Fin de año, fin de ciclo

Llegamos al final del año natural, es año bisiesto, por lo tanto coincide con los Juegos Olímpicos verano y con ello acaba una etapa para muchos y se abre una nueva para otros. 2016 ha sido un año lleno de emociones. En Río el equipo español se quedó con la miel en los labios con dos medallas que se llegaron a tocar con la punta de los dedos en RS:X Femenino y FX, pero no pudo ser. Es el momento de pasar balance y empezar de nuevo con las miras puestas en Tokio 2020.

La vela olímpica española está en pleno proceso de renovación. Ya en Río hubo varias tripulaciones que en el pasado ciclo compitieron como juveniles y en este nuevo están llamados a consolidarse. Pero para ello tendrán que vérselas con otros nuevos valores que llegan apretando fuerte. Por delante quedan tres años para trabajar a conciencia con los actuales pero también con los que ahora aún son juveniles.

“También ha sido un año de impás federativo, un año y medio después de la moción de censura, estamos de nuevo inmersos en un proceso electoral que no acabará hasta el mes de marzo”Jaume Soler

También ha sido un año de impás federativo, un año y medio después de la moción de censura, estamos de nuevo inmersos en un proceso electoral que no acabará hasta el mes de marzo. Casi seis meses de elecciones que se hacen muy largos a los que quieran candidatarse a la presidencia. Así es la Ley Electoral para las Federaciones, a lo mejor el Consejo Superior de Deportes debería darle un giro a un sistema para que sea más sencillo votar para elegir a los asambleístas que luego elegirán a los presidentes. Y sobre todo, más corto. Cuando deberíamos estar en la recta final tras dos meses de proceso electoral, estamos prácticamente a mitad de camino. En marzo tendremos la solución.

El año que viene es también año de Copa América, y aunque también es cierto que en España ya no levanta el interés de antaño, no deja de ser el trofeo de vela más antiguo que existe, además se está a la expectativa si será o no aceptado por la organización el equipo Spanish Impulse, formado por un grupo de jóvenes regatistas españoles con mucho futuro y que vienen apretando fuerte. Parece que ya tienen la financiación para ello, ahora solo falta que sean admitidos por la organización.

En el primer trimestre de este año también acabaran las vueltas al mundo que hay en marcha. La del Sodebo que intenta dar la vuelta al mundo más rápido que nadie en solitario. El Trofeo Julio Verne, con el IDEC Sport en el que navega Alex Pella, para intentar ser el más rápido de la historia con tripulación. Y la Vendée Globe, la vuelta al mundo por excelencia, probablemente la más dura de todas, partieron 29 barcos y quedan en competición a estas alturas menos de 20 los supervivientes cuando aún muchos están navegando en aguas del Índico.

Veremos que nos depara el 2017. Esperemos que sea un año de buenos vientos para el deporte de la vela, que ya toca.

Loading...