Inicio Cosas que pasan Fallo en un módulo ruso hizo que la Estación Espacial Internacional girara...

Fallo en un módulo ruso hizo que la Estación Espacial Internacional girara sin control

Un nuevo módulo de la Estación Espacial Internacional (EEI) tuvo un mal funcionamiento después de que se acoplara este jueves. El módulo, llamado Nauka, comenzó a disparar inesperadamente sus propulsores, lo que movió a toda la estación fuera de posición.

El módulo científico tan esperado ya había encontrado varios problemas técnicos en su camino hacia la EEI, pero una vez que se acopló a la estación este jueves por la mañana, parecía que todo estaba bien. Luego, aproximadamente tres horas después de su llegada—a las 12:34 pm ET—, Nauka de repente comenzó a disparar sus propulsores.

Los astronautas de la EEI dijeron a los controladores de vuelo que estaban viendo algo extraño por sus ventanas. El periodista espacial Anatoly Zak fue uno de los primeros en notar sus observaciones.

«También se ven numerosas partículas fuera de la estación, lo que indica una fuga importante de propulsor o un respiradero de gas», tuiteó Zak.

En respuesta a la falla, los controladores de vuelo comenzaron a disparar propulsores en otras dos partes del lado ruso de la EEI, incluido el módulo de servicio, en lo que llamaron un «tira y afloja» para que la estación volviera a su posición normal.

A la 1:30 pm ET, los controladores de vuelo de la EEI anunciaron que los propulsores de Nauka finalmente habían dejado de disparar y habían recuperado el control del posicionamiento de la estación. Durante esa hora, Nauka había girado la estación 45 grados.

«Todos los demás sistemas funcionan perfectamente», dijo la NASA en la tarde de hoy. «Ninguno de los otros apéndices sufrió daños de ninguna manera».

Fuga de helio

Aún no está claro qué causó que los motores se dispararan fuera de tiempo. Pero Zak escribió que el control de la misión de Rusia descubrió una fuga de gas helio en uno o dos de los tanques de Nauka, que puede haber comprometido la operación de los propulsores.

Alrededor de las 2:15 pm ET, los controladores de vuelo rusos confirmaron con la NASA que habían desactivado los propulsores que provocaron el incidente.

Zak también informó que Nauka ha usado todo el contenido disponible para sus propulsores, por lo que no hay posibilidad de otro «tira y afloja».

La NASA y Roscosmos pasarán los próximos días investigando el incidente. Los rusos tomarán la iniciativa en el análisis de Nauka, mientras que los estadounidenses se centrarán en evaluar las estructuras de la estación espacial en busca de signos de daño.

«Haremos un chequeo rápido de todo antes que termine el viernes», comunicó Joel Montalbano, director del programa de la EEI. «Eso nos dirá si tenemos algo por que preocuparnos o no».

Ilustración que muestra la EEI y los módulos acoplados a ella actualmente.

Actualmente hay dos cosmonautas, Oleg Novitskiy y Pyotr Dubrov, a bordo de la estación, así como cinco astronautas: Akihiko Hoshide de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón, Thomas Pesquet de la Agencia Espacial Europea, y Shane Kimbrough, Megan McArthur y Mark Vande Hei de la NASA.

Fuente: ScienceAlert. Edición: MP.

Publicidad