Inicio Cosas que pasan Controversia entre científicos y autoridades sobre el recuento de la población de...

Controversia entre científicos y autoridades sobre el recuento de la población de orangutanes en Borneo

Un reciente informe del Gobierno de Indonesia afirma que estamos ante un aumento de las poblaciones de orangutanes que supondría más del 10% entre los años 2015 y 2017. Unos datos que, si se confirmaran, demostrarían la eficacia de las medidas adoptadas por las autoridades indonesias para la protección y conservación de estos grandes simios.

Los expertos, sin embargo, no están para nada de acuerdo con estas cifras tan optimistas. Este mismo lunes, el desacuerdo de la comunidad científica ha quedado patente en una carta publicada en la revista Current Biology , en la que cinco expertos han criticado el método de recuento utilizado por el Gobierno indonesio y las conclusiones obtenidas.

Según recalcan los firmantes de esta carta, el estudio más reciente del que disponemos – publicado a principios de este mismo año – sugiere que entre 1999 y 2015 Borneo perdió más de 100,000 orangutanes. Además, la mayoría de los datos científicos obtenidos hasta la fecha indican que la supervivencia de las especies de orangutanes sigue estando seriamente amenazada por la deforestación y la matanza.

“Las tres especies de orangután clasificados como en “Peligro Crítico” siguen estando en fuerte declive. Su número no está aumentando como indica el informe del gobierno indonesio”, explica Erik Meijaard, primer autor de la carta e investigador adscrito a la ‘Borneo Futures’ y a la ‘Comisión de Supervivencia de Especies’ de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza, por sus siglas en inglés).

Informe oficial

El polémico informe del gobierno indonesio se centró en nueve sitios de monitoreo, incluidos los parques nacionales. En los datos obtenidos se indica que la población de orangutanes se duplicó en un año, pasando de 1.153 orangutanes en 2015 a 2.451 individuos en 2016.

En la recién publicada carta, los expertos escriben, “es biológicamente imposible que una población de orangutanes duplique su tamaño en un año”. En este sentido, los investigadores recuerdan que algunos de los sitios de muestreo utilizados en el recuento se utilizan para la introducción y reubicación de orangutanes así que, por lo tanto, cualquier aumento en esas áreas fue precedido inevitablemente por una reducción en otros lugares.

Las parcelas de muestreo consideradas en el informe del gobierno representan menos del 5 por ciento del rango de extensión del orangután de Bornean y Sumatra. De esta manera, los investigadores critican que tan solo se tengan en cuenta aquellas zonas ya de por sí protegidas. Además, dada la selección de terreno analizada, en el informe del gobierno se acabarían por omitir el recuento de especies como el orangután de Tapanuli. 

Como resultado, los expertos consideran que “es científicamente injustificado extrapolar las tendencias de la población de estos sitios de muestreo al rango total de las tres especies”.

Controversia entre científicos y autoridades

Actualmente, el gobierno de Indonesia está en proceso de desarrollar un nuevo plan de acción de 10 años para la conservación del orangután. Y es en este punto donde los investigadores señalan la importancia de partir de las previsiones correctas en cuanto al recuento de la población de estos animales. 

“Si el gobierno piensa que los orangutanes están aumentando, se fomentarán estrategias completamente diferentes en comparación con las que se requieren para tratar con poblaciones que disminuyen rápidamente”, explica Meijaard. “Es importante que el gobierno se dé cuenta de que las poblaciones continúan en declive. Por lo tanto, se necesita un nuevo enfoque para la conservación del orangután”.

Para comprender por qué las poblaciones de Borneo siguen disminuyendo, los investigadores han solicitado aportes de gobiernos, corporaciones y otras partes interesadas para determinar qué estrategias se han implementado de manera efectiva. En este sentido, los expertos consideran que un enfoque “con visión de futuro” para la conservación de orangutanes requerirá un mayor colaboración entre todas las partes implicadas en la protección de esta especie.