Inicio Cosas que pasan Disección digital del faraón más grande de Egipto revela características sorprendentes

Disección digital del faraón más grande de Egipto revela características sorprendentes

Dar vida al rostro de Ramsés II en su vejez y en su juventud le recuerda al mundo su estatus legendario

Ramsés II, a menudo reverenciado como el «el Grande» en la historia de Egipto, es un hombre de muchas caras. En estatuas y dibujos de hace más de 3.000 años, el soberano sagrado es representado como un hombre apuesto y piadoso con rostro redondeado, nariz prominente y pómulos altos.

Su momia, descubierta en 1881, contiene menos detalles subjetivos. Su estructura ha sido utilizada para recrear el rostro del faraón varias veces por científicos, historiadores y artistas a lo largo de los años.

Ahora, investigadores de la Universidad John Moores Liverpool, en el Reino Unido, han unido fuerzas con la experta en momias egipcias y profesora de radiología Sahar Saleem de la Universidad de El Cairo para «desenvolver digitalmente» los restos del faraón y visualizar su rostro con mayor detalle que nunca.

El trabajo fue meticulosamente hecho. Las tomografías computarizadas y las fotografías de la momia, que ahora se encuentra en el Museo Nacional de la Civilización Egipcia en El Cairo, se combinaron con datos históricos para construir la cara del faraón desde los huesos.

Caroline Wilkinson, antropóloga forense y líder del equipo Face Lab en John Moores Liverpool, dice que las características más prominentes de la cara de la momia son su mandíbula fuerte y su hueso nasal ancho, que se encuentra «entre los ojos, muy alto y muy pronunciado».

Una vez que se determinó la estructura facial general, la información se conectó al mismo software que se usa en las reconstrucciones criminales. Sobre la base de los huesos subyacentes y las mediciones del grosor de los músculos faciales de las poblaciones egipcias, los investigadores reconstruyeron los músculos y ligamentos suprayacentes.

«Cuanto más fuerte es un músculo donde está anclado, más marcas visibles dejarán sus uniones en la superficie del cráneo», explicó Wilkinson.

El resultado es un hombre mayor de cara alargada, nariz ancha y aguileña, ojos muy juntos, cejas grises pobladas y una boca ancha con un labio superior delgado como se puede ver a continuación.

Una reconstrucción del rostro de Ramsés II en la vejez. Crédito: The Face Lab en la Universidad John Moores de Liverpool.

Las capas finales añadidas a la reconstrucción fueron la piel y el cabello del faraón.

El tono de piel se eligió en función de lo que se cree que era común en Egipto en ese momento. Mientras tanto, el color del cabello se basó en la evidencia, incluidos los estudios microscópicos de los mechones de Ramsés II y otras momias rubias, que sugieren que una vez lució una cabeza llena de cabello rojo.

En el antiguo Egipto, el cabello rojo se percibía como un rasgo divino, temido y respetado, y el propio Ramsés II a menudo se representaba como una deidad en los dibujos. No está claro si el cabello rojo de Ramsés II le dio una ventaja como líder, o si el cabello rojo se convirtió en un signo de liderazgo en parte debido a su éxito.

Si bien nunca podremos estar seguros de cómo se veía este venerado gobernante, Wilkinson señaló que su equipo probó sus métodos de reconstrucción facial usando tomografías computarizadas de donantes vivos y encontró que el 70 por ciento de los detalles se encontraban a milímetros de la estructura facial real de la persona.

Una imagen sagital 2D-CT de la cabeza de Ramsés II muestra su prominente hueso nasal alto, así como un pequeño hueso de animal y semillas de pimienta negra colocadas por los embalsamadores dentro de la cavidad nasal para preservar la forma de la nariz. Imagen cortesía de la Dra. Sahar Saleem.

Se cree que Ramsés II murió a la edad de 92 años, después de un reinado de 66 años desde 1279 hasta 1213 a.C., lo que significa que su momia está congelada en la vejez.

Sin embargo, Wilkinson, Saleem y su equipo han utilizado técnicas de regresión de edad tridimensional para reconstruir una versión más joven: un Ramsés II de mediana edad en la cima de su reinado. Como puede apreciarse en la imagen a continuación, no ha cambiado mucho con respecto a la versión anterior, aparte de sus arrugas, que se han alisado, su papada, que está algo levantada, y su cabello, que es mucho más abundante.

Una reconstrucción del rostro de Ramsés II en la mediana edad. Crédito: The Face Lab en la Universidad John Moores de Liverpool.

«Dar vida al rostro de Ramsés en su vejez y en su juventud le recuerda al mundo su estatus legendario», dijo Saleem a la revista de radiología en línea Aunt Minnie Europe.

El equipo ahora también está trabajando en una reconstrucción del rostro del rey Tutankamón usando técnicas similares. Sigue otra investigación de Saleem para estudiar el rostro del rey Amenhotep I (1525-1504 a.C.), investigación que se publicó en Frontiers in Medicine.

Dra. Sahar Saleem con bustos del rey Tutankamón. El busto facial artístico de la derecha fue esculpido en el cráneo CT impreso en 3D de su momia, lo que revela cómo se habría visto Tut cuando estaba vivo.

Fuente: Liverpool John Moores/LSci. Edición: MP.

Publicidad