Inicio Cosas que pasan Exploradores descubren la cueva más profunda conocida de Australia

Exploradores descubren la cueva más profunda conocida de Australia

Después de más de seis meses de preparación y 14 horas bajo tierra, un grupo de espeleólogos ha descubierto la cueva más profunda conocida de Australia, a una profundidad de 401 metros.

La cueva es «altamente vertical». Crédito: Ciara Smart.

La cueva recién descubierta, llamada «Variante Delta», está conectada al sistema de cuevas Niggly/Growling Swallet al noroeste de Hobart —Niggly Cave, a 397 metros, ostentaba el récord anterior de la cueva más profunda conocida de Australia—.

El grupo de Southern Tasmanian Caverneers, una organización espeleológica con sede en Hobart, comenzó su descenso en la boca de la cueva en el Parque Nacional Mount Field alrededor de las 11 a.m. del sábado por la mañana. Poco después de la 1 a.m. del domingo, salieron victoriosos a la superficie.

«Ha sido mucho trabajo llegar al punto donde estamos ahora», dijo Ciara Smart, miembro del equipo. «Ayer hicimos el gran avance, y siempre existía la posibilidad de que no íbamos a hacer la conexión, pero lo hicimos. Y, de manera emocionante, hemos agregado un poco a la historia de la espeleología de Australia».

El experimentado equipo enfrentó condiciones desafiantes durante su descenso de siete horas debido a los altos niveles de agua de la reciente nevada en el área.

«Se descendieron unos 300 metros verticales con cuerdas, luego se volvió a subir laboriosamente, con pesados paquetes llenos de cuerdas mojadas y embarradas. Esa profundidad de 400 metros representa casi seis casinos Wrest Point apilados uno encima del otro, o tres puentes del puerto de Sídney», contó Smart.

La historia detrás del nombre de la cueva

El equipo dijo que querían hacer un guiño al momento en que se descubrió la cueva, durante la era de la variante Delta de COVID-19.

«La primera sección de la cueva se llama “Fila de la estación de testeo”, que es un meandro de 300 metros realmente molesto, largo, ventoso y estrecho que es muy frustrante», detalló Smart.

«Tenemos un pasaje llamado “Super Esparcidor”, eso se debe a que es un pasaje muy, muy grande y tiene muchas rutas diferentes saliendo de él, por lo que parecía apropiado», agregó la espeleóloga Karina Anders.

«Y luego llamamos al campo gigante de 163 metros “Casos Diarios”, porque en ese momento parecía que los casos diarios subían y subían, y subían», continuó Smart. «El último lugar al que llegamos ayer se llama “Día de la Libertad”, y supongo que es más un tributo a los habitantes de Melbourne en el viaje», dijeron las espeleólogas.

El equipo pasó los últimos seis meses preparándose para el intento de récord colocando cuerdas en la cueva y explorando pasajes laterales.

«Siempre hemos planteado la hipótesis de que esta cueva existió porque Niggly es un gran sistema de cuevas y tiene una cascada que entra, y durante años los espeleólogos han estado corriendo mirando esta cascada y preguntándose: “¿De dónde ha estado corriendo esta agua?”», explicaron.

La logística real de preparación para esta conexión ha sido intensa.

Miembros del grupo que descubrió la cueva. Crédito: The Southern Tasmanian Caverneers.

«En cada viaje, tomamos toda la cuerda que podemos llevar, luego descendemos mientras exploramos los pasajes laterales, luego volvemos a subir. En el próximo viaje traemos más cuerda y vamos un poco más lejos», señaló Anders, quien reconoció que, a pesar del exhaustivo proceso de preparación, valió la pena.

«Si puedes imaginar cómo sería si estuvieras haciendo rappel desde la parte superior del puente del puerto de Sídney todo el camino hasta el agua, pero está completamente oscuro y tal vez hay un par de personas en la cuerda debajo para que puedas ver su luz, y todo lo que puedes escuchar es el rugido de una cascada».

Solo la punta del iceberg

Si bien no hay misiones complejas en planeadas para el futuro cercano, Anders y Smart acordaron que aún había mucho más por descubrir.

«Hasta hace seis meses, nadie sabía que existía esta cueva. A pesar de décadas de exploración en el área, las cuevas de Tasmania aún guardan muchos secretos. Todavía hay más por hacer. Hemos hecho la conexión, pero aún no hemos terminado de explorar la cueva», concluyó Smart.

Fuente: ABC News. Edición: MP.

Publicidad