Inicio Cosas que pasan Extraterrestres podrían mover planetas para enviar un mensaje a otras civilizaciones

Extraterrestres podrían mover planetas para enviar un mensaje a otras civilizaciones

Una civilización alienígena avanzada podría cambiar seis o siete planetas en una serie de órbitas cuidadosamente dispuestas como un cartel para anunciar su presencia. Según postula un científico planetario, para detectarlo, solo tenemos que pensar matemáticamente.

Crédito: Jakub Grygier.

Existen varios cuerpos celestes en lo que los astrónomos llaman órbitas resonantes alrededor de su anfitrión. Por ejemplo, por cada órbita que completa la luna Europa de Júpiter, otra luna cercana llamada Io completa dos órbitas. Por cada dos órbitas completadas por Europa, Ganímedes, la siguiente luna en fila, completa dos, dándoles una resonancia de 4:2:1. Incluso hay un sistema planetario, K2-138, que tiene toda una flota de planetas en resonancia.

En un artículo reciente en la revista Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, el científico planetario Matthew Clement y sus colegas del Laboratorio de Ciencias de la Tierra y Planetas del Instituto Carnegie sugieren que una civilización alienígena lo suficientemente poderosa y motivada podría organizar sistemas solares completos de planetas en órbitas resonantes con proporciones más complejas, sumando un concepto matemático esparcido por toda la naturaleza.

Además de hacerlo por la estética, este ambicioso cambio de planetas podría ayudar a los extraterrestres a anunciar su presencia a buscadores distantes como nosotros, sin necesidad de señales de radio o balizas láser.

Posible en teoría

Es teóricamente posible, según Clement y su equipo, quienes simularon sistemas solares con varios conjuntos de órbitas resonantes —incluidas aquellas cuyas proporciones explican todos los números primos hasta 11, así como otras dos secuencias de números llamadas secuencia del catering perezoso y la sucesión de Fibonacci—. Los sistemas solares simulados resultaron ser estables durante al menos 10 mil millones de años, o aproximadamente la vida útil de nuestro Sol.

Los planetas y las lunas a menudo se asientan en órbitas resonantes de forma natural, como la resonancia 4:2:1 de las tres lunas más internas de Júpiter, o la serie más compleja de resonancias que vinculan los siete mundos de TRAPPIST-1. Pero algunas proporciones son más comunes que otras. A la física parece gustarle especialmente las proporciones como 4:3, 3:2 y 2:1, que los astrónomos llaman «resonancias de primer orden» porque los números difieren en uno.

Por otro lado, las órbitas con las denominadas resonancias de «orden superior» —proporciones como 7:1 o 13:1— son mucho menos comunes en la naturaleza. Y si las proporciones de esas órbitas explicaran algo como la secuencia de Fibonacci, que sería inmediatamente reconocible para los nerds matemáticos de toda la galaxia, sería casi seguro que sería una pista de que la civilización inteligente ha metido mano —¡o tentáculo!— para acomodar las cosas.

«No se han descubierto cadenas extendidas que codifiquen secuencias matemáticas abstractas», escriben los autores del artículo. «Y, por lo tanto, su detección sería bastante curiosa».

SETI a escala arquitectónica

Si fueras una civilización alienígena muy avanzada y quisieras reorganizar las órbitas de los planetas en tu sistema estelar, ¿cómo lo harías entonces?

Clement y sus colegas sugieren usar algo del tamaño de un asteroide, que podría colocarse en el rumbo correcto para intercambiar empujones gravitacionales con sus vecinos planetarios más grandes, llevándolos gradualmente a diferentes órbitas.

«Esto realmente sucede», comenta Clement. «Estamos bastante seguros de que los planetas gigantes del sistema solar se movieron significativamente después de que se formaron, ya que tuvieron sobrevuelos repetidos con restos de escombros y cosas como Plutón».

