Detectan un planeta monstruoso que no debería existir

Un equipo internacional de astrónomos, encabezado por la Universidad de Warwick, ha descubierto un planeta gigante, bautizado NGTS-1b, que en comparación con el tamaño de su estrella compañera es el planeta más grande que se ha descubierto en el universo.

El planeta tiene un 25 % del radio de su estrella anfitriona. En comparación, Júpiter tiene solo el 10 % del de nuestro sol.

El planeta tiene un 25 % del radio de su estrella anfitriona. En comparación, Júpiter tiene solo el 10 % del de nuestro sol.

La existencia de este «monstruo» pone en entredicho las teorías sobre la formación de planetas según las cuales un planeta de semejante tamaño no pudo haberse formado por una estrella tan pequeña —con la mitad de radio y masa que nuestro Sol—, según acaba de anunciar la Universidad de Warwick.

El planeta gigante NGTS-1b es el primer exoplaneta (que se encuentra fuera del Sistema Solar) que ha sido descubierto por la Next-Generation Transit Survey (NGTS), una instalación que está ubicada en el Observatorio Paranal, en el desierto de Atacama de Chile.

NGTS-1b es un planeta gaseoso, con una temperatura infernal de unos 530°C porque orbita muy cerca de su estrella, a un 3 % de la distancia entre la Tierra y el Sol, y la rodea cada 2,6 días, lo que significa que un año en NGTS-1b dura dos días y medio.

El planeta orbita muy cerca de su estrella.

El planeta orbita muy cerca de su estrella.

«NGTS 1-b ha sido difícil de descubrir, a pesar de ser un monstruo de planeta, porque su estrella es pequeña y débil. De hecho, las estrellas pequeñas son las más comunes del universo, así que es posible que haya más planetas gigantes de estos esperando a ser descubiertos», comenta Peter Wheatley, de la Universidad de Warwick.

El estudio sobre el planeta gigante, que se encuentra a 600 años luz de la Tierra, será publicado en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Loading...