Inicio Cosas que pasan Fotografían el cráter dejado por el cohete que se estrelló recientemente contra...

Fotografían el cráter dejado por el cohete que se estrelló recientemente contra la Luna

¿Recuerdan ese misterioso desecho de cohete espacial que en marzo pasado terminó estrellándose contra la cara oculta de la Luna? Ahora los astrónomos acaban de fotografiar el cráter dejado por el impacto.

Aunque China lo ha negado, la mayoría de astrónomos concuerdan en que lo estrellado fue el propulsor de la tercera etapa del lanzamiento de un cohete Long March 3C que lanzó la nave espacial Chang’e 5-T1 desde el Centro de Lanzamiento de Satélites de Xichang el 23 de octubre de 2014.

Luego de orbitar el sistema Tierra-Luna de manera bastante errática y ser identificado erróneamente como un cohete de SpaceX, una serie de observaciones permitió predecir el momento del impacto para principios de marzo de 2022 y su ubicación en la cara oculta de nuestro satélite (con una precisión de 100 kilómetros). Algo que finalmente ocurrió el pasado 4 de marzo.

Ahora, el Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) —el ojo en el cielo de la NASA en órbita alrededor de la Luna— ha encontrado el lugar exacto del estrellamiento. Y no solo lo ha hecho en un tiempo récord, sino que ha revelado una peculiaridad: las imágenes no muestran un cráter único, sino un cráter doble formado por el impacto del cohete, lo que plantea un nuevo misterio para que los astrónomos lo desentrañen.

El antes y el después en la ubicación de los cráteres recién formados. Antes de la imagen adquirida 2022-02-28; después de la imagen adquirida el 2022-05-21. Crédito: NASA/GSFC/Universidad Estatal de Arizona.

¿Pero por qué un doble cráter? Aunque algo inusual —ninguno de los Apollo S-IVB que golpearon la Luna crearon cráteres dobles—, no son imposibles de crear, especialmente si un objeto golpea en un ángulo bajo. Pero ese no parece ser el caso aquí. El astrónomo Bill Gray, quien fue el primero en descubrir el objeto y predijo su destino lunar en enero, explicó que el propulsor «llegó a unos 15 grados de la vertical, así que esa no es la explicación para esto».

El sitio del impacto consiste en un cráter oriental de 18 metros de ancho superpuesto a un cráter occidental de 16 metros de ancho. Mark Robinson, investigador principal del equipo de la cámara LRO, propone que esta formación de doble cráter podría ser el resultado de un objeto con masas grandes y distintas en cada extremo.

A modo de comparación, el sitio de impacto del Apolo 16 S-IVB tomó más de seis años de búsqueda cuidadosa para encontrarlo.

«Por lo general, un cohete gastado tiene masa concentrada en el extremo del motor; el resto de la etapa del cohete consiste principalmente en un tanque de combustible vacío. Dado que el origen del cuerpo del cohete sigue siendo incierto, la doble naturaleza del cráter puede ayudar a exponer su identidad», concluyó.

Fuente: LROC/UT. Edición: MP.

Publicidad