El MNAC cuestiona las condiciones de la sala capitular de Sijena para acoger las pinturas

Si hasta ahora todos los esfuerzos del Museo Nacional de Arte de Cataluña (MNAC) para frenar la devolución de los frescos de Sijena se habían centrado en señalar el riesgo del traslado y en discutir lo innecesario de llevarlo a cabo cuando se trata de una sentencia provisional que podría ser revocada, el museo ha abierto un nuevo frente hoy al cuestionar que la sala capitular del Monasterio de Sijena, donde deberían reubicarse las pinturas, cumpla los requisitos necesarios para la conservación de las mismas.

Así, en su respuesta al juez al auto de ejecución provisional de la sentencia, el museo barcelonés no sólo insiste en que «todos los informes científicos aportados por el museo senalan la imposibilidad de un traslado provisional sin dañar las pinturas», sino que denuncia que la documentación por el Gobierno de Aragóncarece de «datos técnicos que permitan evaluar elementos fundamentales para la conservación de las pinturas».

De este modo, el MNAC señala que «no existe un diagnóstico preliminar ni se informa sobre estudios climaticos previos necesarios para determinar un proyecto de intervención y una propuesta de instalaciones capaces de contrarrestar los problemas endémicos de humedad que sufre el edificio». Tampoco, según el museo, se ha estudiado el estado de las piedras y la presencia de microorganismos y no quedan claras las soluciones adoptadas para las aperturas de luz natural, muy perjudicial para la conservación de las pinturas.

Por otro lado, desde el MNAC se subraya que la información aportada por el Gobierno de Aragón confirma la presencia en los muros perimetrales y los arcos de elementos de cemento armado, material incompatible con estructuras y materiales históricos ya que crea una barrera para la circulación de la humedad.

Con todo, el MNAC reitera al juez que es imposibles trasladar las pinturas de manera provisional «sin dañarlas» y manifiesta la necesidad de conocer a fondo la situación de la sala capitular del monasterio. En este sentido, solicita que se haga un requerimiento al Gobierno de Aragón y la comunidad religiosa para que se autorice la entrada de especialistas y que la doctora Simona Sajeva, responsable del último informe sobre la conservación de las obras, pueda realizar sus estudios en la sala capitular.

Loading...