Inicio Cosas que pasan Fundador de Oculus construye prototipo de casco VR que mata al usuario...

Fundador de Oculus construye prototipo de casco VR que mata al usuario si muere en el videojuego

Si mueres en el juego, mueres en la vida real.

El prototipo. Crédito: Palmer Lucky.

La serie Black Mirror puede haberse quedado chica al representar el futuro distópico que nos espera. El fundador y contratista de defensa de Oculus, Palmer Luckey, afirma haber construido un casco VR que, si el avatar muere en un juego, vuela la cabeza del usuario con «módulos de carga explosiva».

«La idea de vincular tu vida real a tu avatar virtual siempre me ha fascinado: instantáneamente elevas las apuestas al máximo nivel y obligas a las personas a repensar fundamentalmente cómo interactúan con el mundo virtual y los jugadores que están dentro», escribió Luckey en un su blog sobre el macabro prototipo. «Los gráficos mejorados pueden hacer que un juego parezca más real, pero solo la amenaza de consecuencias graves puede hacer que un juego se sienta real para ti y para todas las demás personas en el juego».

«Si mueres en el juego, mueres en la vida real», añadió —parafraseando un viejo tropo—.

Escena de un episodio relacionado de la serie Black Mirror.

Hay mucho que digerir aquí, y si literalmente alguien más hubiera afirmado haber inventado un dispositivo de este tipo, es posible que no le prestemos mucha atención y hasta pensemos que solo es un loquito. Pero Luckey no es un cualquiera. Es ampliamente considerado el padre de la realidad virtual moderna. De hecho, la tecnología que construyó actualmente sirve como base para el controvertido metaverso del CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Y hay que agregar el hecho de que ha expresado su deseo de hacer que algo como esto suceda desde hace algún tiempo, y tiene una credibilidad inusual en este dominio en particular.

Inspiración otaku

Según el blog de Luckey, el dispositivo es un tributo a NerveGear, el casco asesino ficticio de la popular serie de manga/animé con tema de realidad virtual Sword Art Online (o SAO), que derrite el cerebro de los usuarios con microondas si no logran escapar de un juego virtual en el que han sido atrapados por un científico loco.

La serie, escribió, era intrínseca tanto a su éxito como al de Oculus.

«La popularidad de Sword Art Online llevó a un enorme entusiasmo otaku por Oculus, especialmente en Japón, que rápidamente se convirtió en nuestro segundo mercado más grande», contó. «A su vez, la existencia de Rift hizo que Sword Art Online en sí mismo pareciera mucho más plausible y fundamentado: una historia que se había escrito en un mundo donde la realidad virtual era una tecnología muerta ahora estaba directamente en el hype gamer».

El caso en la serie de animé.

En lo que puede ser otra excavación en los esfuerzos de Mark Zuckerberg para convertir su plataforma en un producto comercial cohesivo, Luckey bromeó diciendo que la parte asesina del dispositivo ya está funcionando, pero que el componente de realidad virtual aún necesita trabajo.

«La buena noticia es que estamos a medio camino de hacer un verdadero NerveGear», escribió. «La mala noticia es que, hasta ahora, solo he descifrado la mitad que te mata. La mitad perfecta de la ecuación en realidad virtual aún está a muchos años de distancia».

Las cargas explosivas en el caso, explicó, están «ligadas a un fotosensor de banda estrecha que puede detectar cuando la pantalla parpadea en rojo a una frecuencia específica. Cuando se muestra una pantalla apropiada de juego terminado, las cargas se disparan y destruyen instantáneamente el cerebro del usuario».

Luckey admitió que aún no ha tenido «las agallas» para probarse el casco; el equipo, afirmó, todavía es demasiado volátil.

«En este punto, es solo una obra de arte de oficina, un recordatorio que invita a la reflexión de caminos inexplorados en el diseño de juegos», escribió Luckey. «También es, hasta donde yo sé, el primer ejemplo de no ficción de un dispositivo de realidad virtual que realmente puede matar al usuario… Pero no será el último».

Fuente: Blog Palmer Luckey/Futurism. Edición: MP.

Publicidad