El denunciante dice que la trama estaba “integrada en el PP” y que Correa era amigo de Aznar

Actualizado 13/12/2016 12:20:15 CET

MADRID, 13 Dic. (EUROPA PRESS) –

El exconcejal del Ayuntamiento de Majadahonda (Madrid) y denunciante de la trama Gürtel, José Luis Peñas, ha asegurado este martes ante el tribunal que le juzga por la primera época de actividades de la red, que ésta se enriqueció gracias a que estaba “integrada en el PP”. Su cabecilla, Francisco Correa, “era amigo” del entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, ha agregado.

Según ha explicado a la fiscal Concepción Nicolás, Correa y sus empresas sacaban el mayor beneficio económico a sus funciones como intermediarios en la compra-venta de suelo público. “De ahí vienen realmente los cuarenta y tantos millones de Suiza”, ha destacado.

Ha puesto de manifiesto que este enriquecimiento les resultaba sencillo dada su estrecha relación con el PP –“el partido que maneja las instituciones”, ha dicho–. “Siempre salían ganando, tenían los tentáculos necesarios para ello”, ha añadido.

Peñas ha subrayado que “todo el mundo sabía quién era” Correa, pues era “archiconocido” ya que organizaba los mitines del PP y “estaba a la derecha del presidente”, en referencia a Aznar. En este sentido, ha insistido en que él nunca ha sido trabajador del entramado societario de Correa ni se ha reunido con él para “desarrollar ninguna organización de ningún tipo”.

No obstante, ha apostillado que entre 2001 y 2005, sólo coincidió con el presunto ‘cabecilla’ de la red en “cuatro ocasiones” y una de ellas, ha asegurado, fue en la boda del exconcejal, a la cual invitó por recomendación ya que la exmujer del empresario Carmen Rodríguez Quijano era su compañera en el Ayuntamiento de Majadahonda. Por ello, le regaló un viaje durante una semana, ha apuntado.

SUS INICIOS EN EL PP

El denunciante de la trama Gürtel ha relatado que conoció al exalcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, cuando éste era secretario de Organización del PP de Madrid y el presidente de los ‘populares’ madrileño era Pío García-Escudero, actual presidente del Senado.

“Era una persona con mucho poder en el partido”, ha añadido en relación a Ortega, ya que su cargo le permitía “llevar a ministros” a pueblos, ha explicado. Peñas ha relatado que Ortega le pidió que le “echase una mano” cuando estaba estudiando un máster y ha constatado que, a partir de ese momento, empezó sus labores con el PP como concejal de Parla (Madrid).

Fue unos años después cuando el ex primer edil de Majadahonda le manifestó su interés para que le asesorara, ha dicho, y fue cuando empezó a “trabajar directamente” con Ortega para elaborar un vídeo sobre la localidad madrileña para la que el ‘popular’ se estaba postulando como alcalde.

“Yo lo que hacía era trasladarle las percepciones del ciudadano y luego él tomaba decisiones. Era para que tuviese otro punto de vista”, ha explicado sobre las funciones que desempeñaba como asesor en el Ayuntamiento.

Sobre su relación con la ex mujer de Correa, entonces responsable del gabinete de comunicación del consistorio, ha afirmado que trabajaron conjuntamente para desarrollar un “proyecto único”: que en las elecciones municipales de 2003, Ortega “sacase los mejores resultados” y consiguiese la alcaldía.

“UNA RED QUE VA MÁS ALLÁ DE UNA RED DE AMIGOS”

Por otro lado, la fiscal Concepción Nicolás le ha preguntado sobre su motivación para denunciar la trama organizada por Correa. El acusado ha explicado que tras ver irregularidades en un plan de urbanismo de Majadahonda y entender que se encontraba “en una red que va más allá de una red de amigos”, tomó la decisión de grabar al empresario y a otros implicados en esta causa.

“Estar con gente con la que no quieres estar, que está en las antípodas de lo que tú piensas, no es fácil”, ha destacado. Así, ha explicado que consiguió hasta dos aparatos para realizar las capturas de audio.

“Hay gente que ha escrito que yo era del CNI, nada menos, lo hice lo mejor posible”, ha ironizado. Además, Peñas ha enfatizado que el también exconcejal de Majadahonda Juan José Moreno le ayudó a hacer estas grabaciones y “posibilitó” llegar hasta el final, por lo que considera que ha colaborado de una manera “idéntica” a él, aunque finalmente no firmase la denuncia.

Aún así, ha reconocido que, además de las 80 horas de grabaciones que entregó a la Policía y que dieron el inicio a la investigación de esta causa, eliminó algunas de ellas porque llegó a la conclusión de que no se debían aportar audios que recogían temas íntimos, el “aspecto negro de algunas personas” o por que, a su juicio, no aportaban nada “del tema político, ni empresarial”.

Sobre el coche de Correa, un Mini Cooper que ya ha salido a colación en varias ocasiones durante la celebración de este juicio y con el que el empresario se acerca hasta la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, Peñas ha explicado que accedió a ponerlo a su nombre una vez que ya estaba haciendo las grabaciones.

Su intención, ha dicho, era demostrar cómo “funcionaba” Correa para no tener nada a su nombre, ya sean “casas, propiedades o empresas en paraísos fiscales”. Es más, ha afirmado que aún continúa a su nombre y que hasta el momento le han llegado 125 multas de tráfico.

UN TRAGO MALÍSIMO”

Por último, Peñas ha recordado cómo se produjo su imputación en abril de 2009 y ha destacado que pasó “un trago malísimo” ya que acudió al Tribunal Superior de Justicia de Madrid a declarar de forma voluntaria cuando se encontró con que se le acusaba.

Ha destacado que fue para él una sorpresa y que no se le leyeron sus derechos hasta el término de su comparecencia que se prolongó durante cinco horas.

Loading...