Inicio Cosas que pasan ¿Es la conciencia un sistema de memoria para interactuar con la realidad?

¿Es la conciencia un sistema de memoria para interactuar con la realidad?

Un estudio reciente publicado en la revista Cognitive and Behavioral Neurology propone una nueva teoría de la conciencia, sugiriendo que la conciencia subjetiva es simplemente un sistema de memoria que registra nuestras interacciones inconscientes con la realidad.

Único en otras teorías sobre el misterio de la conciencia, los investigadores proponen que la mayoría de las veces, los humanos no toman decisiones directamente ni perciben el mundo exterior. En cambio, estas actividades se realizan inconscientemente y luego, milisegundos después, recordamos conscientemente haberlas hecho.

«La gran mayoría, si no todo, del comportamiento humano en realidad se realiza de manera inconsciente y la conciencia es simplemente el recuerdo de haber realizado acciones específicas», dice el Dr. Andrew Budson, profesor de neurología en la Universidad de Boston en un correo electrónico para The Debrief.

Budson, el autor principal del artículo titulado Consciousness as a Memory System, dice que la idea de que todas nuestras decisiones y acciones se toman inconscientemente, y que simplemente nos engañamos a nosotros mismos creyendo que las tomamos conscientemente, puede generar algunas preguntas que inducen ansiedad sobre el libre albedrío.

Sin embargo, los investigadores señalan que varios estudios ya han demostrado cómo la conciencia de las decisiones o actividades solo parece ocurrir después de que las acciones fisiológicas se realizan inconscientemente.

«Este orden es incompatible con la idea de que las percepciones, decisiones y acciones solo son posibles cuando la conciencia y el pensamiento están presentes», escriben los autores.

El libre albedrío

El neurofisiólogo Dr. Benjamin Libet, pionero en el campo de la conciencia humana, demostró la supremacía de la inconsciencia sobre los pensamientos y acciones conscientes en una serie de experimentos innovadores en la década de 1980.

Al medir la actividad eléctrica neurológica de los participantes del estudio cuando se les pidió que realizaran una serie de tareas simples, Libet descubrió que las regiones del cerebro responsables del movimiento se activan unos cientos de milisegundos antes de que se tomara la decisión consciente de realizar un acto voluntario.

Aparentemente similar al entrelazamiento cuántico y la «acción espeluznante a distancia» de Albert Einstein, cuatro décadas después, todavía no hay un acuerdo mayoritario sobre la interpretación o el significado de los experimentos de Libet. Esto quizás no sea sorprendente, dadas las implicaciones potenciales de los resultados sobre el concepto filosófico del libre albedrío.

Por su parte, Libet no creía que sus resultados descartaran la noción de libre albedrío, en cambio, había concluido que los participantes de la investigación aún poseían la capacidad consciente de «vetar» una decisión tomada inconscientemente a través de un proceso que a veces se denomina «libre albedrío».

En el nuevo estudio, Budson señala que la teoría de la conciencia como un sistema de memoria tampoco infringe el concepto del libre albedrío humano.

«El hecho de que nuestras decisiones y acciones se tomen en última instancia de manera inconsciente no significa que no tengamos libre albedrío o, al menos, no más que si tomáramos nuestras decisiones y acciones de manera consciente», afirma. «Si las decisiones importantes de la vida se toman lentamente, en minutos, horas, días o más, es casi seguro que estas decisiones importantes tendrán información tanto de nuestra mente consciente como de nuestros procesos cerebrales inconscientes».

La conciencia es lenta

Los estudios modernos han seguido apoyando y ampliando el trabajo de Libet y el concepto de que los procesos inconscientes son los verdaderos precursores del comportamiento consciente.

Un estudio de 2008 realizado por neurocientíficos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas en Leipzig, Alemania, encontró que el cerebro toma decisiones inconscientemente hasta diez segundos antes de que una persona se dé cuenta de haber tomado una decisión.

