Inicio Cosas que pasan El secreto del Arca de Noé está siendo investigado en Estambul

El secreto del Arca de Noé está siendo investigado en Estambul

Un equipo de la Universidad Técnica de Estambul (ITU) y la Universidad Ibrahim Chechen (AICU) ha comenzado a trabajar en el Monte Ararat, en el oriente de Turquía; lugar que se dice alberga los restos de la bíblica Arca de Noé.

Una gran cantidad de muestras de suelo y fragmentos de rocas tomadas del campo por el equipo, incluidos expertos en geofísica, química y geoarqueología, se enviaron a los laboratorios de ITU para su análisis.

«Los exámenes de laboratorio de los expertos probablemente concluirán después de uno y medio o dos meses. Con base en estos resultados, determinaremos una hoja de ruta», dijo el profesor Faruk Kaya, vicerrector de AICU, quien ha estado trabajando en el tema desde 2003.

El ingeniero topógrafo İlhan Durupınar, que voló a la región en un intento por dibujar el mapa de Anatolia Oriental el 11 de septiembre de 1959, en el terreno entre las aldeas de Telçeker y Üzengili del distrito de Doğubayazıt, descubrió las ruinas, que se han convertido en un centro de atracción para turistas tanto nacionales como extranjeros.

Casi 30 muestras de rocas y suelo recolectadas del área de estudio, que se llevó a cabo con permisos especiales bajo la coordinación de la Oficina del Gobernador, fueron traídas del Ararat a Estambul para ser investigadas.

«La región tiene un potencial muy intenso para el turismo religioso, ya que la mayoría de las fuentes llaman la atención sobre el monte Ararat y sus alrededores», dijo Kaya.

Turismo de fe

Kaya señaló que un grupo de investigadores de Hong Kong escaló el monte en 2018 y «dijeron que habían encontrado una cueva y tablas que afirmaban que pertenecían al Arca de Noé». Aunque los hallazgos son controvertidos, construyeron el Museo del Arca de Noé en Hong Kong y recibió a más de 7 millones de visitantes, lo que tal vez explique estos recientes esfuerzos por dar cierta validez al relato del Génesis y fomentar el «turismo de fe».

«Sabemos que los europeos también muestran un gran interés en el Arca de Noé», agregó.

Monte Ararat visto desde Iğdır, Turquía. Crédito: Henri Nissen.

Los europeos comenzaron los primeros estudios en el área en 1829, cuando el profesor alemán Johann Jacob Friedrich Wilhelm Parrot escaló el monte en busca de los restos del Arca de Noé. En su libro, asegura que visitó el monasterio de San Jacobo en el pueblo de Ahora, situado en el mismo Ararat, y que los monjes habían obtenido la madera necesaria para la construcción del monasterio de los restos de la mismísima embarcación bíblica. Once años después, en 1840, el monasterio y todos sus monjes desaparecieron tras la última erupción del Ararat.

«Nuestro objetivo, como universidad, es revelar este potencial, convertir este lugar en un centro de turismo religioso y reactivar la economía del Ararat y nuestro país», dijo Kara.

Dependiendo de los resultados, la investigación continuará en las ruinas de los pueblos del monte, Telçeker y Üzengili, con nuevas reuniones entre las dos universidades en la primavera, agregó.

El mito

La historia de las grandes inundaciones y el Arca de Noé se ha mencionado en todas las religiones abrahámicas del judaísmo, el cristianismo y el Islam.

En el Corán, se menciona que Allah informó a Noé sobre una inundación inminente que engulliría toda la Tierra y lo salvaría a él y a todos los que estaban con él en su arca. Noé luego procedió a construir su vasija en la que se quedó con miembros de su familia junto con parejas de todos los animales y aves.

El equipo de investigación, formado a través de la cooperación de la Universidad Ibrahim Chechen y la Universidad Técnica de Estambul, comienza a trabajar en el área donde se cree que se encuentran los restos del Arca de Noé. Crédito: IHA.

Algunos investigadores creen que un evento de inundación en el Medio Oriente podría haber inspirado las narraciones orales y escritas posteriores, con una inundación del golfo Pérsico o un Diluvio del mar Negro hace 7500 años proponiéndose como un candidato histórico.

Cabe destacar también que otras culturas alrededor del mundo tienen su propia versión del Diluvio, desde el lejano Oriente, pasando por América y hasta África y Oceanía.

Fuente: Hurriyet DN. Edición: MP.

Publicidad