Inicio Cosas que pasan Descubren «materiales extraterrestres no contaminados» en muestra de un antiguo asteroide

Descubren «materiales extraterrestres no contaminados» en muestra de un antiguo asteroide

Las muestras del asteroide potencialmente peligroso Ryugu contienen características nunca antes vistas.

Una de las muestras del asteroide Ryugu. Crédito: JAXA.

Los pequeños fragmentos fueron recogidos de la superficie de Ryugu por la misión Hayabusa 2 durante dos maniobras en 2019 que involucraron disparar proyectiles a la roca espacial. La sonda capturó alrededor de cinco gramos de partículas que se desprendieron tanto de la superficie como del subsuelo del asteroide y las devolvió a la Tierra en 2020.

Ahora, según un nuevo estudio dirigido por Motoo Ito, cosmoquímico de la Agencia de Tecnología de Ciencias Marinas y Terrestres de Japón, las «muestras preciosas» se encuentran «sin duda entre los materiales del sistema solar menos contaminados disponibles para el estudio de laboratorio» y «proporcionan el mejor indicador que tenemos para el composición general del sistema solar».

Ito es el líder del equipo de curación de Phase2 Kochi, un grupo encargado de analizar las muestras con técnicas sofisticadas mientras limita la exposición a sustancias terrestres que podrían contaminar las partículas de otro mundo. Y todas estas precauciones han valido la pena, ya que el nuevo estudio encontró detalles increíbles en las partículas, incluidas características que nunca se habían visto en ninguna otra muestra de asteroide.

El asteroide Ryugu fotografiado a una distancia de 40 km.

Hayabusa 2 es la segunda misión en la historia que devuelve muestras de un asteroide a la Tierra, después de la misión Hayabusa original de Japón —que trajo granos del asteroide Itokawa en 2010—. La nave espacial OSIRIS-REx de la NASA está en camino de ser la tercera misión en entregar estos valiosos granos extraterrestres —actualmente está regresando del asteroide Bennu, otra roca potencialmente peligrosa, con al menos 60 gramos de muestras de superficie—.

Discrepancia desconcertante

Antes de estas misiones de retorno de muestras, nuestra única fuente tangible de fragmentos de asteroides eran meteoritos que caían a la Tierra por casualidad. Si bien las rocas espaciales que caen han llenado lagunas cruciales en nuestro conocimiento de los asteroides, la atmósfera de la Tierra las erosiona y la superficie las contamina. Además, el registro de meteoritos está sesgado hacia rocas fuertes que pueden sobrevivir el viaje al suelo en primer lugar.

Las muestras devueltas directamente desde los asteroides, por el contrario, ofrecen una mirada sin filtrar a estas reliquias, muchas de las cuales se han mantenido prácticamente sin cambios desde el nacimiento del sistema solar hace 4.500 millones de años. Las partículas de Ryugu, como las muestras menos contaminadas devueltas hasta el momento, están llenas de extrañas sorpresas y nuevos conocimientos.

La cámara de navegación óptica T de Hayabusa 2 capturó esta imagen de Ryugu desde una altitud de aproximadamente 64 m. El 21 de septiembre de 2018, tomó la foto alrededor de las 13:04 JST. Esta es la fotografía de mayor resolución obtenida de la superficie de Ryugu. Crédito: JAXA.

Por ejemplo, Ito y sus colegas notaron una discrepancia «desconcertante» entre las observaciones de Ryugu desde la órbita, que sugirieron que el asteroide pertenecía a una clase de rocas deshidratadas llamadas condritas CY, y las muestras reales, que sugieren fuertemente que la roca contiene agua y es similar a un grupo químicamente prístino llamado CI-condrita.

«Esta discrepancia entre la observación espectral a bordo y el análisis de materiales reales podría deberse al clima espacial», dijo Ito. «Como sabrán, la observación espectral puede detectar solo unas pocas capas del asteroide, por lo que puede presentar alguna complicación en términos de comprensión de sus datos».

Principales componentes minerales y composiciones isotópicas de oxígeno a granel de las partículas Ryugu. Crédito: Ito et al.

«Diría que los analistas de datos de observación espectral a bordo y científicos de meteorización espacial —que utilizan una técnica llamada microscopía electrónica de transmisión— podrían ayudar a resolver esta discrepancia», continuó. «Ryugu es un buen escaparate para hacer esto, y luego otras muestras de asteroides de Bennu por OSIRIS-REx de la NASA proporcionarían una mejor comprensión de este problema».

Cuna para la vida

Las muestras futuras también pueden arrojar luz sobre una clase específica de moléculas orgánicas ricas en carbono dentro de las partículas de Ryugu que no se han encontrado en ningún otro estudio de meteoritos hasta ahora. Las moléculas están encerradas en curiosos minerales submilimétricos llamados «filosilicatos» que también pueden haber sido influenciados por interacciones con el agua.

Muchos científicos creen que la Tierra primitiva fue bombardeada por asteroides que la enriquecieron con agua y varias moléculas orgánicas, que son ingredientes clave para la vida. Como resultado, las partículas prístinas de Ryugu pueden abrir nuevas ventanas hacia el origen de las condiciones habitables en nuestro planeta.

Imágenes de sección delgada de Ryugu C0068. Crédito: Ito et al.

«Yo diría que el filosilicato de grano grueso que contiene compuestos orgánicos y agua (OH) en asteroides primitivos puede haber actuado como “cuna” para moléculas orgánicas y agua y luego como un mecanismo potencial para el suministro combinado de agua y compuestos orgánicos a la Tierra primitiva», explicó Ito.

Por esta razón, los científicos japoneses planean continuar examinando los orgánicos hasta el próximo año, con la ayuda de colegas internacionales de la Open University y la empresa IonToF. Estos esfuerzos, junto con futuras misiones de retorno de muestras a otros cometas y asteroides, pueden revelar los secretos del sistema solar primitivo y explicar cómo la Tierra llegó a ser tan abundante en materia de vida.

«Los hallazgos de este estudio demuestran claramente la importancia del muestreo directo de asteroides primitivos y la necesidad de transportar las muestras devueltas en condiciones totalmente inertes y estériles», concluyó el equipo en el estudio.

Fuente: Vice. Edición: MP.

Publicidad