En esta imagen con colores mejorados de la nave espacial Juno, las lunas de Júpiter Io y Europa aparecen junto al gigante gaseoso. Las órbitas de Io y Europa forman una resonancia 2:1. Crédito: NASA.

Hacer lo mismo a propósito tampoco es del todo ciencia ficción: Clement piensa que ya hay especulaciones serias sobre el uso de empujones gravitacionales de otro objeto pequeño para dirigir un asteroide a una órbita más cercana para la minería. Y ya usamos el mismo principio para impulsar naves espaciales a órbitas más distantes o enviarlas volando fuera del sistema solar.

Pero la arquitectura orbital de los planetas compañeros requiere paciencia.

«Se necesitarían millones de años para que un asteroide, o varios asteroides, muevan una cosa del tamaño de un planeta la distancia necesaria», explica el científico planetario.« Eso es un orden de magnitud más largo de lo que ha existido nuestra especie. Pero si eres una civilización más avanzada, tal vez podrías pensar en escalas de tiempo de un millón de años».

Técnicamente, una cultura alienígena extremadamente avanzada podría encontrar una manera de aplicar empuje a todo un planeta para cambiar su órbita. Aunque es casi imposible para nosotros imaginar cómo, Clement dice que en términos de requisitos de energía pura, cualquier civilización lo suficientemente inteligente como para aprovechar la mayor parte o la totalidad de la energía de su estrella podría lograrlo en poco más de dos años terrestres.

Mensaje permanente

«Es lógico que si quisieras establecer un sistema que pudiera comunicar permanentemente tu existencia, podrías codificar eso en los períodos orbitales de los planetas», apunta Clement.

Después de todo, los arreglos planetarios creativos duran mucho más que los mensajes de radio, las naves espaciales que transportan discos de oro o las gigantescas plataformas en órbita.

Gráfica de la sucesión de Fibonacci hasta f7.

«Vale la pena considerar que una civilización dada solo puede transmitirse a sí misma durante un breve período de tiempo», añade.

Algunas tecnologías pueden durar más que sus creadores —nuestras transmisiones de radio seguirán propagándose al espacio mucho después de que nos hayamos ido, por ejemplo, y los satélites Lageos (un par de reflectores láser en órbitas muy estables a 5900 kilómetros sobre la Tierra) probablemente permanecerán en órbita más tiempo del que la Tierra permanecerá habitable—. Pero en un universo que tiene 13.800 millones de años, incluso una vida útil de unos pocos millones de años no garantiza que las reliquias tecnológicas de un planeta se superpongan en el tiempo con los programas SETI de otro planeta.

Sin embargo, una vez que se establezcan en órbitas resonantes, las señales del tamaño del Sistema Solar de Clement y sus colegas existirán durante al menos 10 mil millones de años, tal vez incluso más, si los planetas en cuestión están lo suficientemente lejos de su estrella para sobrevivir a su fase final de vida.

Dado que los extraterrestres que organizan planetas querrían comenzar su serie codificada de órbitas lo suficientemente lejos de la estrella para sobrevivir a su fase gigante roja hinchada, eso significa que querrían usar planetas más grandes para una máxima visibilidad.

Un mensaje cósmico dejado codificado en las órbitas de los planetas también puede ser una de las señales más fáciles de detectar para especies como nosotros —lo suficientemente expertos en tecnología para construir telescopios, pero no lo suficientemente expertos en tecnología como para mover planetas enteros—. Una de las propiedades más fáciles de medir de un exoplaneta es cuánto tarda en orbitar su estrella.

«Buscamos ese pequeño destello cuando un planeta pasa frente a una estrella; esperamos que suceda una y otra y otra vez. Podemos medir el período orbital con mucha, mucha precisión», dice Clement.

En otras palabras, por muy descabellado que parezca, un sistema solar de secuencia de Fibonacci podría ser la señal alienígena perfecta.

Fuente: Inverse. Edición: MP.

Publicidad