Inicio Cosas que pasan Hacer explotar una bomba nuclear en un asteroide podría realmente prevenir el...

Hacer explotar una bomba nuclear en un asteroide podría realmente prevenir el Armagedón, muestra nuevo estudio

Bruce Willis seguramente está contento con esta noticia. Un nuevo estudio sugiere que nuestra última línea de defensa contra un asteroide que vaya a golpear la Tierra es, después de todo, una estrategia eficaz.

Esa línea de defensa es lo que se conoce como una disrupción tardía de cuerpos pequeños, que es exactamente lo que parece. Está destinada a volar en pedazos asteroides relativamente pequeños cuando hemos tenido muy poco tiempo de advertencia de que están en curso de colisión con nuestro mundo.

Los últimos cálculos sugieren que dicha defensa es «muy eficaz» para protegernos de los impactos de asteroides cuando falta menos de un año para el impacto —por lo que todos podemos dormir un poco más tranquilos en nuestras camas—.

«Uno de los desafíos para evaluar la disrupción es que es necesario modelar todas las órbitas de los fragmentos, lo que generalmente es mucho más complicado que modelar una simple desviación», explica el físico Patrick King de la Universidad Johns Hopkins en Maryland. «No obstante, debemos intentar abordar estos desafíos si queremos evaluar la disrupción como una posible estrategia».

Los modelos que idearon los investigadores observaron el impacto de una bomba nuclear de 1 megatón que golpeó un asteroide de 100 metros (328 pies) de ancho (aproximadamente una quinta parte del tamaño aproximado de Bennu).

Se analizaron cinco órbitas de asteroides diferentes, con detonaciones realizadas entre una semana y seis meses antes del impacto. Para escenarios en los que podemos golpear el asteroide dos meses antes de su llegada prevista, es posible reducir la lluvia de destrucción a solo el 0,1 por ciento de la masa original.

Si el asteroide es una pila de rocas más grande, todavía existe la posibilidad de reducir su masa de impacto a solo un 1 por ciento si podemos golpearlo seis meses antes de su fecha de impacto.

La simulación que se utilizó en el análisis. (Laboratorio Nacional Lawrence Livermore).

Ese es un gran resultado, pero sigue siendo una opción de último recurso en la que los científicos no quieren tener que depender: la opción preferida es desviar el asteroide de su trayectoria apocalíptica incluso antes, que es una estrategia que se ha investigado más a fondo y probado.

«Nos enfocamos en estudiar las disrupciones tardías, lo que significa que el cuerpo impactante se rompe poco antes de la colisión», dice King. «Cuando se dispone de mucho tiempo —por lo general escalas de tiempo de una década—, generalmente se prefiere que se usen impactadores cinéticos para desviar el cuerpo impactante».

Averiguar dónde terminarán una multitud de fragmentos una vez que un asteroide haya sido destruido no es una tarea fácil, y el equipo utilizó un software especializado llamado Spheral para averiguar dónde serían transportadas estas piezas de roca por la gravedad y otras fuerzas.

Haga mal los cálculos para hacer estallar un objeto entrante, y un solo impacto de asteroide podría convertirse rápidamente en múltiples impactos en varios lugares diferentes de la Tierra —lo que está en juego no podría ser mucho mayor—.

Perfeccionando la defensa planetaria

La NASA y otras agencias continúan invirtiendo en sistemas de defensa planetaria, particularmente cuando se trata de detectar asteroides potencialmente peligrosos lo antes posible. Las escalas de tiempo más largas son cruciales para maximizar nuestras posibilidades de desviar un asteroide de su curso.

«Nuestro grupo continúa perfeccionando nuestros enfoques de modelado para la desviación y la disrupción nuclear, incluidas las mejoras continuas en el modelado de deposición de energía de rayos X, que establece las condiciones iniciales de explosión y choque para un problema de este tipo», añade la física Megan Bruck Syal del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore (LLNL).

«Este último estudio es un paso importante para demostrar cómo se pueden utilizar nuestras herramientas multifísicas modernas para simular este problema en varios regímenes y escalas de tiempo relevantes de la física», concluye.

La investigación ha sido publicada en Acta Astronautica.

Fuente: LLNL. Edición: MP.

Publicidad