Científicos encuentran un «Mordor» en el fondo del mar

73

Un grupo de 26 volcanes en el mar del sur de Australia, que se remonta a 35 millones de años atrás, recuerda al país ficticio de Mordor en la trilogía de El Señor de los Anillos.

mordor

El equipo, perteneciente a las universidades de Aberdeen (Escocia) y de Adelaida (Australia) y apoyado por la Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth (CSIRO), Australia, se valió de una técnica de geo-mapeo que usa ondas sísmicas para medir las estructuras subterráneas mediante reflexión sísmica 3D.

El grupo de volcanes detectado por los científicos se remonta a 35 millones de años atrás y recuerda al país ficticio de Mordor en la trilogía de El Señor de los Anillos. El terreno volcánico tiene 34 km de longitud y 15 km de ancho, mientras que algunos volcanes alcanzaron una altura de alrededor de 625 metros.

mordor-undersea

¿Existe Mordor bajo el mar?

El relieve que aparece en las imágenes (arriba) se formó por una serie de erupciones volcánicas en el lecho oceánico, a poca distancia de la costa del sur de Australia, en la llamada Great Australian Bight, una gran bahía abierta.

«Al utilizar datos recopilados como parte de esfuerzos de exploración petrolera, hemos podido cartografiar esos antiguos flujos de lava con un detalle sin precedentes, revelando un espectacular paisaje volcánico que nos recuerda parajes de El Señor de los Anillos», destacó Dr. Nick Schofield, de la Escuela de Geociencias de la Universidad de Aberdeen, coautor del estudio.

Una nueva técnica para estudiar mundos ocultos

Debido a su aparente inaccesibilidad, los flujos de lava submarinos son más difíciles de estudiar que los que se encuentran en la superficie de la Tierra. Con la ayuda de esta técnica recién desarrollada, los científicos pueden llevar a cabo el análisis detallado de un paisaje que ha permanecido oculto durante millones de años, lo cual además pone de relieve la importancia cada vez mayor de los datos sísmicos en el estudio del vulcanismo submarino.

Fuente: Universidad de Aberdeen. Edición: RT.