibiésemos una señal mañana, tendríamos mucho espacio para respirar para reunir un equipo internacional de expertos diversos para intentar descifrar el significado del mensaje y considerar cuidadosamente cómo debería responder la Tierra, e incluso si deberíamos».

«La mayor preocupación es establecer algún tipo de acuerdo internacional para evitar que individuos capaces o corporaciones privadas respondan de forma independiente, antes de que se haya formado un consenso sobre si es seguro responder y qué querríamos decir como un solo planeta», concluyó Dartnell.

Fuente: The Guardian. Edición: MP.

Publicidad