Inicio Cosas que pasan ¿Cómo seremos los humanos si sobrevivimos un millón de años?

¿Cómo seremos los humanos si sobrevivimos un millón de años?

Los humanos modernos, Homo sapiens, han existido desde hace aproximadamente 300.000 años. Entonces, ¿qué pasará si por milagro no nos autodestruimos y llegamos a un millón de años?

Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

El autor de ciencia ficción H.G. Wells fue el primero en darse cuenta de que los humanos podían convertirse en algo muy extraño. En su ensayo de 1883, El Hombre en el Millón de Años, imaginó lo que ahora se ha convertido en un cliché: criaturas de cerebro grande y cuerpo diminuto. Más tarde, especuló que los humanos también podrían dividirse en dos o más especies nuevas.

Si bien los modelos evolutivos de Wells no han resistido la prueba del tiempo, las tres opciones básicas que consideró siguen siendo válidas. Podríamos extinguirnos, convertirnos en varias especies o cambiar.

Un ingrediente añadido es que disponemos de biotecnología que podría aumentar mucho la probabilidad de cada uno de ellos.

Las tecnologías futuras previsibles, como la mejora humana —haciéndonos más inteligentes, más fuertes o de alguna otra manera mejores usando drogas, microchips, genética u otra tecnología—, la emulación del cerebro —cargando nuestros cerebros a las computadoras—, o la inteligencia artificial (IA), pueden producir formas tecnológicas de nuevos especies no vistas en biología.

Inteligencia de software e IA

Es imposible predecir el futuro perfectamente. Depende de factores fundamentalmente aleatorios: ideas y acciones, así como límites tecnológicos y biológicos actualmente desconocidos. No obstante, expertos como el neurocientífico computacional Anders Sandberg de la Universidad de Oxford, creen que el caso más probable es una gran «especiación» —cuando una especie se divide en varias otras—.

«Hay muchos entre nosotros que queremos mejorar la condición humana, retrasando y aboliendo el envejecimiento, mejorando la inteligencia y el estado de ánimo, y cambiando los cuerpos, lo que podría conducir a nuevas especies», explicó. «Estas visiones, sin embargo, dejan fríos a muchos. Es plausible que incluso si estas tecnologías se vuelven tan baratas y omnipresentes como los teléfonos móviles, algunas personas las rechazarán por principio y construirán su propia imagen de ser humanos “normales”».

Es decir, a la larga, deberíamos esperar que las personas más mejoradas, generación tras generación —o actualización tras actualización—, se conviertan en una o más especies «posthumanas» fundamentalmente diferentes, y una especie de reticencias que se declaran «humanos reales».

A través de la emulación cerebral, una tecnología especulativa en la que uno escanea un cerebro a nivel celular y luego reconstruye una red neuronal equivalente en una computadora para crear una «inteligencia de software», podríamos ir aún más lejos.

En 1893, el artículo de H. G. Wells ‘The Man of the Year Million’ predijo dramáticamente el futuro evolutivo distante de la humanidad.

Y esto no es una mera especiación, es dejar el reino animal por el reino mineral, o mejor dicho, el reino del software. Hay muchas razones por las que algunos podrían querer hacer esto, como aumentar las posibilidades de inmortalidad —creando copias y copias de seguridad— o viajar fácilmente por Internet o radio en el espacio.

La inteligencia del software también tiene otras ventajas. Puede ser muy eficiente en recursos: un ser virtual solo necesita energía de la luz solar y algo de material rocoso para fabricar microchips. También puede pensar y cambiar en las escalas de tiempo establecidas por la computación, probablemente millones de veces más rápido que las mentes biológicas. Puede evolucionar de nuevas maneras, solo necesita una actualización de software.

Sin embargo, es poco probable que la humanidad siga siendo la única especie inteligente del planeta.

De no controlarse, la IA podría convertirse en la inteligencia dominante en el planeta Tierra en las próximas décadas. Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

La inteligencia artificial está avanzando rápidamente en este momento. Si bien existen profundas incertidumbres y desacuerdos sobre cuándo o si se vuelve consciente, llegará la inteligencia artificial general —lo que significa que puede comprender o aprender cualquier problema intelectual como un ser humano, en lugar de especializarse en tareas de nicho—, una fracción considerable de expertos piensa que es posible dentro de este siglo o antes.

