Inicio Cosas que pasan Enorme satélite europeo a punto de precipitarse a la Tierra de manera...

Enorme satélite europeo a punto de precipitarse a la Tierra de manera incontrolada

Incluso sin combustible, este satélite aún pesa más de 2.000 kilogramos, siendo un gigantesco fragmento de escombros espaciales que técnicamente podría causar estragos si llegara a colisionar con una zona poblada.

ERS-2.

Representación artística del satélite ERS-2 de la ESA en órbita terrestre. Se espera que la nave espacial caiga de regreso a la Tierra a mediados de febrero de 2024. Crédito: ESA.

La nave entrante es el satélite European Remote Sensing 2 (ERS-2) de la Agencia Espacial Europea (ESA), que fue lanzado a la órbita terrestre en abril de 1995 y concluyó sus deberes de observación de la Tierra en septiembre de 2011.

La ESA comenzó a prepararse para el final de ERS-2 incluso antes de que terminara su misión principal, realizando 66 quemaduras de motor en julio y agosto de 2011.

«Esas maniobras agotaron el combustible restante del satélite y redujeron su altitud promedio de 785 km a aproximadamente 573 km para reducir en gran medida el riesgo de colisión con otros satélites o escombros espaciales y para asegurar que la órbita del satélite se degradara lo suficientemente rápido como para que reingresara a la atmósfera terrestre dentro de los próximos 15 años», escribieron funcionarios de la ESA en un comunicado.

ERS-2 fue la nave espacial de observación de la Tierra más sofisticada jamás desarrollada y lanzada por Europa. En el momento del lanzamiento, pesaba 2.516 kilogramos. Ahora, sin combustible, pesa alrededor de 2.294 kg. Eso es bastante pesado, pero está lejos de ser una anomalía de basura espacial, objetos de masa similar reingresan en la atmósfera terrestre cada semana o dos en promedio, según sostienen funcionarios de la ESA.

Y objetos mucho más grandes han caído a la Tierra recientemente. Por ejemplo, la etapa central de 23 toneladas del cohete Long March 5B de China desciende sin control aproximadamente una semana después de cada lanzamiento, una característica de diseño que ha provocado la ira de los funcionarios de la NASA y otros en la comunidad espacial —pero que China está rumbo a resolver con cohetes reutilizables—.

La caída de ERS-2 ha sido mucho más prolongada, desarrollándose durante los últimos 13 años. Pero el satélite ahora está lo suficientemente bajo como para ser arrastrado relativamente rápido por la resistencia atmosférica, y el proceso solo se acelerará en los próximos días. (Esta caída es incontrolada; ERS-2 está sin combustible y por lo tanto no puede realizar más quemaduras de motor).

¿Dónde y cuándo?

Es demasiado pronto para predecir dónde y cuándo ERS-2 golpeará la mayor parte de la atmósfera terrestre. Pero es probable que reingrese sobre el océano, ya que el agua cubre aproximadamente el 70 % de la superficie de nuestro planeta.

El satélite se desintegrará cuando alcance una altitud de aproximadamente 80 km. La mayoría de los fragmentos resultantes se quemarán en la atmósfera.

«No se preocupe demasiado por aquellos que lleguen a la superficie, ya que no contendrán sustancias tóxicas o radiactivas», comunicó la ESA.

Y tendría que ser realmente, realmente desafortunado para ser golpeado por uno de ellos, o por cualquier trozo de basura espacial, en realidad.

«El riesgo anual de que un ser humano resulte herido por escombros espaciales es menor a 1 entre 100 mil millones», añadieron. «Eso es aproximadamente 65.000 veces menor que el riesgo de ser alcanzado por un rayo».

La ESA nos mantendrá informados sobre el dramático regreso de ERS-2 a la Tierra. Por ahora, se estima que lo más probable es que caiga en algún momento de la semana que viene.

Fuente: ESA/Space.com. Edición: MP.