En el estudio reciente, los neurocientíficos destacaron investigaciones adicionales que muestran que los procesos conscientes son demasiado lentos para participar activamente en acciones que requieren decisiones en una fracción de segundo —como tocar música o practicar deportes—.

En este contexto, la teoría de la conciencia como sistema de memoria empieza a sentirse menos abstracta. Por ejemplo, es ampliamente aceptado que los equipos deportivos profesionales practican regularmente para que los jugadores puedan reaccionar inconscientemente a las situaciones que ocurren durante un juego.

«Sabíamos que los procesos conscientes eran simplemente demasiado lentos para participar activamente en la música, los deportes y otras actividades en las que se requieren reflejos de una fracción de segundo. Pero si la conciencia no está involucrada en tales procesos, entonces se necesitaba una mejor explicación de lo que hace la conciencia», argumenta el nuevo estudio.

Budson y sus colegas advierten sobre su hipótesis al señalar que «muchos, quizás la mayoría, de los esfuerzos creativos, desde pintores hasta novelistas, probablemente sean el resultado de la combinación de procesos cerebrales conscientes e inconscientes que trabajan juntos».

Ofreciendo algunas especulaciones, en lugar de un argumento académico rígido, los investigadores postulan que los visionarios académicos o artísticos, como Albert Einstein, Isaac Newton, Jane Goodall o Rachel Carson, etc., pueden haber sido capaces de ver el mundo más allá de lo que la mente consciente sugiere que es.

«En otras palabras, algunas de estas personas pueden haber tenido más acceso a sus procesos cerebrales inconscientes».

El problema difícil

Los neurocientíficos argumentan que la conciencia evolucionó originalmente en el cerebro como parte del sistema de memoria episódica, lo que permite la capacidad de «combinar y reorganizar de manera flexible y creativa los recuerdos de eventos anteriores para planificar el futuro».

En consecuencia, la conciencia, como el conocimiento subjetivo en el que normalmente pensamos cuando contemplamos nuestra sensibilidad, probablemente fue cooptada para realizar otras funciones no directamente relacionadas con la memoria, como la resolución de problemas, el pensamiento abstracto y el lenguaje.

Grandes visionarios, artistas y genios de la historia podrían haber tenido un acceso al mundo inconsciente mayor al promedio.

«Sugerimos que esta teoría es compatible con muchos fenómenos, como la velocidad lenta y el orden posterior de la conciencia, que otras teorías no pueden explicar bien», se lee en el artículo.

Los investigadores se adentran ligeramente en el misterio perdurable de dónde proviene la conciencia al sugerir que la conciencia humana es el resultado del trabajo colectivo de la corteza cerebral, que representa el 82 % de la masa pero solo el 19 % de las neuronas en el cerebro humano.

«Aunque consideramos la arquitectura de la corteza cerebral como la unidad de conjuntos neuronales que permite que se produzca la conciencia, no está claro exactamente cómo surge la conciencia de la corteza», señalan los autores del estudio.

Los investigadores reconocen además que, en apoyo de su hipótesis, ignoraron intencionalmente muchas de las partes más significativas de cualquier teoría completa de la conciencia, como el llamado «problema difícil» o cómo una colección de material biológico puede producir conciencia subjetiva.

Sin embargo, los científicos tienen la esperanza de que su nueva teoría de la conciencia, que es esencial y originalmente una parte de la memoria explícita, o un «sistema de memoria consciente» colectivo, proporcione el marco para futuras investigaciones.

«Mediante una observación cuidadosa y experimentos bien diseñados, examinar esta teoría de la memoria de la conciencia puede llevarnos hacia un momento en el futuro en el que tales preguntas parecerán pintorescas, similares a las preguntas sobre qué constituye la fuerza vital que tienen los seres vivos o cómo la luz viaja a través del éter», concluyen.

Fuente: The Debrief. Edición: MP.

Publicidad