Descubren un nuevo género de gorgojo en las vainas de una planta leguminosa

Los gorgojos, unos coleópteros que se alimentan de vegetales, pueden arruinar un bosque, una cosecha o el grano almacenado, pero también han sido útiles para el control de plagas de plantas como el jacinto de agua. Un investigador español ha descubierto en la provincia china de Sichuan, un enclave especialmente rico en biodiversidad, una nueva especie, Evemphyron sinense, que representa también un nuevo género.

Imagen de Evemphyron sinense, el gorgojo recién descubierto. / Miguel Ángel Alonso Zarazaga

El investigador del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) Miguel Ángel Alonso Zarazaga, en colaboración con investigadores del Instituto de Zoología de China, ha descubierto una nueva especie de gorgojo que representa un nuevo género dentro de la familia Attelabidae. Evemphyron sinense es el nombre con el que han bautizado a la nueva especie que han encontrado en las vainas que albergan las semillas de la leguminosa Callerya dielsiana.

“Es la primera vez que descubrimos las larvas de gorgojos de la tribu Deporaini dentro de las vainas de las plantas. Hasta ahora solo se conocían especies que cortaban los ramillos o enrollaban las hojas para hacer el nido”, comenta Miguel Ángel Alonso Zarazaga.

“Las hembras agujerean con el rostro el fruto inmaduro para introducir un huevo en el agujero, donde las larvas se desarrollan alimentándose de las semillas del fruto en maduración”, explica

Una vez que es adulto, Evemphyron sinense es bastante grande para tratarse de un gorgojo, mide entre 6,7 y 7,4 mm, más del doble de la media. Está cubierto de una pilosidad vellosa amarillenta con una mancha en ‘V’ invertida más oscura en el extremo de los élitros (alas duras que tienen los coleópteros en su superficie).

Difiere del resto de los géneros de la tribu Deporaini en que los palpos labiales (una de las proyecciones laterales que tienen en la boca) están formados por tres partes o artejos en lugar de dos y en las procoxas de los machos (uniones de las patas anteriores con el tórax) tienen un mechón de pelo especial. 

“Ambos caracteres nos hacen sospechar que se pueda tratar del género más primitivo de la tribu”, aclara Zarazaga. “Parece que las hembras agujerean con el rostro el fruto inmaduro para posteriormente introducir un huevo en el agujero, donde las larvas se desarrollan alimentándose de las semillas del fruto en maduración”, continúa el investigador.

Los gorgojos pertenecen a la superfamilia de coleópteros más diversa, la de los curculionoides. Existen más de 60.000 especies repartidas en ocho familias y un número muy elevado de subfamilias, por lo que sus relaciones de parentesco o filogenia son complejas de establecer. Los gorgojos pueden arruinar un bosque, una cosecha o el grano almacenado, pero también han sido útiles para el control de plagas de plantas como el jacinto de agua, Eichhornia crassipes, cuyos efectos negativos se combaten con las especies de gorgojo Neochetina bruchi y N. eichhorniae. Los daños causados por las diversas especies de gorgojos en el mundo se evalúan en miles de millones de euros al año.

Referencia bibliográfica:

Xiangyang Lv, Miguel Á. Alonso-Zarazaga, Zhishu Xiao, Zhiliang Wang, Runzhi Zhang (2016) “Evemphyron sinense, a new genus and species infesting legume seedpods in China (Coleoptera: Attelabidae: Rhynchitinae)”. ZooKeys 600: 89-101. DOI: 10.3897/zookeys.600.6

Loading...