Inicio Cosas que pasan ¿Desarrollarán los futuros colonizadores de la Luna y Marte nuevos acentos?

¿Desarrollarán los futuros colonizadores de la Luna y Marte nuevos acentos?

En la próxima década, a medida que los humanos comienzan a expandirse por el sistema solar, podrían surgir nuevos acentos en colonias aisladas. Pero, ¿por qué sucede esto y cómo sonarán estos nuevos acentos?

Crédito: MysteryPlanet.com.ar.

El objetivo último de la exploración espacial —aparte de encontrar extraterrestres— es establecer colonias humanas en otros mundos para aprender más sobre nuestro vecindario cósmico y buscar nuevos recursos que puedan ayudarnos a prosperar en la Tierra.

Las primeras colonias humanas en el espacio probablemente se establecerán en la Luna y podrían surgir antes que alcancemos mitad de este siglo. Pero el objetivo a largo plazo es establecer una colonia en Marte, lo cual será más realista una vez que hayamos establecido una presencia permanente en la Luna.

La idea de grupos humanos viviendo lejos de nuestro mundo natal plantea una serie de cuestiones para que los expertos resuelvan, tales como: cultivar alimentos, acceder al agua y adaptación a vivir con menos gravedad.

Sin embargo, una pregunta ha sido pasada por alto durante mucho tiempo: ¿Cómo podrían sonar los futuros colonizadores espaciales? O, más específicamente, ¿qué tipo de acentos podrían desarrollar?

Acento selenita y marciano

Los acentos humanos son un tema fascinante de investigación en sí mismos. Cada persona tiene al menos algún tipo de acento —independientemente de si lo notan— y todos estos acentos se pueden rastrear a momentos específicos, lugares, idiomas o grupos de personas aquí en la Tierra. Pero con el surgimiento de colonias espaciales en el horizonte, la forma en que los futuros colonos interplanetarios pronunciarán sus palabras es un territorio inexplorado.

«Los nuevos acentos surgen por imitación», explicó Jonathan Harrington, director del Instituto de Fonética y Procesamiento del Habla de la Universidad Ludwig-Maximilians de Múnich en Alemania. «Recordamos los sonidos y palabras de una conversación, y estos pueden tener una pequeña influencia en la forma en que hablamos en el futuro».

¿Cuál será la primer agencia espacial en plantar una base lunar?

Estos cambios son subconscientes y ocurren solo cuando interactuamos con personas que tienen acentos diferentes a los nuestros durante largos períodos, según Harrington. Esto explica por qué las personas que han vivido en un país o región nueva durante mucho tiempo desarrollan cambios sutiles en sus acentos sin darse cuenta.

«Pero cuando las personas con diferentes acentos quedan aisladas del resto del mundo, todo el grupo comenzará a imitarse mutuamente, creando una nueva mezcla de los acentos disponibles», añadió el experto. «Esto puede comenzar a suceder muy rápidamente, especialmente en grupos pequeños».

En 2019, Harrington lideró un estudio que analizó los cambios fonéticos de 11 investigadores que pasaron un invierno aislados en un laboratorio en la Antártida. A lo largo del experimento, los investigadores notaron que cada individuo mostraba cambios fonéticos y que el grupo empezó colectivamente a pronunciar sonidos específicos de manera diferente, dando lugar a los primeros pasos de un nuevo acento.

«Exactamente lo mismo debería suceder en cualquier entorno en el que las personas estén aisladas juntas durante un período prolongado, ya sea en la Antártida o en el espacio», señaló Harrington. «De hecho, el cambio de acento debería ser aún mayor en el espacio porque el contacto con la comunidad de origen es aún más difícil».

El objetivo de Estados Unidos es establecer una colonia en Marte para la década del 2030.

En Marte o la Luna, los colonizadores podrían comenzar a desarrollar cambios subconscientes pero audibles en sus acentos en unos pocos meses, especialmente en Marte, donde la conversación con personas en la Tierra es aún más desafiante debido al retraso de aproximadamente 20 minutos que lleva que los mensajes viajen entre los dos planetas.

Sin embargo, para que surjan acentos únicos y duraderos, se necesita que la colonia sea lo suficientemente grande como para que los colonizadores se reproduzcan y el acento se transmita a las generaciones futuras.

Si nuevos miembros se unieran en las primeras etapas de la colonización, podrían cambiar la trayectoria del acento del grupo. No obstante, una vez que un acento estuviera completamente establecido, es probable que los nuevos colonizadores tengan un impacto menor en cómo evoluciona ese acento y cambiarían lentamente sus acentos para que coincidan con el del resto de la colonia.

Predicciones

«Cualquier nuevo acento que se desarrolle en colonias espaciales probablemente estará moldeado por el acento más abundante dentro del grupo», dijo Harrington. «Un buen ejemplo de esto es el acento australiano, que tiene muchas similitudes con el acento Cockney de Londres porque la mayoría de los colonizadores originales tenían ese acento».

«Los diversos factores ambientales de la Luna y Marte probablemente no afectarían de manera importante a ninguno de los acentos», concluyó.

Sin conocer los acentos de los astronautas que formarán las futuras colonias marcianas y lunares, es difícil predecir cómo podrían sonar estos acentos. Pero tan pronto como se seleccionen los colonos, podría ser posible prever cómo evolucionarán los acentos.

Durante el estudio de 2019 en la Antártida, el equipo utilizó un programa de aprendizaje computarizado para predecir cómo podrían cambiar los acentos de los participantes durante el estudio. Para su sorpresa, encontraron que los cambios vocales que observaron coincidían muy bien con lo que el programa predijo.

Fuente: Live Science. Edición: MP.