Inicio Cosas que pasan Científicos hallan en Ecuador una población de mantarrayas 10 veces más grande...

Científicos hallan en Ecuador una población de mantarrayas 10 veces más grande que cualquier otra en el mundo

Con tantas especies amenazadas debido a la actividad humana y el cambio climático, este tipo de noticia es un respiro alentador. Un grupo de más de 22.000 mantarrayas gigantes (Mobula birostris) frente a las costas de Ecuador.

Mobula birostris. Crédito: Andrea Marshall.

Ese tamaño de población estimado es más de 10 veces el número que se cree que hay en otras regiones, y los conservacionistas esperan que esta comunidad «sin precedentes» de mantarrayas pueda ofrecer algunas pistas sobre las condiciones que los peces encuentran favorables.

En 2019, las mantas gigantes fueron reclasificadas como en peligro de extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, y la pesca comercial es la mayor amenaza para la especie —ya sea a través de la captura directa o la captura incidental no intencional—.

«Está claro que algo diferente está sucediendo aquí», dijo el ecologista cuantitativo Joshua Stewart, de la Universidad Estatal de Oregón. «Esta es una rara historia de optimismo oceánico. En otras regiones, normalmente tenemos estimaciones de población de 1.000 a 2.000 animales, lo que hace que esta especie sea muy vulnerable».

Mapa de ubicación donde se congregan las mantarrayas. Crédito: Oliver Day, Universidad Estatal de Oregón.

Si bien está claro que las mantarrayas son vulnerables, no es fácil estudiar y monitorear a estos animales: pasan mucho tiempo en lugares de difícil acceso en alta mar y sus patrones de movimiento también pueden ser impredecibles.

Desde fines de la década de 1990, los científicos han estado al tanto de este grupo particular de mantarrayas en la costa de Ecuador. Para esta última estimación, los investigadores utilizaron más de una década de fotos y observaciones tomadas en el campo entre 2005 y 2018 para estimar una población actual de más de 22.000.

Eso identifica a esta región de la Isla de la Plata como un punto de acceso para estos peces. El equipo cree que un suministro abundante de alimentos podría ser una de las razones por las que el tamaño de la población ha crecido, con agua fría y rica en nutrientes que se eleva desde las profundidades y se transporta en las corrientes oceánicas proporcionando un flujo constante de refrigerios de zooplancton.

Isla de la Plata​ es una pequeña isla frente a las costas de Manabí, Ecuador. En las aguas circundantes se halló la enorme población de mantarrayas.

«Si bien hay buenas noticias sobre esta población, es una advertencia», señaló Stewart. «Las mantarrayas parecen ser sensibles a las perturbaciones ambientales, como los cambios en la temperatura del océano y la disponibilidad de alimentos».

«Es probable que se vean afectados por un clima más cálido si la fuerza del afloramiento y la abundancia de alimentos cambian junto con las temperaturas del océano», añadió.

Buzos científicos

Los sondeos a largo plazo como este son importantes porque les dan a los científicos una mejor idea de los niveles de población en todo el mundo. Las estimaciones de abundancia y los promedios se utilizan ampliamente para estimar el estado de la población, por lo que es crucial que se tengan en cuenta los valores atípicos como este grupo de M. birostris.

Cuanto más precisos sean los datos, más específicos pueden ser los esfuerzos de conservación. Si bien la captura de mantarrayas en esta parte del mundo ahora es ilegal, problemas como la captura incidental, el enredo en redes de pesca y los golpes de los barcos siguen siendo un problema, además del cambio climático —se observó que muchos peces tenían heridas o cicatrices durante el período de investigación—.

Crédito: Michel Guerrero / Proyecto Mantas Ecuador FMME.

Y el estudio también es una historia de éxito para la ciencia ciudadana y las mantarrayas oceánicas. Una de las principales razones por las que se pudo evaluar la población —y se pudieron identificar individualmente más de 2.800 peces en más de 3.300 imágenes— es por las fotos enviadas por los buzos en el área.

Los científicos identifican mantarrayas individuales en las imágenes por el patrón único de manchas en su vientre, similar a una huella digital humana o las manchas blancas en los tiburones ballena. Esto permite a los investigadores contar, rastrear y monitorear mantarrayas a lo largo del tiempo. Según los nuevos avistamientos y el número de mantas, también pueden estimar el tamaño de la población.

«Muchas de las fotos utilizadas en nuestro estudio fueron aportadas por buzos recreativos que se convirtieron en científicos ciudadanos cuando tomaron fotos de mantarrayas. Obtenemos una gran cantidad de información sobre cada animal solo a partir de estas fotografías», precisó la investigadora marina Kanina Harty, de The Mantra Trust en el Reino Unido.

La investigación ha sido publicada en Marine Ecology Progress Series.

Fuente: Universidad Estatal de Oregon. Edición: MP.

Publicidad