Inicio Cosas que pasan Hallan evidencia genética de que los humanos hemos evolucionado en los últimos...

Hallan evidencia genética de que los humanos hemos evolucionado en los últimos 3.000 años

Un nuevo estudio ha identificado 755 rasgos que han cambiado en los últimos 3.000 años de evolución humana. Estos rasgos están relacionados con cosas como la pigmentación, la ingesta nutricional y varias enfermedades o trastornos comunes.

Crédito: Johannes Plenio.

A veces tendemos a pensar en los humanos como el pináculo de la evolución, la punta de la pirámide biológica. Eso no solo muestra cuán egocéntricos podemos ser los humanos, sino que tampoco es realmente correcto. Incluso si fuera el caso, no es como si la evolución se hubiera detenido, está sucediendo justo cuando estás leyendo esto.

La selección natural (el proceso a través del cual los individuos mejor adaptados a un entorno tienen más probabilidades de reproducirse) no solo está sucediendo en el mundo animal, también está sucediendo en los humanos. Por supuesto, las presiones que impulsan esto pueden ser bastante diferentes, pero el proceso se está llevando a cabo de todos modos —y ha estado sucediendo desde los albores de la historia de la humanidad—.

Comprender los patrones detrás de nuestra evolución pasada y presente no es solo una curiosidad científica, podría tener aplicaciones importantes en el campo de la medicina y la biología humana.

«La arquitectura genética de los humanos actuales está determinada por las presiones de selección en nuestra historia. Comprender los patrones de selección natural en humanos puede proporcionar información valiosa sobre los mecanismos de los procesos biológicos, el origen de las características psicológicas humanas y los eventos antropológicos clave», escriben los investigadores en el nuevo estudio.

El equipo, dirigido por Weichen Song de la Facultad de Medicina de la Universidad Jiao Tong de Shanghai, secuenció datos genéticos humanos modernos del Biobanco del Reino Unido, junto con ADN humano antiguo de toda Europa. Analizaron 870 rasgos poligénicos, rasgos cuyo fenotipo (el conjunto de características o rasgos observables de un organismo) está influenciado por más de un gen, comparando las diferencias entre los grupos genéticos antiguos y nuevos.

Descubrieron que el 88 % de estos rasgos (755) sufrieron cambios significativos en los últimos 2-3 mil años. Algunos de estos hallazgos se relacionaron con la pigmentación, el tamaño corporal y la ingesta nutricional.

«Uno de nuestros resultados más interesantes fue el hallazgo de que la pigmentación, la medición corporal y los rasgos dietéticos estaban continuamente bajo una intensa presión de selección en varias escalas de tiempo de desarrollo humano», explican.

Los cambios en la pigmentación de la piel eran esperables debido a las diferencias en la exposición a la luz ultravioleta —se sabía que los primeros migrantes a Europa tenían la piel oscura; con el tiempo, se volvieron más claros—. También encontraron cambios relacionados con el consumo de vitamina D, la regulación del calor y las medidas corporales. Dichos cambios, señalan, también se debieron probablemente a cambios en el clima.

Por otro lado, los investigadores encontraron que algunos de los cambios esperados no se habían producido; los factores genéticos asociados con la enfermedad inflamatoria intestinal y la anorexia nerviosa, por ejemplo, no habían cambiado mucho.

Más allá de estos resultados, los autores advierten que sus hallazgos se limitan exclusivamente a datos europeos y no está claro si existe una causa-efecto entre las asociaciones entre las variantes genéticas y el fenotipo.

«En resumen, proporcionamos una descripción general de las señales de selección de los rasgos poligénicos humanos y sus características a lo largo de la evolución humana, con base en un subconjunto europeo de diversidad genética humana. Estos hallazgos podrían servir como base para más estudios genéticos médicos y poblacionales», concluyen.

Fuente: ZME. Edición: MP.

Publicidad