Construyó un acuario gigante y ahora bucea en el living de su casa

Eli Fruchter, oriundo de Haifa, Istrael, y entusiasta de los acuarios, es una de las pocas personas en el mundo que puede nadar en su living, rodeado de coloridos peces tropicales. Fruchter es el dueño del mayor acuario casero de arrecife en Israel, y probablemente del mundo.

Desde que tiene memoria, Eli ama los acuarios. Cuando tenía cinco años, vivía en un pequeña apartamento de dos ambientes, pero también se hizo el espacio para un pequeño acuario. En realidad, nunca superó su pasión, y hace unos 10-12 años, decidió agrandarse a un gran tanque de peces de 4000 litros, pero por desgracia, se rompió e inundó su antiguo hogar. Fue entonces cuando decidió que necesitaba “construir otro acuario, y una casa alrededor de él”. Esta vez, todo salió como esperaba, y el resultado es realmente impresionante.

El acuario de salón de Fruchter tiene la friolera de 30.000 litros de agua, y es lo suficientemente grande como para poder sumergirse en él, y alimentar a los peces de la palma de su mano. El gigantesco tanque es el hogar de 150 peces tropicales de 30 especies diferentes, así como de una variedad de corales arco iris. El tanque está diseñado para replicar el entorno natural del arrecife, que también ha permitido que algunos de los residentes del tanque crezcan hasta un tamaño que por lo general sólo adquieren en estado salvaje.

Para la mayoría de los entusiastas de acuarios, el sistema de filtración de Eli es probablemente aún más impresionante que el propio tanque. Ubicado a 6 metros directamente debajo del depósito, cuenta con cuatro bombas de 25.000 litros / hora para devolver el agua desde el sumidero de nuevo al acuario, luego de haber sido filtrada. Un sistema de control de frecuencia de construcción propia conectado a las bombas, controla la velocidad de las dos bombas de retorno para crear ondas en el tanque. Y eso es sólo la punta del iceberg.

Para asegurar que los arrecifes y peces viven en perfectas condiciones, todas las semanas Eli Fruchter conduce un carro de golf especialmente equipado desde su casa, a la vecina orilla del Mediterráneo, y lo llena con 1.000 litros de agua de mar fresca para su acuario.

“Los corales sobre todo deben tener el agua completamente limpia, y eso es muy difícil de conseguir en un sistema cerrado”, dice. “La mayoría de los acuarios públicos se encuentran cerca de la costa, y sólo tienen que bombear agua limpia. Requieren mucho mantenimiento. Un acuario de arrecife de este tamaño, por lo general se encuentra en lugares en los que tienen personal a tiempo completo.”

“No hay demasiados locos en el mundo que vayan a hacer algo como esto”, añade Fruchter. “Realmente es necesario que te guste mucho.” Sí, eso es un factor, pero el dinero es otro tema importante. Y en caso de que se estén preguntando cómo un hombre puede permitirse el lujo de construir y mantener un proyecto tan increíble, deben saber que Eli fue el CEO de una empresa muy exitosa, que fue recientemente adquirida por más de USD 800 millones. Así que sí, creemos que se lo puede permitir.

Eli Fruchter ha estado trabajando en su acuario gigante desde 2012, y aún considera que es un trabajo en progreso. Estima que tardará unos cuantos años más para desarrollar el ecosistema por completo, sobre todo porque los arrecifes de coral necesitan mucho tiempo para florecer. Pero mientras tanto, él es feliz simplemente con sentarse y disfrutar de la vista, y con la sesión de submarinismo de salón ocasional.

Loading...