Si puede suceder, probablemente sucederá. En algún momento, es probable que tengamos un planeta donde los humanos hayan sido reemplazados en gran medida por inteligencia de software o IA, o alguna combinación de ambos.

¿Utopía o distopía?

Eventualmente, parece plausible que la mayoría de las mentes se conviertan en software. La investigación sugiere que las computadoras pronto serán mucho más eficientes energéticamente de lo que son ahora. Las mentes de software tampoco necesitarán comer o beber —que son formas ineficientes de obtener energía— y pueden ahorrar energía al funcionar más lentamente durante el día.

Esto significa que deberíamos poder obtener muchas más mentes artificiales por kilogramo de materia y vatios de energía solar que mentes humanas en un futuro lejano. Y dado que pueden evolucionar rápidamente, deberíamos esperar que cambien enormemente con el tiempo a partir de nuestro estilo mental actual.

Los seres físicos tienen una clara desventaja en comparación con los seres de software, moviéndose en el lento y pintoresco mundo de la materia. Aún así, son autónomos, a diferencia del software flotante que se evaporará si alguna vez se interrumpe su centro de datos.

Los humanos «naturales» pueden permanecer en sociedades tradicionales muy diferentes a las de la gente del software. Esto no es diferente al pueblo Amish de hoy, cuyo estilo de vida humilde todavía es posible —y protegido— por los Estados Unidos. No se da que las sociedades circundantes tengan que aplastar a las sociedades pequeñas y primitivas: hemos establecido derechos humanos y protecciones legales y algo similar podría continuar para los humanos normales.

Granja Amish. (CC BY-SA).

«¿Es este un buen futuro? Mucho depende de tus valores. Una buena vida puede implicar tener relaciones significativas con otras personas y vivir en un entorno pacífico y próspero de forma sostenible. Desde esa perspectiva, no se necesitan posthumanos extraños; solo necesitamos asegurarnos de que el pequeño y tranquilo pueblo pueda funcionar, quizás protegido por una automatización invisible», señaló Sandberg.

«Algunos pueden valorar “el proyecto humano”, una cadena ininterrumpida desde nuestros ancestros paleolíticos hasta nuestro yo futuro, pero estar abiertos al progreso. Probablemente considerarían que la gente de software y la IA van demasiado lejos, pero estarían de acuerdo con que los humanos evolucionen hacia formas nuevas y extrañas.

»Otros dirían que lo que importa es la libertad de autoexpresión y seguir tus objetivos de vida. Pueden pensar que deberíamos explorar ampliamente el mundo posthumano y ver lo que tiene para ofrecer.

»Otros pueden valorar la felicidad, el pensamiento u otras cualidades que tienen diferentes entidades y quieren futuros que las maximicen. Algunos pueden estar inseguros, argumentando que debemos cubrir nuestras posibilidades siguiendo todos los caminos hasta cierto punto», agregó el experto.

¿Esfera de Dyson?

Aquí hay una predicción para el año un millón. Algunos humanos se parecen más o menos a nosotros, pero son menos numerosos de lo que son ahora. Gran parte de la superficie es desierto, habiéndose convertido en una zona de reconstrucción ya que hay mucha menos necesidad de agricultura y ciudades.

Aquí y allá, aparecen sitios culturales con ecosistemas muy diferentes, cuidadosamente preservados por robots por razones históricas o estéticas.

Esfera de Dyson: una cubierta esférica de talla astronómica (es decir, con un radio equivalente al de una órbita planetaria) alrededor de una estrella, la cual permitiría a una civilización avanzada aprovechar al máximo la energía lumínica y térmica del astro.

Bajo marquesinas de silicio en el Sahara, trillones de mentes artificiales pululan. Los vastos y calientes centros de datos que alimentan estas mentes alguna vez amenazaron con sobrecalentar el planeta. Ahora, la mayoría orbita alrededor del Sol, formando una estructura en crecimiento, una esfera de Dyson, donde cada vatio de energía alimenta el pensamiento, la conciencia, la complejidad y otras cosas extrañas para las que todavía no tenemos palabras.

Si los humanos biológicos se extinguen, la razón más probable —aparte de las amenazas obvias e inmediatas en este momento— es la falta de respeto, tolerancia y contratos vinculantes con otras especies posthumanas. Tal vez una razón para que empecemos a tratar mejor a nuestras propias minorías.

Fuente: The Conversation. Edición: MP.

Publicidad